Análisis Huawei Mate 8

No esperaba encontrarme tan buena renovación en la Mate Series de Huawei, siendo el Mate 8 un producto que ha cumplido con gran acierto en cada una de las actividades que le he exigido acometer. ¿Puede incluirse dentro del grupo de los mejores Phablets del mercado? Sí, o incluso liderarlo.

Éste no es un dispositivo adecuado para todos los públicos, pues el tamaño hace que no sea apropiado para determinadas necesidades: no es ligero, ocupa espacio en el bolsillo o en la bolsa, y puede acabar siendo poco manejable si se tiene la mano pequeña. En cualquier caso, la experiencia visual destaca con creces.

Diseño y construcción

El Huawei Mate 8 no es un producto acotado en dimensiones, todo lo contrario, y además tiene un peso de 185 gramos. ¿Qué sensaciones da una vez se sujeta en la mano? Se agarra bien si se tiene la mano grande, y los 7.8 mm de grosor contribuyen a que se disimule mejor su presencia al alojarlo en el bolsillo lateral de un pantalón.

¿Está bien terminado? Sí, habiéndose combinado una cara frontal de buen cristal con una cara trasera con acabado metálico: solamente hay dos zonas, en los extremos de la parte de atrás, donde se ha utilizado plástico. Las teclas laterales son metálicas y en el lado inferior se pueden apreciar dos tornillos de precisión.

En la cara frontal de cristal, con acabado 2.5D y sin apenas marcos laterales, hallaremos una enorme pantalla FULL HD de 6″ de alto contraste, aunque con apenas 368 pixels por pulgada. Me ha gustado ver como los marcos superior e inferior están bastante acotados, a diferencia de lo suele verse en los terminales de Sony: en esto último ha contribuido el que las teclas de Android se hayan integrado en la interfaz de usuario.

Puedes seguir leyendo el artículo en PcWorld