Análisis Kingston MobileLite Wireless G3: haz streaming de tus contenidos

mobilelite_wireless_g3_1

El Kingston MobileLite Wireless G3 es de aquella clase de productos que, en ocasiones, pueden ser el perfecto compañero de tu dispositivo móvil. No importa si lo utilizas en tus viajes, o mientras estás en casa o en la oficina.

Yo ya soy usuario de la anterior generación, el cual me ha sido tremendamente práctico cuando, sobretodo, me he ido de viaje y necesitado carga extra para el teléfono y poder acceder a mis series de TV favoritas con mi Tablet. Cada uno tiene que determinar para qué y cómo utilizará este estupendo dispositivo.

Diseño

La nueva generación sigue teniendo una construcción de plástico, con superficie pulida y brillante en la cara superior: el resto del cuerpo del dispositivo tiene un acabado mate y una superficie menos propensa a arañazos superficiales. ¿Colores disponibles? O todo blanco o todo negro, algo que diferencia al Wireless G2 del Wireless G3.

En la cara superior de la unidad encontraremos tres luces indicadoras, que señalizan la cobertura Wi-Fi, el acceso a Internet y la carga de batería (según el color con el que se señalice). En la cara frontal hallaremos un puerto micro USB de carga, un orificio poco accesible para el restablecimiento de la unidad, y el botón de encendido y apagado.

En el lado izquierdo está la ranura para insertar una tarjeta SD (o micro SD con adaptador) y para conectar una memoria USB o disco duro móvil. En el lado opuesto se ha implementado elpuerto Ethernet, lo que permitirá conectar el Wireless G3 directamente al router de la oficina o de casa.

La unidad pesa 192 gramos, 21 más comparado con la anterior generación, y tiene un grosor de 2,4 cm. Se le ve un producto más compacto e incluso algo más robusto que el Wireless G2. ¿Es manejable? Se puede llevar en el bolsillo de unos vaqueros o en el de una chaqueta, y no creo moleste mucho en una mochila o bolso grande.

Puedes seguir leyendo este artículo en PcWorld