LG V10, toma de contacto

Reconozco que el LG V10 ha superado mis expectativas y, puedo asegurar, es un salto muy notable respecto a los anteriores Phablets de la compañía coreana. El equipo de diseño se ha superado y las prestaciones, a excepción de la capacidad de batería, están en línea con lo que debe esperarse en la gama alta.

¿Por que he dicho “excepto la capacidad de batería”? A priori, y aún sin haber realizado las pruebas pertinentes, combinar una pantalla Quad HD de 5,7″ con una batería de 3000mAh me parece una apuesta arriesgada. En cualquier caso, hasta el artículo final no podré asegurar si mis sospechas se cumplen o no.

Diseño y Acabados

LG ha ingeniado un producto con un diseño casi perfecto, aunque a alguno le pueda parecer imposible. Pero a mí me gusta y mucho la forma en la que la marca ha combinado los materiales. En la cara frontal tendremos cristal de doble capa, hallaremos unos laterales metálicos con superficie pulida y brillante, y una área trasera de caucho con superficie en relieve.

El engenio detrás del V10 reside, no solamente en la doble cámara frontal, sino especialmente en esa pantalla secundaria bien disimulada en el margen superior y que, para sorpresa de algunos, permanecerá siempre activa. ¿Por qué prender la pantalla si solamente queremos conocer qué tipo de notificaciones nos han llegado o qué hora es?

No se puede negar que el producto es grande, pero los 192 gramos de peso están bien repartidos. Otra de las cosas en las que se fijarán los interesados es en el grosor, que alcanza los 8,6 mm: Hay que ser benévolos y considerarlo como una ventaja de cara al agarre del producto.

Una cosa muy buena del LG V10 la encontraremos en la cubierta posterior de caucho que, más allá de ser resistente a arañazos y darle un toque de elegancia al producto, concede acceso libre a la batería: si utilizas el teléfono para los negocios, quizás te interese llevar contigo una de repuesto cargada al 100%.

Puedes seguir leyendo el resto del artículo en PcWorld