Análisis Sinclair ZX Spectrum Vega: bienvenido de nuevo a los 80s

sinclair_zx_spectrum_vega

¿Quien no recuerda su primer ordenador o consola de videojuegos? Yo siempre he sentido una especial nostalgia por el Sinclair ZX Spectrum +2 128K, un aparato con el que pase muchas tardes jugando a títulos como Out Run, Gauntlet, Sito Pons, Gun Runner o Solomon’s Key.

Hacía ya algún tiempo que barajaba la posibilidad de comprar un viejo Spectrum, pero finalmente he decidido apostar por algo diferente, una videoconsola diseñada por la empresa británica Retro Computers: la Sinclair ZX Spectrum Vega, una forma sencilla y efectiva de volver a jugar a los títulos de la pasada década de los 80.

Presentación y cómo conectar

La videoconsola viene en una caja sencilla de cartón, en cuyo lateral se menciona que mi unidad forma parte de la segunda producción. ¿Qué hay en el interior? La Vega en sí y un manual de 14 páginas en inglés (también el idioma de la interfaz). Eso es todo.

Seguramente te estés preguntando lo siguiente: ¿Cómo se conecta a la televisión? El dispositivo tiene los cables necesarios integrados, siendo uno de ellos el que sirve de alimentación, el cual termina en un puerto USB: la televisión nos servirá para proporcionar la energía que se requiere.

El sonido y la imagen están a cargo de tres cables, que terminan en una solución AV muy básica: conexiones RCA amarilla, roja y blanca. Piensa que siempre puedes comprar un adaptador para conexión SCART, otro de los viejos conocidos de la época del VHS.

Solamente a título informativo, yo he utilizado una televisión LG de 42″, en la que las imágenes, aunque retro, se ven muy bien. Es importante decir que la longitud de los cables será suficiente como para estar cómodamente sentado en una silla o sofá a casi 3 metros de distancia respecto de la pantalla.

Diseño y acabados

La VEGA tiene el formato de un gamepad, mide poco más de 13 cm de ancho y 8 cm de profundidad, además de ser un producto tremendamente ligero. ¿Qué material se ha utilizado para la construcción? Plástico, pero con una superficie con un acabado mate muy particular, lo que evitará los feos arañazos superficiales que suelen darse con superficies brillantes y lisas.

Los botones de la videoconsola son muy accesibles y con unas dimensiones apropiadas, y presentan un recorrido suficiente como para pulsar sobre ellos correctamente. Los 4 botones de dirección, en color rojo, son de plástico. Mientras que los 8 botones ubicados en la derecha están hechos de goma: cuatro de ellos son los principales para jugar, mientras que los otros cuatro permiten manejare los menús y acceder a teclas virtuales.

Sigue leyendo el artículo en PcWorld