¿Cómo podría ser y qué podría llevar el LG G5?

lgg5_day

Hace un par de días recibí un correo electrónico para confirmar mi asistencia a la presentación oficial del LG G5 en el marco del Mobile World Congress de 2016. Ya está hecho, seré testigo directo de como será el nuevo buque insignia y relevo generacional del G4.

¿Qué podemos esperar de él? ¿Qué características lo harán presuntamente genial? En la Red ya figuran algunas páginas hablando del producto y dando su propia opinión en base a fotografías de accesorios diseñados para él. ¿Qué se acabará confirmando finalmente? Al menos tenemos por seguro que vendrá con Android 6.0 Marshmallow

A continuación me gustaría comentar brevemente lo que yo personalmente espero encontrar en el G5, tomando como referencia los productos más actuales de la competencia y en cómo han evolucionado los teléfonos LG de gama alta:

1. En cuanto a diseño, me asalta la duda en lo referente a la curva del producto. ¿Se atreverá LG con un cuerpo curvado al estilo del G Flex 2 o se decantará por la ligera curva que encontramos en el G4? Lo más probable es que se evite la curva pronunciada, pues en ese caso se debería optar por un panel P-OLED (Plastic OLED). No veo que la cosa se encauce en esa línea.

¿Qué sucedería con los ya “clásicos” botones traseros de los terminales LG? La verdad es que sería una lástima verlos desaparecer, pues es algo muy característico en la marca, y que logra que terminales como el G2, G3 y G4 sean tan identificables a simple vista. Ahora ya forma parte de su ADN.

Se comenta que el G5 contaría con un cuerpo metálico, lo cual sería positivo desde un punto de vista de calidad, pero que conllevaría ciertas limitaciones: no se podría acceder a la batería, algo que fastidiaría a muchos usuarios profesionales; quizás desaparecería la posibilidad de utilizar una tarjeta micro SD, de cara a ampliar la capacidad de almacenamiento interno; y, también desde el punto de vista de personalización, se eliminaría la opción de utilizar cubiertas traseras intercambiables (a mí me encanta mi tapa posterior de cuero del G4). 

2. Por otro lado, tal como revelan las fundas diseñadas por Olixar, el nuevo terminal de la marca coreana parece que al fin traería un sensor de huella dactilar. ¿Será ese círculo que se muestra en la zona posterior y bajo la cámara? Ese me parecería un emplazamiento muy natural y apropiado, lo cual invita a un agarre más firme del teléfono.

Todos los buques insignia apuestan por el sensor de huella y, como no, LG no puede quedarse fuera por más tiempo. Ahora solamente falta saber si la respuesta seguirá la línea del Galaxy S6 (despertar la pantalla y luego utilizar el sensor); o en la línea del iPhone 6S (apoyar el dedo sobre el sensor y desbloquear automáticamente).

olixar_lg_g5

3. El LG G5 tiene que poder asimilar un gran rendimiento, de forma que parece muy probable la incorporación del procesador Qualcomm Snapdragon 820, con cuatro núcleos a 2,2GHz, arquitectura de 64-bit y tecnología de 14nm. ¿No sería posible incorporar un Mediatek Helio X20? Sí, pero cuando se habla de productos de gama alta, LG apuesta siempre por Qualcomm.

El procesador Snapdragon 820 también debería aportar una mejor eficiencia energética, mejoras en la carga y descargar de datos sobre redes 4G/LTE y, gracias a la GPU Adreno 530, ganar un 40% en rendimiento gráfico respecto a anterior generación. Además, para apoyar a la buena gestión de procesos, sería lógico tener 4GB de RAM.

4. La capacidad de almacenamiento es un punto clave central en cualquier Smartphone y, a confirmarse los rumores de que el LG G5 trae un cuerpo con acabado metálico, deberíamos encontrar un acceso lateral para acceder a una bandeja donde alojar una tarjeta micro SD de hasta 2TB. Sería un error garrafal que LG volviera a la senda del G2 o a las limitaciones que ya tiene el Galaxy S6 de Samsung. Todo puede ser.

Lo que sí parece probable es que la memoria interna de base sea de 32GB, y que se abrirá la puerta a una versión más premium con 64GB. ¿Qué sucedería si el LG G5 no permitiera ampliar la capacidad de almacenamiento? En ese caso habría versiones con 32GB, 64GB y 128GB: espero que esto no se dé, aunque sí es cierto sería suficiente para propietarios menos multimedia y más básicos en el aprovechamiento de un teléfono inteligente. Cada usuario es un mundo.

5. ¿Qué pantalla y capacidad de batería se habrá elegido? Estas serán otras de las claves para el próximo teléfono LG. La marca coreana lleva años estancada en los 3000mAh de capacidad de batería desde que se anunciara el G2. Los rumores apuntan a que la pantalla del nuevo buque insignia no superará las 5,5″, lo cual vendría a ser lógico si se pretende cubrir las necesidades de la gran mayoría de usuarios. Además, el LG V10, con pantalla de 5,7″, ya satisfará a aquellos que tengan un claro perfil “Phablet”.

Si el G5 se queda con una pantalla de 5,5″, o 5,3″ como se rumorea, la batería parece volverá a estancarse en los 3000mAh, o quizás extenderse hasta los 3100mAh cómo máximo. LG nunca ha dado más de sí, por mucho que se pueda avanzar hacia adelante.

La clave también está en cuál será la resolución escogida para la pantalla. ¿FULL HD o Quad HD? Lo segundo parece que será lo que se impondrá de nuevo, aunque yo hubiera preferido un panel con 1920×1080 pixeles. Creo que es más positivo para un usuario ahorrar energía y extender el uso de una carga de batería, que ganar ese extra en definición de imagen. Yo no suelo notar diferencias abismales, y menos aún para ciertas pulgadas de pantalla.

6. Lo cierto es que yo estoy especialmente satisfecho con los resultado obtenidos con mi LG G4, que viene con una formidable cámara trasera de 16MP, apertura F1.8 y enfoque láser. ¿Se mantendrá la resolución o se incrementará a los 18, 21 o 23MP? Lo que no es nada probable es que se incorpore un sensor IMX de Sony. Si se mantuviera la actual configuración ya estaría más que satisfecho: aunque siempre se agradece algo más de resolución para ganar en nitidez con pantallas de PC.

Por otro lado, una óptica más grande permitiría capturar más luz y, por tanto, en fotografías de noche o en condiciones menos favorables, se reduciría el ruido de la imagen y el resultado sería mejor. Con lo que respecta a la cámara frontal, creo tener claro que 8MP será la solución escogida, más que suficiente para los tiempos que corren.

7. Con el LG G5 quizás veamos una ubicación distinta del altavoz integrado, en el G3 y G4 emplazado en la zona posterior. No veremos una solución estéreo tomando presencia en la cara frontal, pero sí un único altavoz en el lado inferior, que resulta ser más  conveniente para escuchar música mientras el teléfono está apoyado sobre una superficie.

Finalmente, para concluir este artículo, me gustaría dar mi opinión a cerca del puerto de conexión para el cable de datos y cargador. ¿Veremos una solución USB de tipo C? Yo espero que la marca todavía no se atreva con ello, básicamente por un tema de compatibilidad y disponibilidad de accesorios. La mayoría de productos del mercado aún cuentan con la opción micro USB y, por tanto, si uno olvida el cargador o el cable, siempre es más fácil encontrar a alguien que te preste el suyo: el USB tipo C aún no tiene una cuota de mercado suficientemente consistente.

No tengo nada en contra del nuevo formato USB, que sí es cierto ayudará a conectar dispositivos (evitará en mayor medida los daños generados por el uso) y permitirá también transmitir imagen.

¿Cuándo tendremos noticias del próximo teléfono LG destinado a ser el abanderado? El próximo 21 de Febrero de 2016.