¿Problemas con la batería del LG G4 al actualizar a Android 6.0 Marshmallow?

lg_g4_problemas_batería

Hace un par de días me saltó una notificación en mi LG G4 de Vodafone, una actualización a Android 6.0 Marshmallow. ¿Qué es lo que hice sin dudar? Tener el teléfono con un nivel de carga mínimo del 50% y proceder con la descarga y actualización del sistema operativo. ¿Sorpresas? Nada hacia pensar que, al día siguiente, el nivel de autonomía de mi G4 descendería hasta un 35% cuando solamente eran las 17h: había comenzado el día con un 100% de carga.

A nadie le gusta ver como un producto que, al principio iba bien, deja de rendir apropiadamente tras una actualización del software . ¿Qué había sucedido? En aras de descubrir el problema, lo primero que hice fue echar un vistazo al uso de la batería por parte de las aplicaciones y el hardware: la pantalla, que es lo que suele liderar el consumo energético en un Smartphone, no representaba un porcentaje lo suficientemente importante como para que la batería se hubiera descargado con tal rapidez.

Ante tal situación, lo que hice fue entrare en Google, anotar unas pocas palabras clave y leer los comentarios que otros usuarios habían dejado en foros y blogs varios. Efectivamente, la actualización a Android 6.0 Marshamallow afectaba de forma importante a la autonomía del teléfono. ¿Solución? De hecho se hablaba de tres tipos de acciones a tomar: reinicios varios del sistema operativo, desactivación del Bluetooth (inviable para mí) y un restablecimiento del LG G4 (valores de fábrica, como si fuera nuevo). 

En mis adentros ya estaba reflexionando sobre una posible vuelta a Android 5.1 Lollipop, el sistema operativo que no me había dado problemas y me había brindado una muy buena autonomía energética. La opción por la que me decanté, y que al final ha resultado ser la más factible, fue la de llevar a cabo un “hard reset” y reestrenar el teléfono de nuevo. Claro está, ello suponía lo siguiente:

  • Copia de seguridad de las fotografías y vídeos que ya había tomado con el LG G4.
  • Vuelta a descargar e instalar las aplicaciones de uso frecuente.
  • Restablecer también mi LG G Watch, pues no se volvía a emparejar con el teléfono una vez formateada la memoria. 

La actualización a Android 6.0 Marshmallow, aunque traiga realmente mejoras positivas de cara al rendimiento del teléfono, me ha supuesto una inversión extra en tiempo que habría preferido obviar. Por cierto, y para aquellos que lean este artículo, puede que os sea más factible desactivar el ajuste automático del brillo de pantalla: a mí particularmente no me ha parecido que ayude a conservar la energía del terminal y, en mi opinión, realiza cambios muy radicales de la intensidad de brillo. Lo mejor, en recintos de interior, es fijar el brillo al 50% y en exteriores aumentarlo si hace falta.

Tras unas cuantas horas de uso del LG G4, sí he visto que se han solventado los problemas de batería que sufrí el día anterior. Además, parece que el terminal va incluso más fluido y responde con mayor inmediatez. A veces uno se encuentra con imprevistos como el relatado en este artículo, pero no por eso hay que alarmarse. Lo mejor es buscar en la Red casos similares y tratar de aplicar posibles soluciones.