Opinión y Análisis Huawei G8

Tras unos días de pruebas y evaluación, hoy me gustaría traer el review final del Huawei G8, un buen producto para los que anden buscando prestaciones de gama media – alta a un precio de mercado bastante competitivo (349 euros, o 380 dólares al cambio).

¿Qué podrá ofrecer este Smartphone de cara al disfrute de la actividad multimedia y el cumplimiento de las expectativas del usuario? La marca china creo que ha hecho un gran trabajo y ha encontrado un gran equilibrio entre lo que el terminal puede ofrecer y lo que sus propietarios van a demandar.

Diseño

Como en todo teléfono que se precie, y sobretodo en la cota de precios en la que se mueve el G8, el diseño y el nivel de acabados es un punto a favor de este teléfono Huawei. En la cara frontal de cristal destacará la pantalla OGS de 5,5″ y resolución FULL HD, que en exteriores se ve francamente bien.

En el terminal encontraremos un LED de notificaciones, ubicado cerca de la esquina superior derecha, y unos botones de Android integrados en la interfaz de usuario. ¿Qué tal es el producto en lo relativo a dimensiones y peso? Es un producto manejable, con 7,5 mm de grosor y 167 gramos. Claro está, si tienes la mano pequeña a uno le parecerá un producto grande. 

El Huawei G8 es dual-SIM, pudiendo utilizar simultáneamente dos tarjetas Nano-SIM, a alojar en la bandeja accesible desde el lado izquierda. Por otro lado, en caso de utilizar solamente una tarjeta telefónica, siempre se puede emplear una tarjeta micro SD de hasta 128GB para complementar los 32GB de memoria interna.

huawei_g8_2 huawei_g8_5

Visto de lado, este teléfono Huawei puede engañar, pues solamente incluye un altavoz: se alinea con los orificios que hay a la derecha del puerto micro USB. Eso sí, el altavoz suena bastante bien y con claridad en los agudos.

La calidad de acabados es una de las señas de identidad del G8, habiendo un acabado metálico en prácticamente toda la superficie de la zona posterior y en el perfil: solamente en el margen superior e inferior del área trasera se ha reservado un espacio con superficie de plástico.

Uno de los extras en seguridad incorporados por Huawei se encuentra asociado al sensor de huella dactilar. Me gusta la respuesta del sistema de lectura implementado en este terminal, pues no hay que despertar primero la pantalla sino solamente apoyar el dedo sobre el sensor. Así es como debería ser siempre.

Software y memoria

El Huawei G8 trae Android 5.1 Lollipop y la interfaz EMUI de Huawei, donde no hallaremos un menú de aplicaciones propiamente dicho. Aunque siempre te puedes descargar un launcher como Google Now o Nova para obtener una configuración más tradicional.

El teléfono viene con Bluetooth, Wi-Fi y NFC, 3GB de RAM y 32GB de memoria interna total, aunque luego solamente quedarán libres unos 20GB para aplicaciones, juegos, música y otros contenidos. ¿Cuál es mi recomendación? Comprar una tarjeta de memoria en la que alojar básicamente las fotografías, los videos y la música que quieras llevar siempre contigo.

Este teléfono Huawei, gracias a la interfaz EMUI, viene con unos interesantes extras en software. ¿Cuáles de ellos utilizarías tú?

  • Se puede tocar sobre el frontal para despertar la pantalla
  • Con un simple gesto se puede reducir el tamaño del espacio visual, para ayudar a manejar el móvil con una sola mano.
  • No faltará un botón flotante, que se puede ubicar en cualquier parte, que vendría a substituir a los típicos botones de Android.
  • Finalmente podemos acceder desde la pantalla de bloqueo a 4 aplicaciones asignadas a 4 letras. Por ejemplo, al dibujar una C se podría lanzar la función de cámara o al trazar una M abrir el reproductor de música escogido.
  • La aplicación administrador del teléfono puede ser bastante útil para liberar espacio en memoria, consultar el tráfico de datos por aplicación y de la propia red móvil y, lo que más me importaría a mí en términos de seguridad, establecer un código numérico para que nadie más que nosotros pueda acceder a determinadas aplicaciones.

Rendimiento y autonomía

La autonomía del Huawei G8 es una de las cosas que me han convencido, pues los 3000mAh en capacidad de batería serán más que suficiente para aguantar bien todo un día de uso. Por supuesto, si te pasas el día jugando a títulos como Asphalt 8 o Real Racing 3, al igual que sucede con otros terminales, el nivel de batería comenzará a bajar apresuradamente.

Siempre tomo algunas mediciones para que sirvan de guía y ayuden a hacerse una idea al usuario de hasta donde puede llegar el teléfono. Con el brillo de pantalla al 75%, y conectado a una red móvil y Wi-Fi, tras 30 minutos reproduciendo vídeo se agota un 11% de batería de media: jugando 20 minutos a Real Racing 3 el nivel energético desciende en un 10% de media. ¿Quieres buscar el límite a tu Smartphone? Si no importa perder funciones, la modalidad de ahorro de energía Ultra es capaz de extender por 2,5 veces la autonomía

Con respecto al rendimiento, no tengo queja alguna. El dispositivo no trae el procesador Kirin habitual en las P Series, sino que se ha apostado por un procesador Snapdragon 616 de Qualcomm, de 8 núcleos a 1,5GHz. En el manejo de la interfaz y las aplicaciones la respuesta ha sido impecable, e incluso puedo decir que el rendimiento ha sido el esperado al jugar a títulos como Real Racing 3 y Asphalt 8. Junto al procesador se incluye una GPU Adreno 405, que cumple bien con el cometido.

Los vídeos se reproducen bien, llegándose a una resolución máxima de 1920×1080 pixeles si uno está conectado a YouTube. La aplicación de AnTuTu marca una densidad de pixeles de 480 dpi y, en mi experiencia, la calidad de visualización es muy correcta aunque, evidentemente, no es la mejor de las pantallas que haya probado.

Experiencia multimedia y redes sociales

Este teléfono Huawei es un buen producto para escuchar música con un buen juego de auriculares: la tecnología DTS sale a relucir y, en mi opinión, mejorará tus expectativas. Tenlo por sentado. Para las pruebas he empleado, de nuevo, mis NoonTec Zoro II Wireless.

zoroii_wireless_noontec_2

Me gusta la aplicación de música de la marca, pues se puede acceder al contenido por carpetas, algo que para mí es fundamental a fin de evitar la edición de las pistas o a la hora de preparar mis propios “variados”. ¿Qué faltará? Poder ecualizar el sonido. Para ello he descargado la aplicación Bass Booster, que suele darme buenos resultados: sobretodo rinde bien a la hora de impulsar los graves.

¿Quieres explorar páginas web? No hay problema, la pantalla de 5,5″ y la compatibilidad con redes 4G permitirán disfrutar de una cómoda navegación por los sites, rápida carga de los contenidos y una suave respuesta a las acciones que realicemos sobre la pantalla. ¿Redes sociales? Sin problemas, ya sea al consultar las noticias de Facebook como al manejar una aplicación como Instagram.

Cámara frontal y cámara trasera

¿Qué tal responde la cámara frontal? La resolución máxima es de 5MP, con enfoque a infinito, que no rebasa los 3,8MP al cambiar a ratio de imagen 16:9. ¿Calidad? Basante bien en fotografía, pero se pierde nitidez al grabar video (con resolución máxima de 1280×720 pixeles).

Por otro lado, la cámara trasera trae un sensor de 13MP, enfoque automático, apertura F2.0 y estabilizador óptico de imagen. La cámara responde rapidísimo, tanto en el enfoque como en la captura, pudiéndose separar el punto de enfoque y el punto de medición con solo pulsar unos segundos sobre la pantalla.

huawei_g8_3

La interfaz de cámara de Huawei es muy completa, habiendo varios modos de cámara, variedad de efectos de color, y toda una serie de ajustes para cambiar la resolución de imagen, activar un temporizador, cambiar el valor ISO y el balance de blancos, entre otros.

La cámara trasera no defrauda al tomar fotos, e incluso sorprende positivamente cómo discurren las secuencias al grabar video (resolución máxma, FULL HD). ¿Quieres comprobar por ti mismo qué calidad de imagen se obtendrá con ambas cámaras? Pulsa aquí para ver muestras tomadas con la cámara trasera, o aquí para las muestras recogidas con la cámara delantera.

Una compra recomendada

Tras unos días de análisis a conciencia, y habiendo podido probado el Huawei G8 en aquellos apartados clave y no tan clave, debo decir que merece la pena comprar este teléfono. Está bien acabado, y equipado también, sienta fenomenal en la mano, y el precio no se dispara como en otros terminales de características similares.

Una compra cien por cien recomendada.