Olivetti daVinci, PDA a la antigua usanza

¿Qué tipo de productos se podían emplear hace 15 años como agenda personal? En ausencia de los Smartphones, las PDA como la Olivetti daVinci eran las herramientas en las que confiaban muchos usuarios profesionales.

Este dispositivo contaba con la compañía de un teclado QWERTY plegable, con teclas grandes de goma, que permitía disfrutar de una mejor experiencia a la hora de introducir notas y entradas de calendario. Además, otro de los accesorios clave para esta PDA no era otro que la base de carga para PC, con conexión de 9 pines para el puerto en serie.

La OLivetti daVinci era una dispositivo electrónico de grandes dimensiones, aunque se recogía bien en la palma de la mano. Con unos 12,5 cm de largo y 8,5 cm de ancho, y con cuerpo de plástico, esta personal digital assistant tenía también un peso de 170 gramos.

¿Qué nos encontrábamos al levantar la tapa frontal y doblarla hacia atrás? Una superficie táctil de 3,9″, en la que se integraba la pantalla táctil LCD retroiluminada de 3″ y 160×160 puntos por pulgada. ¿Cómo se controlaba la PDA? En el margen inferior había botones de dirección, uno para iniciar búsquedas, otro para mostrar la hora  y uno que prender el sistema. Para manejar la interfaz táctil, se incluía un sencillo Stylus de plástico fácil de alojar en el lado derecho.

olivetti_davinci_2 olivetti_davinci_1

Esta agenda electrónica utilizaba un sistema de alimentación basado en el uso de dos pilas AAA. ¿Memoria disponible? Se contaba con 2MB. La interfaz era muy accesible e intuitiva, pudiéndose elegir entre 6 idiomas. ¿Qué funciones clave podía desempeñar la Olivetti daVinci?

  • Calculadora, aunque muy básica.
  • Era posible tomar notas, ya fuera con el teclado físico a conectar al dispositivo, o mediante teclado virtual.
  • Función de agenda para llevar al día las reuniones, visitas y otras cosas.
  • Control de tareas pendientes a realizar.
  • Edición de un completo listado telefónico, con información y datos de contacto básicos.

La daVinci también se podía manejar directamente con las manos aunque, para un uso habitual y con el fin de evitar ensuciar la pantalla, resultaba más conveniente emplear el Stylus.

olivetti_davinci_3