Huawei G8, toma de contacto y primeras impresiones

¿Cuál sería para ti tu Smartphone ideal? Hoy me gustaría ofrecer al lector unas primeras impresiones sobre un nuevo terminal que me ha llegado para análisis: el Huawei G8, que está disponible en Amazon a un precio de 349 euros o, al cambio del día, aproximadamente 380 dólares.

Al consumidor no le faltarán opciones para elegir, hay un buen número de posibilidades, y entre ellas se encuentra un móvil que, al menos a priori, apunta a ser toda una gran apuesta. ¿Qué aspectos clave habrá que considerar? El nivel de acabados no será para el G8 un punto desfavorable, sino todo lo contrario.

En el paquete de venta, en el que se encuentra el teléfono encajado verticalmente, se incluye una breve guía de usuario, un cargador de 5V – 1A, unos auriculares, el cable USB de rigor y una pequeña herramienta para acceder a la bandeja lateral de teléfono. ¿Por qué se ha incluido un cargador de tan baja potencia? Es todo un misterio para mí, aunque no es la primera vez que me encuentro con esta sorpresa.

Huawei parece que todavía no se anima a lanzar terminales con puerto USB tipo C y, de hecho, creo que hace bien si pensamos en términos de compatibilidad. ¿Qué pasaría si perdieras el cable o necesitaras que alguien del trabajo te dejara el cargador? Tener un puerto USB tipo C en vez de uno tipo micro USB limita muchísimo en opciones (al menos a día de hoy). 

El diseño del producto

El G8 es un Smartphone aparentemente muy bien realizado, con una cara frontal de cristal de tacto agradable y de fácil limpieza. Hay mucho móviles chinos que emplean materiales muy fáciles de ensuciar tan solo deslizar el dedo sobre ellos. Este no será el caso.

El teléfono de Huawei incorpora un panel OGS (One Glass Solution), lo que contribuye a reducir el consumo energético del dispositivo. ¿Cualidades de la pantalla? Son 5,5″ y una resolución FULL HD, lo que viene siendo la tendencia en los tiempos que corren. Ahora solamente falta comprobar sin en exteriores da brillo suficiente como para disfrutar de actividades tan sencillas como leer un mensaje de whatsapp o seguir las indicaciones de Google Maps.

Huawei se ha decantado por los botones de Android integrados en la interfaz de usuario, lo que no resta espacio visual en juegos. ¿Sabes qué me gusta como detalle de diseño? El margen superior e inferior presentan una superficie punteada que, en mi opinión, le da un toque de elegancia al producto. Al mismo tiempo se rompe con lo “impersonal” de una superficie 100% de color blanco.

huawei_g8_3 huawei_g8_2

En este teléfono se podrá seguir advirtiendo de la llegada de notificaciones a través de una luz circular parpadeante, situada en este caso junto a la esquina superior derecha. Es prácticamente un punto de luz, que tendrá más presencia al caer la noche o en recintos de interior.

El Huawe G8 tiene un grosor de 7,5 mm y un peso de 167 gramos, esto último necesario para que el producto se asiente bien en la mano. Yo no soy partidario de los terminales ligeros. ¿Qué nos encontramos en el lado izquierdo? El acceso a una bandeja en la que alojar dos tarjetas Nano-SIM, o una tarjeta nano-SIM y una tarjeta micro SD de hasta 128GB. ¿Qué es lo que necesitas tú? Hay que decir que la marca ha hecho muy bien incluyendo 32GB de memoria interna total, lo que da flexibilidad al usuario a la hora de almacenar contenido digital de todo tipo.

huawei_g8_5 huawei_g8_4

Este Smartphone, como ya decía antes, trae una buena calidad de construcción, con acabado metálico en la mayor parte de la superficie, incluido todo el perfil: solamente en el margen superior e inferior del área trasera se ha reservado un espacio con superficie en relieve y de plástico.

Primeras impresiones

El Hawei G8 trae Android 5.1 Lollipop y la interfaz EMUI de Huawei, donde no hallaremos un menú de aplicaciones propiamente dicho. ¿Sorprendido? Si buscas algo tradicional no tienes más que descargarte un launcher como Google Now, Nova o Z Launcher. Es cuestión de acostumbrarse, así de simple. Por otro lado, me gusta la distribución de los ajustes en el apartado de configuración: la marca ha añadido un escritorio con aquellos apartados más comunes y necesarios derivados del uso diario de un Smartphone. Huawei apuesta por la accesibilidad de su interfaz propietaria.

El G8 cuenta con 3GB de RAM y 32GB de memoria interna que, al final, apenas deja libres unos 20GB para aplicaciones, juegos, música y otros contenidos. ¿Cuál es mi recomendación? Que las apps y los juegos vayan en la memoria interna, mientras el resto se agrupa en una tarjeta micro SD.

Por otro lado. ¿Qué se puede hacer para mejorar la seguridad con el teléfono? Configurar una huella digital mediante el sensor emplazado en la zona posterior. En mi opinión, la ubicación es muy acertada pues se adapta a un agarre natural y habitual del terminal. Además, con los terminales Huawei no es necesario que primero se despierte la pantalla. Bastará con apoyar el dedo sobre el sensor.

Aún no he tenido la oportunidad de probar lo bien que suena el teléfono con auriculares, pero dudo mucho que vaya a decepcionarme. La tecnología DTS siempre es una garantía y una excusa para tener a mano un buen accesorio de audio. Por otro lado, sí he comprobado como responde el único altavoz del G8, ubicado a la derecha del puerto USB: sonido potente y claro, teniendo bastante presencia los sonidos más agudos (no he realizado ajustes ni aplicado efectos). 

Te estarás preguntando sobre el procesador y la buena respuesta del teléfono al jugar o al manejar aplicaciones. Esta vez se ha prescindido del procesador Kirin, habitual en las P Series, eligiéndose un Snapdragon 616 de Qualcomm, de 8 núcleos a 1,5GHz. No he tenido tiempo de jugar mucho, mas solamente he probado Ninjump. Por el momento no tengo información suficiente. Pero, por otro lado, sí he catado el buen comportamiento del G8 al cargar y manejar páginas web. Todo parece estar bien afinado, para que nuestro gesto sobre la pantalla obtenga una respuesta precisa y acorde a lo deseado.

Finalmente, para terminar con esta toma de contacto, me gustaría destacar las buenas sensaciones que he tenido a la hora de tomar mis primeras fotografías de muestra con la cámara trasera. Tendremos una resolución máxima de 13MP, aunque se baja a 10MP una vez cambiamos a ratio de imagen 16:9.

El enfoque de la cámara trasera es preciso, permite acercarse mucho a un objeto para captar bien los detalles, e incluso contaremos con un sencillo ajuste en pantalla para controlar el nivel de exposición. Huawei no suele decepcionarme en este apartado, todo lo contrario. Otra cosa será la calidad que se obtenga a la hora de grabar video, aunque es una opinión que prefiero reservarme para el análisis final.

Para que el lector pueda opinar por si mismo, recomiendo acceder a mi álbum de Flickr dedicado al Huawei G8, en el que iré añadiendo nuevas muestras con el paso de los días.

Otras especificaciones a tener en cuenta:

  • GPU Adreno 405
  • Bluetooth 4.0, GPS con Glonass, Wi-Fi e incluso NFC.
  • Batería de 3000mAh
  • Cámara frontal de 5MP