Samsung Gear S2, toma de contacto y primeras impresiones

primeras_impresiones_gears2

Llevo 1 día utilizando el Gear S2 Sport, el nuevo y flamante reloj inteligente de Samsung, con el que pude realizar una breve toma de contacto hace ya varias semanas y que, ya entonces, me dejó unas sensaciones inesperadas. 

Acostumbrado a manejar smart watches con Android Wear, las sensaciones que proporciona Tizen OS son espectaculares en el Gear S2: hasta que no lo he manejado durante una jornada no he podido dar cuenta del golpe de genialidad aportado por Samsung en la concepción de un wearable “casi perfecto”. No exagero.

Dentro de la caja

Dentro de la caja está todo lo que uno puede necesitar: una correa adicional, un cargador inalámbrico y la guía de usuario. ¿Qué tal funciona el cargador? Es de lo más cómodo que se pueda utilizar, perfecto para tener en la mesita de noche: basta con dejar el reloj sobre la base, de forma natural, sin necesidad de conectar nada a ningún lado. Las cosas sencillas, como debe ser.

primeras_impresiones_gears2_2

El diseño  y el manejo

No hay nada que no me guste de Gear S2, aunque el modelo en pruebas lleva una especie de correa de resina, que es muy flexible y se adapta perfectamente a la muñeca. ¿Sabías que la marca ha simplificado el sistema para desencajar las dos partes de la correa? Con un mecanismo súper sencillo, para que el procedimiento invite a tener varios accesorios e ir utilizándolos según la ocasión.

samsung_gear_s2_analisis_2 samsung_gear_s2_analisis_1

La caja del reloj es de acero 316L y el cristal de la cara frontal es Gorilla Glass 3, y nos olvidemos que los botones laterales son también metálicos. ¿Dónde está la genialidad en el manejo del Gear S2?

  1. El bisel giratorio es una maravilla y un recurso brillante. ¿Por qué? Con la pantalla apagada, sólo girarlo ya nos permite acceder a los escritorios con los widgets y comenzar a disfrutar de las funciones. Pero, claro está, su mayor virtud reside en poder tener un control preciso para seleccionar la aplicación a lanzar, navegar por el contenido de una notificación (mensaje de correo, por ejemplo), o realizar ajustes en las aplicaciones (por ejemplo, ajustar la hora de una alarma). Todo discurre con suavidad y precisión.
  2. Los botones laterales son también un complemento perfecto para, junto al bisel giratorio, manejar el reloj de forma 100% intuitiva. Con el botón superior se ejerce una acción de retroceso y se despierta la pantalla, mientras que con el botón inferior se vuelve a la pantalla de inicio (carátula de reloj) o se accede al menú de aplicaciones (cuando la pantalla está apagada). 
  3. Los gestos en pantalla son la otra forma de manejar las notificaciones y accesos. Por ejemplo, desde cualquier escritorio, al deslizar el dedo sobre la pantalla de arriba a abajo, se vuelve a la carátula de reloj: si estamos utilizando una aplicación se aplicaría una acción de retroceso. ¿Ya has leído el mensaje recibido? Desliza el dedo de abajo a arriba y vacía las notificaciones pendientes de revisar.

Tomarle el pulso al manejo del Gear S2 nunca me ha parecido tan sencillo, práctico y accesible. En mi opinión, Tizen OS le da mil vueltas a Android Wear a la hora de utilizar y disfrutar de un Smartwatch. Samsung lo ha bordado y, casi me atrevería a asegurar, el sistema operativo del Gear S2 debería ser el camino a seguir para próximos desarrollos.

Software y funciones

Tizen OS se me ha revelado como una solida apuesta y, por el momento, no tengo nada que reprocharle en cuanto a presentación de los contenidos. Desde la carátula del reloj, girando el bisel en el sentido contrario a las agujas del reloj, se accede a las notificaciones: y siguiendo el sentido de las agujas del reloj, se accede a los escritorios con widgets y aplicaciones.

Todo ha ido como la seda, con la excepción de no haber podido sincronizar el Gear S2 con mi Smartphone personal (un Meizu MX5): me he limitado a utilizar otro de los que dispongo para pruebas, un UleFone Paris. Una excepción, que siempre las hay. 

samsung_gear_s2_analisis_3

La verdad es que todavía no he tenido la oportunidad de profundizar mucho en las aplicaciones y funciones, pero me ha parecido genial poder controlar la reproducción de música desde el reloj: avanzar y retroceder entre las pistas y, muy importante, poder ajustar el volumen del sonido. Para mí es una de las funciones esenciales, pues tengo por costumbre escuchar la música almacenada en mi Smartphone.

También es una función básica el poder medir los pasos y distancias dadas a lo largo del día, me ayuda a saber cuanta actividad realizo durante la semana. La aplicación S-Health es de lo más completo a nivel informativo, incluyendo datos históricos, y pudiendo saber cuál es mi “nivel de actividad” a lo largo de la jornada.

Por supuesto, si hay algo que justifica la compra del Samsung Gear S2, eso es el poder manejar las notificaciones recibidas en el teléfono asociado. ¿Se recibe todo? No, con la aplicación móvil de Samsung para Android podemos filtrar qué nos interesa y qué alertas no queremos recibir a través del reloj.

samsung_gear_s2_analisis_4

Con una sutil vibración en la muñeca es fácil dar cuenta de la llegada de un nuevo aviso y, por consiguiente, ya podemos ir descartando aquello que nos interesa o no nos interesa contestar desde el propio teléfono asociado. ¿Qué me ha resultado sumamente práctico? En el menú de opciones asociado a las notificaciones tenemos una opción para que, pulsando sobre ella, podamos despertar la pantalla del teléfono y abrir el mensaje que queremos contestar o terminar de leer.

Finalmente, otras de las cosas que me han encantado del manejo del Gear S2 tiene que ver con la gestión de llamadas. ¿Quieres devolver una llamada, marcar un nuevo número o llamar a un contacto? El reloj lista los contactos de forma que, a través de él es posible iniciar la llamada y procesar el sonido vía auricular Bluetooth. ¿Recibes una llamada? Desde el reloj se puede colgar o descolgar, en este último caso también derivando o recibiendo el sonido desde un auricular. ¿Es necesario agarrar el teléfono? No. En invierno es muy práctico, incluso mientras se está haciendo footing, practicando deporte en un gimnasio o yendo en bicicleta por la ciudad. La tecnología Bluetooth y los dispositivos interconectados facilitan mucho las cosas.

Conclusiones iniciales

El Samsung Gear S2 es para levantarse y aplaudir. Al menos por el momento, y tras un día entero de pruebas, es el mejor Smartwatch que ha pasado por mis manos. No he hablado de la autonomía, pero desde las 10 de la mañana del día de ayer, hasta hoy a las 11:28h, solamente he consumido un 55%. En otras palabras, el Gear S2 debería poder aguantar día y medio como mínimo, y eso que no he desactivado los gestos para activar o desactivar la pantalla con un simple gesto.

Otra de las cosas que me ha dejado boquiabierto tiene que ver con la sensibilidad de los sensores: con un natural y leve gesto de la muñeca, la pantalla se ilumina para mostrarnos la hora: al girar la muñeca de nuevo, la pantalla se apaga. No hay que levantar la mano ni realizar gestos bruscos, sino el gesto habitual que realizaríamos para consultar la hora en un reloj analógico. Este simple detalle dice mucho del buen trabajo que hay tras el Gear S2.

Resumen de características del Samsung Gear S2: 47 gramos de peso, procesador Exynos 3250, conectividad Bluetooth/WiFi/NFC, batería de 250mAh, certificación IP68 (resistencia al agua), pantalla circular Super AMOLED de 1,2″ (360×360 pixeles), 512MB de RAM y 4GB de memoria interna total, sistema operativo Tizen, sensor de huella dactilar. 

Puedes comprar el Samsung Gear S2 en Amazon España por 349 euros. Pulsa sobre la imagen incluida a continuación para acceder a la tienda de Amazon.

comprar_samsung_gears2