Opinión Parrot Rolling Spider Mini Drone

rolling_spider_cabecera

Hacía tiempo que tenía ganas de probar y vivir la experiencia que es capaz de proporcionar un drone, y el Parrot Rolling Spider ha sido la elección para mi primer banco de pruebas con este tipo de productos. ¿Cuál será mi veredicto tras unas cuantas horas de juego?

Comprar un Rolling Spider

Puedes comprar el Parrot Rolling Spider a través de la tienda online MobileFun.es, una de mis tiendas preferidas para adquirir accesorios y gadgets. ¿Precio? A fecha de este artículo está disponible por tan sólo 93,99 euros.

parrot_mobilefun_comprar

En la caja

El Rolling Spider viene en una caja de cartón prácticamente cuadrada, en cuyo interior podrás encontrar una breve guía de usuario en varios idiomas, unas divertidas pegatinas, un cable USB para cargar el drone y una batería de 550mAh.

¿Algo más? Este MiniDrone no es solamente para volar, sino que puede desplazarse por el suelo gracias a unas enormes y ligeras ruedas de 17 cm de diámetro que, la verdad, se acoplan y se desacoplan del dispositivo con una gran facilidad.

parrot_spider_x2

Diseño y Acabados

El Rolling Spider de Parrot no es un drone grande y pesado, sino más bien compacto y bastante ligero (55 gramos sin ruedas, 65 gramos con ruedas), que cabe prácticamente en la palma de la mano. Tendremos un cuerpo central de plástico, de superficie pintada y lisa, de unos 3 cm de ancho y 6 cm de largo. En dicho cuerpo central se apoya una estructura de plástico en forma de X, en cuyo extremo tendremos las 4 hélices del drone.

Las hélices son de plástico, pero están integradas en un cuerpo cilíndrico de metal pulido. En el área superior hallaremos una zona en la que anclar la varilla que une las ruedas antes mencionadas, mientras que en la base identificaremos dos elementos clave en este tipo de dispositivos: la cámara, para tomar fotos de 0,3MP de resolución; y toda una serie de sensores integrados (de presión para controlar la altitud y de ultrasonidos a fin de controlar con precisión el Rolling Spider a ras de suelo).

rolling_spider_2 rolling_spider_1

En la base, junto a una de las esquinas, está bien disimulado el botón para apagar y encender el dispositivo. En la cara delantera tendremos dos luces para indicarnos el estado operativo del drone ya sea cuando lo utilizamos para volar como para cuando lo tenemos en carga. En la zona posterior veremos el punto en el que insertar la batería y también un puerto micro USB.

rolling_spider_4 rolling_spider_2

Los controles

¿Por qué utilizar un control remoto convencional? El Rolling Spider se controlará a través de FreeFlight 3, una práctica aplicación disponible para Android y IOS, e incluso en versión Beta para Windows Phone. Al fin y al cabo, el teléfono móvil siempre lo llevamos encima. ¿no?

Hay tres modalidades de control, con ligeras variaciones a nivel visual, pero yo recomiendo emplear el “modo normal” (bajo estas líneas, imagen de la derecha). ¿Por qué? El manejo resulta ser más intuitivo, más práctico, más funcional y, sobretodo, más efectivo pues se combina la pulsación de controles virtuales con los sensores del propio teléfono.

  • Con los controles de la izquierda, cuando el Rolling Spider está en el aire, se ajusta la altura y se gira el drone en hasta 360º
  • Pulsando sobre el botón virtual de la derecha, y moviendo el teléfono, se avanza o se retrocede y se gira a izquierda o a derecha. Con el modo de control “normal”.
  • Hay también un desplegable con botones virtuales para que el dispositivo realice una serie de movimientos programados y seguros.

control_parrot_rolling_spider parrot_spider_2

La aplicación FreeFlight 3, en el apartado de configuración, también cuenta con unos ajustes importantes a considerar para el manejo del drone tanto en interiores como en exteriores:

  • Control de la velocidad máxima, medida en metros/segundo. Se podrá limitar tanto para la modalidad de vuelo como para la modalidad “ruedas”, esta última para desplazar el Rolling Spider por el suelo. Este apartado es importante para el caso de manejar el producto en recintos de interior.
  • La altitud máxima es otro de los apartados a considerar, y es incluso más importante que el punto anterior si el drone se maneja en un recinto de interior de techo bajo.

control_parrot_rolling_spider2 rolling_spider_5

La aplicación de Android e IOS, en su pantalla de control del dispositivo, cuenta con dos botones clave para iniciar y detener el MiniDrone: despegue/aterrizaje, ubicado en el margen inferior; y el de emergencia, en el margen superior.

El botón de emergencia permitirá detener el dispositivo al instante, cayendo al vacío esté a la altura que esté: solamente es recomendable emplear en caso de que hubiera peligro de colisión con objetos que pudieran dañarlo.

Experiencia de uso y prestaciones

La primera vez que uno pone a volar un Drone no sabe a ciencia cierta como va a reaccionar, y eso es lo que me pasó a mí. ¿Alguna recomendación inicial?

  1. Emplazar el Rolling Spider en un lugar con buen espacio a izquierda y a derecha, y también al frente.
  2. Para el primer vuelo es incluso recomendable montar las ruedas, pues confiere protección extra para las hélices y el propio dispositivo.
  3. Si se ha configurado el control mediante sensores, el “modo normal”, es recomendable procurar no cambiar la inclinación del dispositivo con el que se utiliza la aplicación FreeFlight 3.
  4. Al pulsar sobre el botón de “despegue”, el drone se levantará con energía y alcanzará una altura determinada. No te alarmes, cuando haya alcanzado la altura predefinida por el firmware se estabilizará y se quedará quieto hasta que comiences a manejarlo.

En mi opinión, la mejor modalidad de control es la que se llama “Normal”, la cual combina los botones virtuales en pantalla con los propios sensores de movimiento del dispositivo con el que se maneja el drone. Inclinando el teléfono o tablet hacia delante o hacia atrás, o hacia los lados, el Rolling Spider avanzará y girará en cierta dirección: es el tipo de control más intuitivo y cómodo.

¿Qué sucedería si se pierde conexión con el drone? Nada en realidad, el Rolling Spider se quedaría suspendido en el aire en la misma posición y altura en la que estaba la última vez que logramos manejarlo. No hay que ponerse nervioso, habrá que tratar de recuperar la conexión Bluetooth manualmente o esperar que ambos dispositivos se vuelvan a emparejar. Los sensores incluidos por el drone de Parrot se encargan de que el Spider no vuele por libre o haya riesgo de que pueda chocar indiscriminadamente con un objeto cercano.

Divertirse con un Rolling Spider no se puede comparar con el manejar un simple vehículo con control remoto, las sensaciones son muy distintas, sobretodo cuando ya se conoce bien lo que puede o no hacer el drone que tienes ante ti. Este producto de Parrot tiene tecnología de última generación, con sensor de ultrasonidos, giroscopio y acelerómetro de 3 ejes,y un sensor de presión. Todo ello combinado permite tener una sensación de pleno control del gadget.

El propietario del Spider tendrá que decidir si quiere utilizar el “modo vuelo” o “modo ruedas”, aunque todo dependerá del terreno por el que pueda correr el dispositivo. Para evitar dañar las ruedas, lo mejor es hacer correr el Rolling Spider en superficies lisas de cemento o alquitrán, y evitar áreas con arena y piedras: el polvo que pueda levantarse nunca será bueno para el drone.

DRONE_manejo

El manejo del drone me ha parecido suave y en plena sintonía con los gestos realizados con el teléfono o tablet empleados como control remoto. ¿Puedo sugerirte algo? En la mayoría de vuelos realizados, que no llevarán más de 7 u 8 minutos, he decidido dejar puestas las ruedas como medida de protección extra en caso de colisión accidental o si fuera necesario tener que aterrizar con brusquedad: es especialmente recomendable para las primeras sesiones, en las que uno todavía no está habituado a controlar este tipo de productos.

Parrot indica que la distancia máxima de alcance para controlar el Rolling Spider es de hasta 20 metros, pero si se llegara al límite, el dispositivo se quedaría quieto hasta que, al acercarse, se volviera a establecer conexión entre el drone y el teléfono/tablet que lo maneja.

¿Autonomía? Tal como he dicho antes, son 7 u 8 minutos de autonomía en vuelo, y alrededor de unos 6 minutos si se emplea el drone para correr por el suelo. Es cierto, no es una autonomía muy longeva, y tampoco ayuda que el tiempo de carga de la batería sea de 1 hora y 30 minutos. Yo recomiendo comprar una batería extra y un cargador externo para aumentar el tiempo de disfrute (una inversión extra de unos 37 euros).

La aplicación FreeFlight 3 cuenta con un indicador del estado de batería del Rolling Spider, y cuando se llega a un 7% de carga lo único que puede hacerse es aterrizar.

Que no se me olvide, la cámara incorporada solamente permitirá tomar fotografías de 640×480 pixeles. ¿Es una característica relevante? A mí no me ha aportado ninguna utilidad, salvo tomar alguna que otra instantánea desde el aire y hacia abajo. Por cierto, la memoria interna del Rolling Spider es de 32MB.

Conclusiones

El Parrot Rolling Spider me ha parecido un drone divertido, manejable y muy bien realizado, que no solamente surcará los cielos sino que también podrá correr como un coche por control remoto convencional.

¿Hay algo que reprocharle al producto? Quizás el punto más desfavorable no sea otro que el valor de la autonomía, de 7 a 8 minutos en modo vuelo. Así pues, a los casi 100 euros de inversión inicial deberían añadirse otro 36 euros destinados a comprar una batería adicional y un cargador.

En mi opinión, el Rolling Spider es un capricho caro pero, si uno se lo puede permitir, resulta ser un producto con el que uno vuelve a disfrutar como un niño. 

producto_recomendado_byalexistecblog