Nokia E90 Communicator, anunciado en 2007 | Historia Telefonía Móvil

En 2007 Nokia anunció el E90 Communicator, destinado a entornos profesionales, un producto elegante y clásico en apariencia, con buenos acabados y un cuerpo de gran solidez.

En el frontal se contaba con un teclado alfanumérico con teclas muy anchas, botón de selección y de dirección, teclas de llamada y un acceso directo al menú de aplicaciones.

En el exterior destacaba una pantalla de 240 x 320 pixeles, el auricular y el botón para apagar y encender el terminal. Un Smartphone con un grosor de 2cm y 210 gramos peso, con un botón exterior dedicado para la cámara de fotografías, puerto de infrarrojos y un botón para comandos de voz.

En la zona posterior había una cubierta de plástico que escondía la batería de 1500mAh, habiendo en el margen inferior un compartimento para insertar una tarjeta de memoria.

Para no perder la identidad de un Nokia Communicator, al abrir el teléfono se accedía a un amplio teclado QWERTY y una gran pantalla interior de 800 x 352 pixeles.

El teclado de este teléfono, que no era precisamente muy cómodo al uso, traía 65 teclas entre las cuales había accesos directos a funciones tales como la activación de conexiones inalámbricas o la gestión del volumen de sonido. En el margen derecho había un botón de selección y botones de dirección para manejar la interfaz de usuario.

Lo que más destacaba al abrir el teléfono era la pantalla interior de alta resolución. A su derecha no faltarían botones para manejar opciones de aplicaciones, y a su izquierda se contaban con botones para gestionar llamadas entrantes y con una cámara para video llamadas.

El E90 era un teléfono móvil muy enfocado al uso por parte de profesionales, desde cuya pantalla exterior se podía disfrutar ya de las ventajas de Symbian 9.1 y su interfaz S60 3ª Edición. Se contaba con un completo menú de aplicaciones, desde el que gestionar los mensajes, cambiar entre los modos de sonido, manejar los ajustes del teléfono, configurar conexiones inalámbricas disponibles como Bluetooth, WiFi e Infrarrojos; aprovechar aplicaciones de oficina o desconectar por unos minutos reproduciendo contenidos de audio y video. Symbian incorporaba un funcional reproductor de música digital , con una interfaz sencilla pero visual, con modos de sonido predefinidos y con un ecualizador multi-banda.

Pero la productividad en el trabajo se exprimía al abrir el teléfono y aprovechar de cada una de las funciones avanzadas para gestionar contactos, mensajes, acceso a Internet, notas, y calendario.

Para utilizar la cámara trasera, de 3,2MP, era necesario cerrar el teléfono y utilizar la pantalla exterior. ¿Ajustes disponibles? Nada mal teniendo en cuenta que no era un terminal dedicado exclusivamente al entretenimiento: compensación de la iluminación, modo fotografía secuencial, varios modos de escena, resolución de la foto final… entre otras opciones.

Este Communicator era una de las grandes apuestas de Nokia para cautivar a los usuarios de móviles en entornos profesionales exigentes.