Nokia N85, anunciado en 2008 | Historia Telefonía Móvil

Otro N Series, el N85 de Nokia, fue anunciado en 2008, para seguir la saga de teléfonos multimedia que tan buenos resultados había traía hasta la fecha. En la cara delantera se disponía de botones de gestión de llamadas, de selección, para acceder al menú de aplicaciones y botones de dirección para desplazarse por la interfaz.

No faltaría una pantalla AMOLED de 2,6″ y resolución de 240×320 pixeles, así como el auricular y una cámara delantera de baja resolución. El teléfono contaba con un teclado deslizante, de tipo alfanumérico, con teclas sin relieve pero bien separadas,  para poder escribir mensajes de texto con comodidad.

En el lado izquierdo había una pequeña cubierta para acceder a la memoria micro SD, de hasta 8GB, que ya venía incluida. El terminal tenía un perfil de 1,6 cm de grosor y 128 gramos de peso. En el lado derecho había un altavoz en cada esquina, el botón dedicado para la cámara, un mecanismo para bloquear y desbloquear el teléfono, y los botones para ajustar el volumen del sonido.

En la cara trasera, de plástico y con superficie lisa, teníamos una cubierta para acceder a la batería de 1200mAh de capacidad. En el margen superior llamaría la atención el objetivo de la cámara, con óptica Carl Zeiss Tesar, protegida por una tapa deslizante, a la que acompañaría un doble flash LED.

El N85 traía sistema operativo Symbian e Interfaz S60 3ª edición, en cuya pantalla inicial se contaba con accesos directos a aplicaciones y funciones, e información varia proporcionada por el sistema. Este teléfono, que venía con conectividad Blutooth y Wi-Fi, presentaba un menú de aplicaciones en forma de cuadrícula, donde se mezclaban aplicaciones principales y carpetas en las que organizar varias de ellas.

Contábamos con un apartado para los mensajes de texto y correo electrónico; con un funcional reproductor de música que clasificaba bien el contenido por artistas, álbumes y listas de reproducción, y que traía algunos modos de sonido y un ecualizador multibanda para personalizar las frecuencias de audo.

El N85 era un terminal enfocado al uso multimedia, y escondidos tras la cara frontal había una serie de botones dedicados, y retroiluminados, para el control de la reproducción de música.

La cámara trasera, de 5MP de máxima resolución, se podía activar solo deslizar la tapa de protección del objetivo. La cámara también disfrutaba de apertura F2.8 y en grabación de video se alcanzaba un tope de 640 x 480 pixeles y secuencias a 30 fotogramas por segundo.

Este teléfono de Nokia fue un muy buen ejemplo de las capacidades multimedia de la saga N series.