Sony Ericsson Aino, anunciado en 2009 | Historia Telefonía Móvil

En 2009, Sony Ericsson anunció el AINO, teléfono móvil que destacaría por su cámara de fotografías e interfaz semi-táctil. El teléfono tenía un cuerpo de plástico, con perfil parcialmente cromado, y un peso de 134 gramos.

En la cara delantera teníamos una pantalla de 3″ y 240×432 pixeles de resolución, y con un simple gesto se deslizaba el frontal y se descubría el teclado, que presentaba teclas alfanuméricas para el marcador telefónico y para escribir mensajes,  teclas de dirección para desplazarse por la interfaz, teclas de llamada y teclas de selección para los menús.

En el teléfono contaba con una cubierta posterior de plástico extraíble para acceder a la batería, de 1000mAh de capacidad, y a las ranuras para tarjeta SIM y tarjeta micro SD.

El AINO fue un terminal Sony Ericsson emblemático, un híbrido peculiar para combinar un manejo tradicional y un manejo táctil.  Desde la pantalla de inicio ya había un acceso directo para reproducir contenidos multimedia almacenados en el dispositivo, siendo un punto fuerte de este producto la reproducción de música digital y convirtiéndose en un buen relevo de la Walkman Series tan característica en la marca.

El Aino, que contaba con una interfaz principal colorista y organizada de forma predeterminada como una cuadrícula, tenía una memoria interna de 55MB aunque la marca había incluido en el terminal una tarjeta de memoria micro SD de 8GB. El teléfono también traía conectividad Bluetooth 2.1 y Wi-Fi, e incluso tecnología DLNA para que otros dispositivos pudieran acceder sin cables a los contenidos almacenados en el Aino. No faltaría un acelerómetro, Radio FM y compatibilidad con redes 3G HSDPA.

En condiciones normales la pantalla del AINO no era táctil, excepto cuando se escondía el teclado. Era entonces cuando había una interacción más directa con el teléfono, pudiendo acceder a 5 apartados: radio, galería de vídeos, reproductor de música, álbumes de fotos y por supuesto la función de cámara.

La cámara trasera de 8,1MP era uno de los dos puntos fuertes del Sony Ericsson Aino, capaz de tomar fotografías a una resolución máxima de 3264×2448 pixeles y aprovechar un sistema de autoenfoque para definir los elementos de la escena.

El Sony Ericsson Aino fue un teléfono móvil muy interesante que, en mi opinión, merece la pena recordar.