1 año con el BlackBerry Passport, ésta es mi opinión personal

marccecases_passport

1 año utilizando un Smartphone da para mucho, tanto como para revelar cierta información adicional y conocer, con mayor solidez, hasta dónde puede llegar el dispositivo. ¿Qué es lo que me ha enseñado el BlackBerry Passport durante los casi doce meses de uso?

Vivimos en una sociedad engullida por y dominada por el binomio iPhone – Android, lo que resta opciones a los otros sistemas operativos de cara a competir cara a cara y con la misma igualdad como “herramientas de combate”. Pero Apple y Google lo han sabido hacer bien, han reaccionado con celeridad, con inteligencia y maestría, y a su debido tiempo, que es lo que importa realmente.

Pero hablemos de mi experiencia con el BlackBerry Passport, en mi opinión incluso todavía hoy uno de los mejores Smartphones del momento. ¿Te has sentido alguna vez un bicho raro? Cuando asisto a conferencias de prensa, a eventos, o me muevo en círculos “Geek”, mostrar el Passport al resto de periodistas o especialistas de producto genera esa reacción de sorpresa, incredulidad e incluso indiferencia. Parece que solamente Albert Cuesta, compañero del diario Ara, es el único que me comprende. Qué le vamos a hacer, es lo que tiene pensar diferente. ¿No? Aunque, también es cierto, yo juego con una ventaja adicional: puedo disponer en cualquier momento de un Smartphone con Android en caso de necesitar algo específico, y agarrar mi Lumia 1020 con cámara de 41MP para tomar fotografías espectaculares en mis vacaciones o días libres.

Durante este último año he encontrado y hablado con variedad de tipo de usuario de móvil, y me ha impactado el hecho de que profesionales y ejecutivos confíen más en un Smartphone diseñado y pensado para el entretenimiento antes que en uno diseñado y pensado para afrontar la productividad laboral. ¿Cómo puede ser? También me cuesta creer que periodistas y otros profesionales, que están manejando continuamente correo electrónico, Twitter y mensajería instantánea, lleven en el bolsillo el último modelo de iPhone o el producto más premium de Samsung: será que lo utilizan básicamente para llamar, o para presumir, o para consumir contenido digital.

En mi opinión, un error en el que caen algunas empresas es en el pretender utilizar como dispositivo corporativo un Microsoft Lumia o un Samsung Galaxy de bajas prestaciones: siempre serán más avanzados que las antiguas Curve 9300, pero mucho menos veloces a la hora de manejar el correo electrónico, primordial en la actividad de muchos profesionales.

No soy de aquellos usuarios que se dejan llevar por las modas, aunque sí pueda subirme al carro durante unos días como probador de producto. Me gusta ser diferente, llevar y disfrutar de dispositivos que no estén al alcance de todos. Hace años tenía gracia tener un iPhone, entre 2007 y 2008 me refiero, pero ahora lo cool está en tener en el bolsillo el BlackBerry Passport. ¿Dices que no cabe? ¿Crees que es grande? ¿Opinas que no está al día? Permite que te diga que yo no lo creo así, y quien ha manejado durante un tiempo el teléfono sabe de lo que estoy hablando.

El nivel de acabados del Passport es simplemente sensacional, ya sea por el acero industrial utilizado en el perfil del cuerpo del teléfono; por la increíble comodidad al ver contenidos en exteriores, incluso con el Sol brillando a todo pulmón sobre nuestras cabezas;  o por la magia que desprende el teclado QWERTY físico, cuya comodidad es tal que el teclado de mi PC lo tengo abandonado cuando necesito contestar un e-mail.

Podría presumir de conocer bien y a fondo la mayoría de Smartphones del mercado, y podría defender a capa y espada, sin temblarme el pulso, las razones por las que comprar un Passport antes que cualquier otro terminal. Por otra parte, resulta evidente que antes hay que saber a ciencia cierta que el teléfono de BlackBerry será el adecuado para el uso que tiene pensado darle la persona a su terminal.

Cuando abrí la caja, y vi por primera vez el Passport ante mí, disfrute de la misma sensación que me embargó el día que compré mi primer terminal BlackBerry, el Bold 9000 (en 2008). Una mezcla de ilusión, expectación y emoción. Tenía ante mí una joya, un cambio radical de la marca en cuanto a idea de producto, sobretodo a nivel conceptual. ¿Alguien duda que lanzar un terminal casi cuadrado no es un riesgo evidente?  BlackBerry puso toda la carne en el asador y fue con todo, como si estuviera en un casino de Las Vegas y quisiera ganar la jugada decisiva de la noche. El Passport es el FULL de BlackBerry, la combinación ganadora para que el hombre/mujer de negocios tenga la herramienta de comunicación para empresa más sólida y efectiva. Así de simple.

Creo firmemente que BlackBerry no descuidó nada en el desarrollo de su producto estrella. Las especificaciones básicas hablan por si solas (hay que pensar en la situación del mercado a 31/10/2014):

  • Procesador Snapdragon 801 y 3GB de RAM
  • 32GB de memoria interna + tarjeta micro SD de hasta 128GB
  • Pantalla IPS LCD de 4,5″ y 1440 x 1440 pixeles de resolución
  • Batería de 3450mAh
  • Cámara de 13MP con apertura F2.o y estabilizador óptico de imagen (OIS)

BlackBerry se atrevió con un diseño distinto e impactante, y fue radical en la mejora de producto respecto a lo visto hasta aquel día con productos que le precedieron.

Qué es lo que me ha aportado el BlackBerry Passport

El Passport es un producto excepcional, hasta el punto que creo el listón para un nuevo buque insignia se ha puesto muy alto dentro de la propia marca. El teléfono me ha aportado toda una serie de cosas que, por desgracia, otros productos no han terminado nunca de satisfacerme al 100%:

  • Comodidad al redactar. Me puedes tachar de anticuado, pero utilizar un teclado físico como el del Passport es una bendición. Twitter, WhatsApp, correo electrónico, edición de documentos… Son toda una serie de actividades que, para mí, son más manejables con un buen teclado físico. Puedo incluso evitar activar la corrección automática de palabras o no mirar la pantalla al escribir. “La realidad supera la ficción”.
  • Contenidos vistos en exteriores. La pantalla del Passport, aunque la luz del Sol nos ciegue la vista a nosotros, mostrará los contenidos con una pasmosa claridad. De hecho, nunca me he visto con la necesidad de ajustar el brillo de pantalla, cosa distinta con los terminales Android/Windows Phone evaluados durante el año. Para mí, una gran virtud.
  • Sin miedo a quedarme sin energíaEs uno de los desafíos de las marcas en la actualidad, el que los Smartphones no se queden sin energía antes de lo deseado. Antaño la autonomía rondaba los 5 o 6 días, mientras que hoy, con suerte, conseguimos estirar la autonomía del teléfono más allá de un día. La pantalla, y el que el teléfono tenga un gran protagonismo en nuestras vidas, ha hecho que la autonomía sea un problema que muchos quieren franquear con baterías externas. El Passport es el dispositivo con mejores valores en autonomía, sino el mejor, y la batería integrada de 3450mAh es la gran responsable de dicha consecución. Ahora puedo ir tranquilo a un evento, hacer un uso intensivo del terminal, y llegar al final del día sin problema. ¿Puedes creer que aún teniendo un 0% de batería aún puedo Twittear o mandar e-mails durante más o menos quince minutos adicionales.
  • Distinción. Este es un producto distinguido y elegante, aunque algunos se empeñen en decir que es un “tocho” o incluso se atrevan a sugerir que es feo. ¿Qué opinarían si en vez de llevar BlackBerry 10 corriera con Android? Muchos se retractarían de sus comentarios, estoy seguro. También creo que el poseer un producto poco visto en el mercado le confiere un valor único, y reconozco que eso es un gran extra. No me gusta ser un eSheep, la verdad.

Cuando uno compra un Smartphone debe hacer un ejercicio de reflexión, valorando qué alternativa le conviene más acorde a las funciones que acometerá el producto en el día a día. No hay que equivocarse pretendiendo justificar que todos los teléfonos de gama alta o el producto más vendido son igual de válidos para todo el mundo. No hay que dejarse llevar tanto por las emociones, sino por un pensamiento racional de cuál va a ser el lugar que ocupe el teléfono en la vida de cada uno.

passport_post2

Durante este último año, el BlackBerry Passport no me ha fallado en todo aquello que pretendí que acometiera al utilizarlo tanto como teléfono personal como dispositivo de comunicaciones para mi actividad diaria como especialista/analista de tecnología.

El teléfono ha tenido un comportamiento impecable, ya no solamente en lo relativo a calidad de audio en llamadas o en la efectiva sincronización de la cuenta de correo electrónico, sino también a la hora de utilizarlo para explorar páginas web, tomar fotografías o estar en contacto con la audiencia de alexistechblog.com / marcCEcases Tecnología a través de las redes sociales.

¿Un teléfono BlackBerry capaz de garantizar calidad de imagen al capturar experiencias? El Passport poco tiene que ver con los Smartphones con BlackBerry 7 OS e incluso supera con creces al Z10, Q10 o el mismísimo Classic. El sensor de 13MP, la calidad de la óptica y el estabilizador juegan un papel clave a la hora de proporcionar unos sorprendentes resultados. ¿Quieres comprobarlo por ti mismo? En el siguiente enlace encontrarás algunas muestras tomadas durante el pasado Gartner ITxpo 2014, https://flic.kr/s/aHsk5uUwdn. Por cierto, también se puede grabar video en FULL HD a 60 fotogramas por segundo.

Los adictos a las redes sociales, y no incluyo a LinkedIn (es una red profesional), no tendrán ninguna razón para desconfiar del teléfono de BlackBerry. No ha habido nada que necesitara a la hora de manejarme con Facebook o Twitter, e incluso no he tenido que renunciar a Instagram, que me ha funcionado muy bien. ¿Sabías que el Passport tiene un ajuste en la aplicación de cámara para directamente tomar capturas a 1:1 de ratio de imagen. ¡Perfecto para luego subirlas a Instagram! Lo que sí reconozco es que, por incompatibilidad con los servicios de Google (al menos de forma nativa), no he tenido la oportunidad de contar con Google +.

BlackBerry 10 es un gran sistema operativo, el que se merecía tener la compañía canadiense para ser competitiva en los exigentes mercados dominados por Android e IOS. Cosa bien distinta es que llegara tarde y no haya calado como se esperaba entre el público. ¿Qué es lo que se extraña de BB10 cuando uno se ve obligado a aparcar su dispositivo durante las pruebas de otros productos? BlackBerry Hub, el lugar donde convergen todas las cuentas sincronizadas, ya sean de Facebook, LinkedIn, Hotmail, WhatsApp….

BlackBerry Hub es más que una lista vertical de bandejas de entrada. Siendo propietario de un Smartphone con Android e IOS, o Windows Phone, ¿Te imaginas poder fácilmente acceder a los mensajes de cualquier cuenta con un sólo gesto y sin necesidad de abrir la aplicación correspondiente? “El Hub” cuenta también con una bandeja única en la que mezclar todos los mensajes, para quienes necesiten ver todo el global y discriminar por tiempo de llegada de la comunicación: también está “Priority Hub”, para priorizar mensajes. ¿Necesitas contestar un mensaje de LinkedIn o de Facebook? No hace falta que abras las aplicaciones dedicadas, la inmediatez que ofrece BlackBerry Hub no lo tiene ninguna otra plataforma.

No solamente los profesionales necesitan calidad en las comunicaciones por voz, en el terreno personal se debe exigir también claridad para estar en contacto con nuestros amigos, familia o conocidos. BlackBerry es un auténtico especialista desde tiempos inmemoriales. De hecho, una de las aplicaciones que utilizo de forma regular es Parrot, que me permite grabar notas de voz en formato WAV con sonido de buenísima calidad.

Qué es lo que he echado en falta con el BlackBerry Passport

Todavía no me he encontrado con un Smartphone perfecto al 100%. ¿Existe? No lo creo, pero el Passport se aproxima mucho a mí 100%. Realmente no he echado en falta tantas cosas, que de hecho tienen más que ver con el software que con el hardware.

BlackBerry 10 tiene un importante lag en aplicaciones, desde el punto de vista del consumidor de productos destinados al entretenimiento. ¿A quien va dirigido el Passport? Aunque sea una herramienta profesional de primer orden, también se entiende se empleará fuera del ámbito laboral con el fin de acometer una funcionalidad de puro ocio.

  •  Servicios de Google. Si tengo Google Plus en un Smartphone, la utilizo. Si no puedo utilizarla, puedo vivir sin dicha aplicación. No tener los servicios de Google en el Passport no permite disfrutar de ciertas aplicaciones que, para muchos, pueden resultar básicas. Es el gran lag de BlackBerry, el no haber abierto la compatibilidad con Android al 100%.
  • Compatibilidad de aplicaciones Android. Utilizo un par o tres de aplicaciones de Android de forma regular en mi Passport, es decir, Instagram, Candy Crush y Spotify. Pero la realidad es que, por desgracia, no todas las aplicaciones que he probado, que no son pocas, han funcionado correctamente en el teléfono, o incluso algunas se han negado a iniciarse. Revelar que una plataforma es compatible con Android y que luego una aplicación de primer orden no funcione… resquebraja la credibilidad. ¿No crees?
  • Una aplicación de música con ecualizador multibanda, y control específico para potenciar el BASS, es lo que me gustaría que BlackBerry se animará a implementar. No todos los auriculares son iguales, y creo es importante balancear el sonido para optimizar la buena percepción de las frecuencias en su conjunto.

El día que BlackBerry decidió abrir el RunTime de Android, y permitir que el usuario pudiera instalar aplicaciones en formato APK, ese fue el día en el que me levanté, aplaudí, y acto seguido comencé a mandar apps desde mi terminal con Android a través de Bluetooth. Conozco un desarrollador BlackBerry que estaba en contra de ello, y razón no le falta si atendemos a una mera cuestión de seguridad e integridad del sistema operativo. Pero para el usuario corriente, instalar una APK desde un archivo o mediante la tienda de aplicaciones de Amazon, resuelve muchos quebraderos de cabeza y facilita enormemente el proceso. ¿A caso uno está obligado a saber como practicar un Side Load con ficheros .bar y manejando comandos con el “terminal” de Windows? No es difícil una vez se sabe como hacerlo, pero encuentro que es innecesario.

Pero como he puntualizado antes, la falta de compatibilidad al 100% con aplicaciones de Android es algo que todo usuario espera, sobretodo si se migra de un producto con sistema operativo de Google y se está acostumbrado a instalar todo tipo de apps y juegos. Obviamente, el que utiliza un teléfono para el trabajo lo considerará de relativa importancia.

En realidad este apartado no tiene mucho más, no considero que el Passport tenga desventaja alguna más allá de las cuestiones relativas a la compatibilidad con aplicaciones de Google o el no tener una BlackBerry World repleta de opciones que atraigan al paladar del usuario de a pie. 

El día a día

Un ajuste de software del que saco provecho en mi BlackBerry Passport es el de poder asignar un color y un tono específico para un determinado tipo de notificación. ¿Hay alguna plataforma móvil que permita tal grado de personalización? No en realidad. Sé que cuando el LED se ilumina en azul tengo un nuevo WhatsApp en la bandeja y que sí es rojo me ha llegado un e-mail de mi cuenta personal. Distinguir las notificaciones por el color es una buena forma de conocer qué hay pendiente por contestar y, por tanto, puedo decidir atender a ello en ese preciso instante o dejarlo para más tarde. Por cierto, la intensidad de la luz es tal que no es difícil darse cuenta de si brilla o no.

passport_post

Al sostener el teléfono en la mano, o al ver el formato a simple vista, muchos dudan de que el teléfono sea cómodo de sostener o de alojar en el bolsillo de un pantalón. A ver, ¿Crees que BlackBerry no ha considerado a conciencia la movilidad del dispositivo? Cabe perfectamente en el bolsillo interior de la chaqueta o en el bolsillo lateral de los vaqueros y, al menos yo, lo llevo con toda la comodidad del mundo si no tiene funda o carcasa que aumente las dimensiones o grosor propios del dispositivo. Para viajar, en muchas ocasiones, me llevo la funda de Noreve, por mucho que convierta a mi estilizado Passport en un billetero repleto de tarjetas. La protección cuenta mucho en determinados desplazamientos.

El Passport es versátil, mi joya personal para exprimir mis necesidades diarias. No todo es trabajo, a veces simplemente quiero disfrutar del entretenimiento viendo un capítulo de una serie de televisión. Para esto tengo instalada la aplicación VLC. Aunque una de mis actividades diarias consiste en disfrutar de no menos de una hora de reproducción de música. Para ello tengo variedad de auriculares de gran calidad que, en diseño y prestaciones, lucen en sintonía con mi teléfono BlackBerry.

A fecha de este artículo estoy actualizando mis conocimientos en materia financiera y, como complemento del PlayBook para el repaso de conceptos con libros PDF, utilizo también el Passport como calculadora científica. Nunca antes habría imaginado que me fuera de utilidad en este sentido. Siempre hay algo nuevo que descubrir. ¿No crees?

Ya lo he dicho anteriormente, pero me gustaría recalcarlo ahora debido a su gran importancia: la tranquilidad de saber que llegaré al final del día con autonomía de sobra es algo de valor incalculable. ¿Tengo que asistir a un evento y en el voy a estar a obligado a incrementar la intensidad de uso de mi Smartphone? Si hay mucha fotografía de por medio se incrementará el consumo energético, así que, como medida de previsión, siempre llevo en la recámara una batería externa. Esto último no lo llevo conmigo de forma habitual, sino más bien de forma excepcional, fuera de las condiciones habituales de uso de mi teléfono.

¿Utilizas una smartband para medir la actividad diaria? Yo sí, una Huawei/Honor AF500, cuya información puedo sincronizar con la aplicación Huawei Wear instalada en BlackBerry 10 mediante APK. El teléfono me detecta el accesorio y luego simplemente tengo que volcar los datos al abrir la app. Me gusta saber cuál es la intensidad de mi actividad diaria, cuanto tiempo me muevo o estoy estático, y la distancia que recorro cuando estoy fuera de la oficina. Y por la mañana, de forma sutil, unas leves vibraciones en la muñeca me indican que es hora de levantarme e iniciar la jornada de trabajo.

Estos últimos 12 meses han pasado por mis manos productos increíbles, técnicamente muy avanzados, aquellos que amantes y fans de la tecnología querrían tener consigo. Pero, para ser sincero, por el momento el BlackBerry Passport es el que mayor grado de satisfacción me ha proporcionado en el global de sus funciones. ¿Cuál fue el slogan de Apple hace un tiempo? “Think different”. Y así lo cumplo.

¿Cuál será mi próximo reto con terminales BlackBerry? Me gustaría poder ver y tener un Smartphone con teclado deslizante y pantalla más grande,  y espero pronto ver realidad el relevo generacional del BlackBerry Torch.

BlackBerry 10 tiene mucho que decir, nada que demostrar, y mucho que aportar. ¿Necesitas tu Smartphone para trabajar o para jugar? Si es lo primero, déjame que te dé un consejo. Compra un BlackBerry Passport.

A continuación tienes algunos contenidos adicionales que pueden interesarte: