Smartphones BlackBerry: ¿Se está perdiendo el Norte?

blackberry_p

Mi primer Smartphone BlackBerry, el Bold 9000, lo compré en 2008: mi último y flamante dispositivo de la compañía, el Passport, lo adquirí en Octubre de 2014. Han sido más de seis años viendo como evolucionaba el hardware de la reputada Research In Motion (RIM), aunque también he sido testigo de algo inevitable: la pérdida de cuota de mercado en ventas en todo el mundo, pasándose de un 19,9% en 2009 a un 0,6% en 2014.  ¿Qué le ha sucedido a BlackBerry? ¿Ha impulsado y dirigido una estrategia de marketing, comunicación, ventas y tecnológica errónea? Parece que es un combinado de todas ellas.

Creo que, todavía hoy, soy de los pocos que defienden a capa y espada los buenos productos de BlackBerry, aunque no puedo evitar guillotinar los lanzamientos de producto que no tienen sentido alguno. Yo soy consciente, aunque la mayoría de lectores no, de que el negocio más importante para la compañía canadiense se encuentra más allá de los terminales móviles, es decir, en las patentes y en los servicios a empresas como BlackBerry Enterprise Server (BES). Sin embargo, no tiene mucho sentido para mí la estrategia de negocio pensada entorno al desarrollo y lanzamiento de Smartphones, sobretodo desde el punto de vista del precio.

¿Cuáles son las claves de la pérdida de atractivo hacia los teléfonos BlackBerry?

  1. BlackBerry 10 llegó tarde. El sistema operativo es muy bueno, pero su llegada al mercado, en 2013, sería una apuesta tardía por la renovación. Deberíamos haber visto el Z10 y el Q10 en 2011, como muy tarde a mediados de ese mismo año.
  2. El precio del Z10, un colosal error en posicionamiento. Cuando trataron de justificarme que el precio de lanzamiento del Z10, de más de 600€, se debía a lograr las primeras ventas con los fans de BlackBerry….me quedé más que estupefacto. Terminales con las mimas prestaciones,  o incluso más convincentes, de marcas más populares y precio entre un 35% y un 50% más baratos, contribuyeron a preparar la propia tumba del primer Smartphone con BlackBerry 10.
  3. El Q10 llegaría con 6 meses adicionales de retraso. Tuve el privilegio de contribuir a la campaña informativa sobre el Z10 en centros comerciales de mi ciudad, y la gran mayoría de los que se acercaron al stand venían con la idea de encontrar o informarse a cerca del Q10, teléfono con pantalla táctil y teclado físico. En otras palabras, un producto 100% táctil no se identificaba con las necesidades o requerimientos del público, especialmente el usuario autónomo o ejecutivo de una gran empresa.
  4. Pésima campaña de comunicación, comercial y estrategia de marketing. ¿Cómo se puede lanzar un gran producto y que el grueso del público siga creyendo que BlackBerry 10 es igual a BlackBerry 7? Que un sistema operativo moderno, avanzado y competitivo sea comparado con uno desfasado, lento y limitado… es una de las peores noticias para quien trata de vender el “hardware” en el que se instala. Sin inversión económica y sin un agresivo plan comercial y de comunicación, el gran anuncio del flamante sistema operativo BB10 quedaría a la altura de una simple actualización de Android o Windows Phone. Un gran avance en software que tuvo un eco irrelevante entre el público potencial.  Además, las tiendas especializadas, incluyendo las tiendas de operadoras de todo el mundo, parecían más centradas en fomentar la venta de productos más atractivos para el comprador. ¿Qué puede generar una venta más rápida y garantizada? Tratar de vender un Samsung Galaxy S4 o Galaxy S3, un iPhone o un LG G2.
  5. La entrada de Android y los iPhone en el terreno empresarial. BlackBerry no tenía garantizada la posición en el mundo de la empresa, y eso se ha acabado comprobando con el paso de los años. Los iPhone y los terminales Android han acabado utilizándose como herramientas empresariales, por mucho que se trate de maquillar el protagonismo de BlackBerry con ventas de miles de dispositivos a compañías de gran renombre. Además, el BYOD ha contribuido negativamente a las ventas de móviles BlackBerry pues la popularización de Android ha superado todas las expectativas: a finales de 2014, el sistema operativo de Google ya ostentaba el 80,7% de las ventas de Smartphones en todos el mundo, mientras que los iPhone se posicionaban en segundo lugar con un 15,4%.
  6. BlackBerry 10 iba a ser compatible con aplicaciones Android. Ya se estuvo hablando de ello con el PlayBook, y cuando se hizo realidad en BlackBerry 10 las expectativas no superaron la realidad, incluso cuando se habilitó la libre instalación de archivos APK con BlackBerry 10.3. La realidad no superó la ficción, muchas de las aplicaciones no funcionaban, otras lo hacían lentamente, y aquellas clave como Instagram no terminaban de proporcionar una experiencia suficientemente satisfactoria. Si BlackBerry 10 hubiera sido un sistema 100% compatible con apps y juegos de Android, y se hubiera empleado como argumento comercial, quizás hoy el market share de los terminales BlackBerry sería superior.

Si la estrategia de producto sigue el actual curso, el negocio de móviles BlackBerry está abocado al fracaso. ¿Se puede caer más bajo que un 0,6% de cuota de mercado global? El teléfono BlackBerry se está encaminando hacia un producto “nicho”, un producto muy específico para un perfil de público muy concreto. ¿Es lo que le interesa a la compañía? ¿Es lo que está en mente de quienes diseñan dispositivos como el Classic, Passport o Leap? ¿Puede una cuota de mercado ínfima compensar la inversión en recursos?

Hablemos ahora del Leap, el último terminal anunciado por la compañía canadiense. El precio de mercado, 289 euros, está dentro de los límites de lo razonable sino fuera por que algunas de las prestaciones son inferiores a cualquier terminal de gama media con precio igual o inferior:

  • Pantalla HD de 5″. Es indiscutible, la del Leap es mejor que la de la competencia, al menos en visualización en exteriores.
  • Procesador de doble núcleo a 1,5GHz de Qualcomm. Error descomunal. ¿Qué pensará el comprador potencial cuando lea sobre esta característica? Es uno de los factores clave a la hora de comprar un nuevo dispositivo. La competencia está empleando procesadores de 8 núcleos con arquitectura de 64-bits.
  • RAM y Memoria interna. 2GB de RAM y 16GB de memoria interna a ampliar con capacidad de almacenamiento. Lo habitual en productos de Sony, HTC, LG o Samsung.
  • Cámara posterior de 8MP y frontal de 2MP. Aunque en la gama media ya se utilizan cámaras de 13MP, la solución de BlackBerry tiene un pase, pero en absoluto una resolución de 2MP para la cámara frontal: otros terminales se mueven entre los 5MP y los 8MP. La ola “Selfie” se ha consolidado.
  • 4G y batería de 2800 mAh. Dentro de la línea de lo que ofrecen el resto de marcas con sus productos con Android y Windows Phone.
  • Tienda de aplicaciones. Por mucho que esté instalada la tienda de apps de Amazon, BlackBerry tiene un serio problema con la disponibilidad de apps y juegos nativos, y también con el buen funcionamiento de aplicaciones propias de Android, que no terminan de funcionar correctamente en BlackBerry 10. Obviamente, este punto debe considerarse desde el punto de vista del usuario corriente que busca un producto para comunicarse y divertirse, y no para uso profesional.

Sin embargo, el gran enemigo del Leap es el Leap en sí mismo. ¿Por qué? En mi opinión, y en la de muchos con los que he hablado, que BlackBerry siga produciendo terminales 100% táctiles no tiene sentido alguno en el actual posicionamiento de la marca en los mercados. Es tan sencillo como asegurar que ningún producto BlackBerry 100% táctil puede competir con un producto 100% táctil de Sony, Huawei, ZTE, LG, HTC, Samsung, Microsoft, Alcatel OneTouch…. etc etc. 

¿Dónde reside la actual ventaja competitiva para BlackBerry? En diseñar productos híbridos que combinen pantalla táctil y teclado físico. Ahí está la clave y donde deben destinarse los recursos de la compañía. Terminales como el Passport o el Classic tendrán infinitamente mejor acogida que un Z30 o Leap, y las ventas han demostrado que es así.

passport_hardshell_3

Cuando un usuario corriente piensa en un producto para navegar por Internet, comunicarse en redes sociales, tomar fotografías y colgarlas después en Instagram, jugar o ver vídeos, lo primero que vendrá a la mente será comprar un terminal con Android: luego, según el precio y atractivo del producto, se elegirá entre un buen abanico de opciones y de marcas.

Cuando un usuario de empresa piensa en renovar su Smartphone, creo sinceramente debería pensar en BlackBerry, concretamente en adquirir un Passport o un Classic, siempre y cuando sus necesidades fueran las siguientes: autonomía de batería, cobertura de red y calidad de señal, buena pantalla para visualizar en exteriores, y cómodo teclado físico para lidiar con un buen número de mensajes diarios o editar documentos sobre la marcha.

El nuevo hito de BlackBerry no estará en lanzar un producto con pantalla curva, con procesador de 10 núcleos, con pantalla extra grande, o con precio súper competitivo, sino que lo importante sería anunciar un nueva generación para substituir al BlackBerry Torch 9810:

  • Pantalla HD de 4,5″ con teclado deslizante vertical o pantalla FULL HD de 5″ con teclado deslizante horizontal
  • Procesador de 8 núcleos de Qualcomm (Snapdragon 615 o Snapdragon 808) o MediaTek de última generación (MT6753)
  • Cámara de 13MP o 20,8MP, con sensor Sony IMX214 o IMX220
  • Cámara frontal de 5MP
  • 16GB de memoria interna + micro SD de hasta 128GB
  • Batería no inferior a 3000mAh, preferiblemente extraíble
  • Sistema de teclado como el del Passport, y abandonando las teclas físicas del Classic

Por otro lado, y para finalizar este artículo, me gustaría dedicar unas líneas al BlackBerry PlayBook, dispositivo que sigo teniendo pero que, por desgracia, no obtuvo la prometida actualización a BlackBerry 10, otro de los desafortunados errores de la compañía: no se puede prometer, generar ventas en base a ello, y luego comentar con boca pequeña que no se llevará a buen puerto la promesa ratificada en innumerables ocasiones.

¿Qué sucedió realmente con el PlayBook? Este dispositivo se anunció en Septiembre de 2010, pero su llegada al mercado, al menos en España, no tuvo lugar hasta 9 meses después. Un mal comienzo para un producto que se dejó morir y que no se renovó tecnológicamente.

En 2010, el PlayBook fue un prometedor tablet, con buen hardware, excelentes acabados y un prometedor sistema operativo basado en QNX. De hecho, el PlayBook sería el banco de pruebas “real” para el Z10 y Q10 lanzados dos años después (una eternidad en telefonía móvil). Pero la marca canadiense no supo, o no pudo, rentabilizar y mejorar el PlayBook, del que ya en su día se criticó el nombre.

¿Qué oportunidad brindaba el PlayBook? Podía haberse erigido como una competencia directa del iPad si se hubiera lanzado una mejorada generación seis meses o un año después, y hubiera sido clave el haber renovado sustancialmente BlackBerry Tablet OS para asemejarse a lo que hoy representa BlackBerry 10: lo que comentaba, 2 años de retraso imperdonables. Con el lanzamiento del PayBook, RIM debería haber apostado fuerte por QNX y en 2011 lanzar el primer Smartphone con ese software.

¿Te imaginas un Tablet de 2015 con BlackBerry 10? Yo sí, la verdad, y sería una acertada herramienta para los usuarios profesionales, incluso sin importar que se poseyera un terminal con Android o iPhone.

De hecho, creo firmemente que BlackBerry debería centrarse exclusivamente en lanzar dos teléfonos por año y embarcarse en la aventura de un BlackBerry T8 (tablet con pantalla de 8″):

  • Un Smartphone con precio de mercado entorno a los 250-300 euros. Asequible y dentro de la gama media, dirigido a autónomos y empleados de medianas y grandes empresas.
  • Un Smartphone con precio de mercado entorno a los 500€. Destinado a cumplir sobretodo las exigencias de directivos y empleados de alto rango.
  • Un Tablet con pantalla de 8″ con precio de mercado entorno a los 250-300€, que pudiera encajar con cualquier tipo de usuario.

¿Tiene futuro BlackBerry en el terreno de los Smartphones? Si a Microsoft le está costando relanzar Windows Phone tras adquirir el negocio de móviles de Nokia, es lógico pensar que la compañía canadiense lo tiene bastante crudo si sigue paseando despreocupadamente por una senda tortuosa y sin horizonte que alcanzar.

En mi opinión, la directiva de BlackBerry debería encerrarse y realizar un laborioso ejercicio de reflexión.  No hay que tratar de captar la atención con productos “descafeinados”, sino apostar el todo por el todo por productos al estilo Passport y Classic, la única vía para diferenciarse del resto de marcas. ¡Ah! Y no olvidemos que el precio no debería acercarse a los productos con los que se quiere competir, sino estar significativamente por debajo: al menos por ahora, la estrategia comercial debería encaminarse a un mayor volumen de ventas y menor margen. Creo sinceramente que BlackBerry no puede adoptar una imagen de “producto caro e inalcanzable”, sino de “producto bueno y precio razonable”.

¿Qué podemos esperar de BlackBerry en 2015? Quien sabe, pero espero que no sea un producto 100% táctil y al precio de un LG G4 o Samsung Galaxy S6 Edge.