bq Aquaris E4.5 Ubuntu Edition, Toma de contacto

¿Buscas un smartphone que no traiga Android, Windows Phone o IOS? En ese caso te podrías atrever con el bq Aquaris E4.5 Ubuntu Edition que, tal como se lee en el nombre del producto, trae sistema operativo Ubuntu.

Desde que se anunciara la adaptación a móviles del sistema operativo Linux de Canonical, tuve la curiosidad y las ganas de comprobar por mí mismo hasta donde podría llegar la nueva plataforma de cara a hacer frente al producto líder en el mercado de la telefonía, Android.

Primeros Pasos

En el paquete de venta únicamente encontraremos el terminal en sí, un cargador con cable de datos desmontable y la documentación oportuna para adentrarnos en las desconocidas características y forma de operar de Ubuntu.

Desde el punto de vista del diseño, este smartphone trae cristal DragonTrail para proteger la cara frontal, lo cual contrasta con el plástico empleado para cubrir y formar el resto del cuerpo del terminal, con superficie totalmente lisa. Al tacto he podido comprobar que el marco se ve más duro, y aparentemente más resistente.

En la cara frontal destacará la pantalla de 4.5″ con resolución de 960×540 pixeles, y un LED delantero para notificaciones. No te extrañe si no ves botones táctiles en el margen inferior o en la interfaz de usuario, pues esa no es la forma de operar de Ubuntu, el sistema operativo de celular.

El Aquaris E4.5 Ubuntu Edition no cuenta con cubierta trasera extraíble, lo cual hace imposible acceder a la batería integrada de 2150mAh. Pero, desde el lado superior, sí se podrá acceder al compartimento para la tarjeta de memoria micro SD.

En el lado izquierdo se encuentra el acceso para insertar y utilizar dos tarjetas micro SIM, sean del mismo operador o de operadores diferentes. ¿Tienes una tarjeta personal y otra de empresa? ¿O una tarjeta de tu lugar de residencia habitual y otra del país en el que trabajas temporalmente?

El terminal toma como base las prestaciones del Aquaris E4.5 con Android, incluyendo estas otras características técnicas: pantalla IPS, 123 gramos de peso, 8GB de memoria iterna y 1GB de RAM, procesador MediaTek de 4 núcleos a 1,3Ghz, conectividad Bluetooth y Wi-Fi, cámara trasera de 8MP y cámara delantera de 5MP.

Entrada en la interfaz

La interfaz de usuario de Ubuntu no nos recordará a ningún sistema operativo conocido, ya sea por la estructura o por la forma de operar con el terminal. ¿Resulta complicado aprender los nuevos atajos y gestos? En absoluto, tras unos minutos ya habremos podido asimilar las diferencias respecto a plataformas como Android, IOS o Windows Phone.

Deslizando el desde el marco izquierdo hacia la derecha se accede a un menú con aplicaciones habituales, o aplicaciones que están corriendo en segundo plano, además de poder escapar de una aplicación y volver a los “scopes” de la pantalla de inicio. ¿Qué es un scope? Tan sencillo como un escritorio donde se presenta información relativa a una aplicación o servicio en línea: se podría comparar con los widgets de Android. 

Deslizando el dedo desde el marco de la derecha hacia la izquierda, el usuario podrá cambiar entre dos aplicaciones o acceder a una vista general de todas las apps activas: esto dependerá del recorrido del gesto.

Al deslizar el dedo desde el marco superior hacia el centro de la pantalla se accede a escritorios con los principales ajustes del sistema. Pero no al estilo de Android o Windows Phone, es decir, no es un simple acceso directo para activar o desactivar una función concreta. Por ejemplo, con Bluetooth podríamos buscar dispositivos y configurar el emparejamiento.

Al iniciar Ubuntu por primera deberemos activar un sistema de bloqueo para acceder a la interfaz de usuario, aunque luego esto se puede desactivar fácilmente. ¿Qué tiene de especial la pantalla de bloqueo? Pulsando dos veces sobre el el círculo de actividad se puede consultar lo que se ha hecho con el terminal a lo largo del día: número de canciones reproducidas, llamadas recibidas, fotografías realizadas… etc.

Las aplicaciones y lo básico

Este artículo lo he redactado tres días después de preparar el unboxing video, y hasta la fecha ya he podido dar cuenta de algunas carencias de la primera versión de Ubuntu para smartphones: la vaga sincronización de correo electrónico, el lag en tiempo a la hora de mostrar cierto tipo de contenidos, los ajustes disponibles en la aplicación de cámara, la disponibilidad y tipo de aplicaciones, la no posibilidad de crear un punto de acceso Wi-Fi para compartir Internet 3G con otros dispositivos, o el no poder compartir archivos a través de Bluetooth.

La función de cámara tiene un buen comportamiento, al igual que la reproducción de música y la reproducción de vídeos de YouTube, e incluso se puede mantener una conversación por voz con normalidad.

Por cierto, no busques las aplicaciones de WhatsApp o Skype, por el momento no están disponibles para la plataforma de Canonical.

Una de las cosas que me ha decepcionado ha sido que no existe una aplicación propiamente dicha para Gmail, Twitter o Facebook, obteniéndose un simple acceso a la página móvil. Una carencia importante de cara a las notificaciones asociadas a cada servicio.

Conclusiones

Este no es un análisis final del producto, pero todo parece indicar que la primera versión de Ubuntu para móviles está enfocada a usuarios que necesiten un teléfono móvil tipo feature phone, es decir, un teléfono móvil con funciones avanzadas.

Por desgracia, el punto fuerte de Ubuntu no serán las aplicaciones y los juegos, aunque se podrá reproducir música, tomar buenas fotos y vídeos, navegar por Internet, y acceder a los sitios móviles de las redes sociales.

Por el momento, Ubuntu para móviles no es comparable al rendimiento que ofrecen IOS, Android, Windows Phone o BlackBerry 10.