Apple Watch, ¿Por qué no deberías comprarlo? | alexistechblog

apple_wach

El esperado primer smartwatch de Apple, el Apple Watch, ya ha sido anunciado para goce y deleite de los incondicionales usuarios de iPhone. ¿Es oro todo lo que reluce? Depende de lo que quieras gastarte. ¿Tienes 10.000 dólares para comprar el Watch Edition con caja en oro rosa de 18 quilates?

Nadie puede discutir que, viendo las imágenes y leyendo las interminables parrafadas de la página web de Apple, el reloj inteligente de la marca norteamericana parece ser una auténtica belleza cuidada con atención al más mínimo detalle.

¿Qué marca clama utilizar aluminio serie 7000, el mismo que se emplea en las bicicletas de competición? Dicho aluminio se utiliza para la caja de uno de los modelos de Apple Watch. ¿Quién presume de utilizar un proceso de fabricación en el que se calienta circonita hasta unos 1.450 °C durante más de 30 horas? Este tipo de cerámica se utiliza para la zona posterior del reloj. ¿Quien siente orgullo de emplear vidrio Ion-X, el material usado en las ventanas de los transbordadores espaciales y los trenes de alta velocidad? Formará parte del cristal delantero del Apple Watch Sport. Para esto último no me quiero dejar lo siguiente: en el proceso de fabricación se sumerge en una solución de sal de potasio fundida a unos 400 °C, donde se produce el intercambio iónico.

Parece increíble que Apple pierda tanto tiempo decorando las páginas dedicadas a sus nuevos relojes, con conceptos técnicos que muchos no entenderán o que a muchos no les importará. ¿Qué se nos quiere vender? ¿Un Smartwatch, una pieza de joyería, o un producto técnico? ¡Ah! El usuario sí perderá el tiempo leyendo y leyendo, como si nunca se fuera a acabar, y tratando de encontrar las características que sirvan de guía para comprar el producto: prestaciones del procesador, tamaño de la pantalla, capacidad de batería y memoria interna disponible. Las características básicas, para aquellos que quieran saltarse una tediosa lectura, se encuentran cuando uno se dirige a la tienda online y se inicia el proceso de compra. 

Ayer leía una replica en Twitter a uno de mis mensajes que decía lo siguiente: “¿Y si te sobra la pasta”? Esa pregunta se refería a si compraría el Apple Watch en caso de tener mucho dinero para gastar y no me importara realizar la inversión. La respuesta es fácil, ¿Por qué no? Si tuviera ingentes cantidades de billetes para gastar también compraría un Porsche o un Ferrari. ¿No es así? La cuestión reside en que no todo el mundo está dispuesto a desembolsar grandes sumas de dinero por un wearable, ya sea por que el producto es caro o por que simplemente un complemento tecnológico como un smatwatch no tiene sentido que cueste tanto como un Smartphone de gama media (Apple Watch Sport), un smartphone de gama alta (Apple Watch), o un coche de gama media (Apple Watch Edition)

1. El precio del Apple Watch y las alternativas

El Samsung Gear S ya me parece un producto caro (entorno a los 300€), aunque se podría aceptar por que trae conectividad 3G y puede utilizarse de forma autónoma. Pero, sinceramente, los precios del Apple Watch me parecen una tomadura de pelo, desproporcionados, desmesurados, inaccesibles, hinchados, inaceptables….

La razón debería conducir a un usuario “normal” de iPhone a comprar el Apple Watch Sport, el más barato, cuyo precio oscila entre los 349 y los 399 dólares. ¿Diferencias? El tamaño de la caja. ¿Quieres llevarte el mejor? Como quien se decide entre un iPhone 5S o iPhone 5c? Entonces hay que soltar como mínimo 549 y como máximo 1099 dólares para el Apple Watch, siendo el valor más alto debido a que el producto cuenta con acero inoxidable en negro espacial para la caja y el brazalete.

En otras palabras, entre el Apple Watch y el Apple Watch Sport, la diferencia mínima de precio de 200 dólares no se debe a cuestiones técnicas sino estéticas. ¿Razonable? Sí claro, pero recordemos que estamos hablando de un complemento tecnológico y que el precio iguala al de un Smartphone de gama alta, y según la calidad de acabados puede incluso superar el valor de un iPhone 6. 

Si has comprado recientemente un iPhone 6, el desembolso habrá sido de mínimo 699€ (649 dólares en USA). ¿Cuanto más estarías dispuesto a pagar para tener a juego un smartwatch? ¿349€ o 549€ (los precios que se esperan para Europa)? En cualquier caso, el conjunto superaría los 1000€ o incluso llegaría a los 1200€. ¿No te sientes escandalizado?

Hoy en día, los smartphones son dispositivos que se han consolidado como “necesarios e imprescindibles”, un producto que abarca un amplio abanico de necesidades diarias: fotografía, relaciones sociales, mantener abiertos varios de canales de comunicación, búsqueda de información en línea, entretenimiento, planificación… ¿Qué tiene de especial el smartwatch? Es un tipo de producto muy reciente que, en mi opinión, no es ni mucho menos imprescindible, sino todo lo contrario. Yo he probado varios modelos de LG, Sony, Samsung y Motorola, y aunque me han resultado útiles durante las pruebas, reconozco que no han despertado mi afán consumista. ¿Para qué sirve un reloj inteligente? Para recibir y gestionar notificaciones, contar pasos, manejar llamadas entrantes, actuar como despertador y cronómetro, controlar el reproductor de música del móvil…. y poca cosa más.

Así pues, si no es un producto imprescindible, y teniendo en cuenta las ventajas funcionales, ¿merece la pena desembolsar 349 o incluso 549 euros? Si uno se da un paseo por Amazon, las propuestas de la competencia son más sugerentes en precio: 199€ el Moto 360 de Motorola, 219€ el G Watch R de LG, o 203€ el SmartWatch 3 de Sony.

Pero, en mi opinión, no solo cuenta el precio de los relojes inteligentes de la competencia, sino también las prestaciones y precios de los teléfonos móviles que puedan ir a juego. ¿Cuanto cuesta un LG G3? Entorno a los 360€. ¿Y un Sony Xperia Z3? No llega a los 500€; ¿Y que puedo decir del Motorola Moto X 2014? No alcanza los 400€.

¿Cuanto debería pagar una persona que quiere un Smartphone y un Smartwatch basados en Android? Un mínimo de 619€, con el combinado de Motorola; y un máximo de 703€, con el combinado de Sony. A eso hay que añadir que los relojes mencionados son compatibles con cualquier teléfono con sistema operativo Android 4.4 o superior, así que no es necesario “casarse” con una sola marca. ¿No te convence tu nuevo móvil? ¿Tienes planificado comprar uno nuevo en poco tiempo? Eligiendo la plataforma Android se tiene un inmenso abanico de posibilidades, y eso cuenta mucho.

2. Las prestaciones de Apple Watch y la competencia

Tras leer detenidamente la información a cerca del Apple Watch, debe reconocerse que la compañía de Cupertino ha sabido marcar la diferencia implementando toda una serie de tecnologías que no se encontrarán en relojes como el Moto 360, el Smartwatch 3 o el G Watch R. ¿Cuáles son?

  • Sensor trasero para detectar el pulso, que usa fotodiodos y LED infrarrojos y de luz visible
  • Taptic Engine, que es un accionador lineal para producir una respuesta háptica
  • Tecnología Force Touch, para que la pantalla del reloj reaccione en función del nivel de presión.
  • Corona Digital, para practicar zoom en fotografías o simplemente desplazarse por un listado, o volver a la pantalla de inicio al pulsar sobre ella.
  • Tecnología Wi-Fi, no activada todavía en muchos relojes inteligentes

¿Son las anteriores tecnologías imprescindibles desde el punto de vista funcional? Sin duda alguna ayudarán a mejorar la experiencia, o al menos adaptarla, para que el usuario del Apple Watch maneje el dispositivo de forma distinta a un reloj inteligente basado en Android Wear. En otras palabras, si Apple quería que su reloj se utilizara de una forma única no había más remedio que implementar las tecnologías mencionadas. El usuario pagará por unas diferencias tecnológicas que, en realidad, no hubieran sido necesarias implementar si el Apple Watch se manejará con una simple pantalla táctil y botones laterales. 

Los últimos relojes que evalué fueron el Moto 360 y el G Watch R, en ambos casos obteniendo una experiencia excelente, con un manejo sencillo e intuitivo, y una respuesta de software y hardware impecable. ¿Se necesitaba más? ¿Hubieran ayudado en mayor medida las tecnologías incorporadas en el Apple Watch? No lo creo. ¿Para que quiero ver una fotografía en la pantalla circular de un reloj? ¿Por que quiero utilizar una “corona digital” para desplazarme por un mensaje o practicar zoom en una imagen? ¿Es necesaria la tecnología del sensor biométrico para contar con una más precisa medición de la frecuencia cardíaca?

Apple ha desplegado todo su ingenio y ha querido marcar la diferencia en detalles que, a mi modo de ver, hubieran sido prescindibles. Yo veo más comodidad en pulsar sobre la pantalla para desplazarse por un mensaje que emplear la corona digital. ¿Y tú? 

Por otro lado, me molesta mucho que una marca sea poco transparente y no revele datos básicos como la capacidad del procesador (Apple S1), la memoria interna disponible, o las características de la pantalla (¿tamaño? ¿Resolución?) No me extrañaría nada que el procesador del Apple Watch fuera de doble núcleo o un solo núcleo. Pero maticemos, aunque lo importante sea la experiencia, y será magnífica en el reloj de Apple, también cuenta que un usuario pague una importante cantidad de dinero a cambio de unas especificaciones de vanguardia.

¿Qué puede hacer el Apple Watch que un smartwatch basado en Android no pueda hacer? Atender llamadas, algo que un LG G Watch R, Moto 360 o SmartWatch 3 no pueden hacer al no tener altavoz integrado (aunque sí micrófono). ¿Imprescindible? No. ¿Algo más que merezca destacarse? En realidad no, salvando la funcionalidad que aporta la tecnología Wi-Fi.

apple_wach_prese

 

No creas que mi intención es tirar por tierra los esfuerzos de Apple, todo lo contrario, pero considero abusivo el elitismo que proclama la compañía con su reloj inteligente. Sé reconocer lo bueno, aunque no comparto la idea de Apple de otorgar a sus productos una imagen de elitismo incondicional. ¿Qué es lo que en realidad marca la diferencia entre el sistema operativo del Apple Watch y el de un reloj con Android Wear? Lo que se ve en la pantalla del dispositivo, el acceso a la información y a las aplicaciones, y como se organiza todo para que el usuario pueda exprimir las capacidades del producto. Es innegable, y basta con echar un vistazo a las imágenes, que la interfaz y la forma de presentarse de Watch OS es más atractiva y llamativa en comparación con la vista minimalista de la versión actual de Android Wear.

Pero la cuestión es: ¿Puede el Apple Watch marcar realmente la diferencia a nivel funcional con respecto a los otros relojes inteligentes del mercado? Yo no lo creo, e incluso el Samsung Galaxy Gear S sería capaz de ofrecer algo único y a un precio más acotado: gestión autónoma de llamadas y gestión de notificaciones gracias a la tecnología 3G incorporada.

3. El elitismo e inaccesibilidad que acompaña al Apple Watch

Aunque tengo un portátil MacBook,del que estoy muy satisfecho,  estoy en total desacuerdo con la política de Apple de inflar los precios de sus productos, transmitir una idea de “elitismo”, idear sistemas operativo inflexibles y cerrados, y abordar el mercado con aires de superioridad.

Apple no hace posible que la tecnología esté al alcance de todos, y el iPhone es una clara muestra de ello. ¿Quieres un Smartphone de precio razonable? Hay que buscar opciones con Android y Windows Phone. ¿Quieres un Smartwatch que cumpla con tus necesidades diarias o satisfaga a un capricho puntual? Te recomiendo echar un vistazo a las propuestas de LG, Sony o Motorola.

El Apple Watch es un producto elitista, y ya la relación precio-prestaciones lo indica y lo apoya. ¿549 dólares por la versión “estándar”? ¿Pagar no menos de 10.000 dólares por el Watch Edition? Creo que alguien ha perdido la cordura, aunque también es cierto que los jeques árabes, los magnates rusos del petróleo y los grandes de Wall Street estarán encantados de tener una “joya inteligente” acariciando la muñeca.

¿Cuál es el inconveniente que le veo al Apple Watch y que comparte con el Samsung Gear? Son productos diseñados para funcionar incondicionalmente con un smartphone exclusivo de la marca. Es decir, si en un año el usuario decide migrar a Android o Windows Phone, el Apple Watch deberá arrinconarse (al menos como reloj inteligente).

La ventaja competitiva en manos de los relojes con Android Wear es que el usuario puede cambiar de Smartphone Android sin miedo a que su smartwatch quede “obsoleto”. ¿Quieres cambiar de Samsung a Sony, de Sony a LG, o de LG a Motorola? Sin problemas, tu reloj siempre estará ahí para seguir sincronizando las notificaciones y alertas relativas a las aplicaciones instaladas en tu teléfono.

Muchos usuarios cambian de móvil al cabo de 1 año. ¿Por qué hacerlo también de smartwatch? El problema que le veo al iPhone es que sigue siendo el mismo dispositivo generación tras generación, con un aspecto casi calcado aunque con especificaciones mejoradas. “En la variedad está el gusto”, y Android es la única plataforma en ofrece un inmenso abanico de posibilidades. 

4. Conclusiones

El mundo ha quedado maravillado con el Apple Watch, y no voy a decir que a mí no me gusta, pero no es el smartwatch que compraría. ¿Por qué? Prefiero la libertad y flexibilidad que me ofrece un celular con Android, en muchos casos técnica y funcionalmente superior al iPhone 6: Galaxy S6, One M9, G Flex 2 o Moto X 2014. Por tanto, mi elección se encaminaría hacia un smartwatch con Android Wear, para que no deba preocuparme de elegir un único modelo de teléfono.

Y por supuesto, el precio. ¿Gastar más de la cuenta en un accesorio o complemento? Hay que tener el bolsillo repleto de billetes para dejarse 549€ en un reloj, por mucho que nos haga la vida más fácil. Al fin y al cabo, el reloj inteligente sigue siendo un “bien de lujo”, o en otras palabras, un mero capricho tan caro o incluso más que un Smartphone de gama alta.

La tecnología es cara, pero los precios no deben ser desproporcionados y sí razonables.