Samsung Galaxy S6 y Galaxy S6 Edge, una nueva definición de calidad

¿Qué crees que traen como mejora la nueva generación Galaxy S Series de Samsung? Los recién anunciados Galaxy S6 y Galaxy S6 Edge traen una nueva definición de calidad para la gama alta, para que el usuario no solo obtenga altas prestaciones en hardware sino que, además, pueda sentir ese efecto premium al tocar su dispositivo. 

Samsung ha dado un golpe de efecto con el Galaxy S6 y Galaxy S6 Edge, Smartphones que han sido presentados durante la celebración del Mobile World Congress 2015 de Barcelona. ¿Tenemos ante nosotros alguna mejora importante del buque insignia? Sin lugar a dudas. En mi opinión, la compañía coreana ha hecho los deberes y ha solventado bien algo que, desde hace tiempo, los usuarios de las Galaxy S Series andaban reclamando: mayor calidad en los acabados, con un look and feel más al estilo de productos como el iPhone o el One M Series.

En el propio stand de Samsung, ubicado en el Pabellón 3, he podido tomar contacto directo tanto con el Galaxy S6 como con el Galaxy S6 Edge, y cerciorarme bien de cuales son los cambios reales adoptados desde el punto de vista de diseño. Tanto la cara frontal como la cara trasera cuentan con cristal Gorilla Glass 4, mientras que el perfil tiene un acertado acabado metálico. Los dos terminales son bonitos y con una visible terminación premium. No solo se paga por los componentes electrónicos sino que también se justifica la calidad de los materiales empleados para la construcción del teléfono.

Por cierto, si quieres lucir el Galaxy S6 o el Galaxy S6 Edge, sería una lástima utilizar una funda o carcasa de protección. Los cambios de una generación a otra no se han quedado solo en la apariencia externa, sino que también han habido mejoras tecnológicas relevantes. ¿Quieres saber cuales son en mi opinión las principales?

Por fin, Samsung abandona el sistema de reconocimiento de huella dactilar que ha andado utilizando en terminales Galaxy S5 y Galaxy Note 4, adoptando un formato de lectura para el que basta con apoyar el dedo sobre el sensor. Ahora ya no habrá críticas posibles por parte de los consumidores y usuarios. Con el nuevo sistema de lectura se facilita el desbloqueo del Galaxy S6 y Galaxy S6 Edge al sujetarlo con una sola mano, haciendo más instantáneo el acceso a la interfaz de usuario.

Por otro lado, muchos de los que ya hayan leído sobre los nuevos Galaxy habrán quedado sorprendidos por el hecho de que la pantalla se mantiene en un tamaño 5,1″, y eso posiblemente haya generado algo de decepción teniendo en cuenta el rumbo que han seguido ciertos productos de la competencia. ¿Bueno o malo? A mi realmente me parece bien, aunque no hubiera estado mal adoptar un panel de 5,3″. La parte positiva, a parte del nuevo panel Super AMOLED, es que Samsung ha incrementado la resolución de pantalla hasta los 2560×1440 pixeles, proporcionándose así una mayor definición de imagen al visualizarse fotografías, páginas web o películas en micro-HD o uHD.

Entiendo perfectamente la estrategia de Samsung, que ya con el Galaxy Note 4 cubre las necesidades de aquellos usuarios que buscan pantallas extra grandes. 

La cámara trasera se mantiene en 16MP, aunque con apertura F1.9, pero se aumenta la resolución de la cámara frontal con un sensor de 5MP. ¿Qué hay del procesador? Se combinan dos procesadores de cuatro núcleos, aunque con velocidades de reloj distintas.

¿Es oro todo lo que reluce? Decir que el Galaxy S6 y Galaxy S6 Edge son perfectos no sería plasmar la realidad, y por desgracia siempre se acaban encontrando matices que no terminan de redondear un gran producto. ¿Cuáles son las dos características clave que empañan el trabajo realizado por Samsung en lo referente a la nueva generación de dispositivos móviles?

Para mi es una falta “grave” el no poder utilizar una tarjeta micro SD para ampliar la capacidad de almacenamiento. Sí, lo has leído bien. Samsung ha anunciado versiones con memoria interna de 32GB, 64GB y 128GB, pero eso no justifica la eliminación de la ranura de expansión. ¿Querrán los usuarios pagar un sobreprecio por los terminales con memoria de 64GB o 128GB? Habrá un incremento entre 100€ y 200€, respectivamente. ¿Precio base? 700€. Hay que considerar que los terminales con memoria interna de 32GB apenas dejan libre 25GB para instalar aplicaciones y juegos, o almacenar archivos de cualquier clase. ¿Qué capacidad de almacenamiento necesitas tú en base al contenido digital que sueles manejar?

El segundo gran fallo de Samsung tiene que ver con la batería. ¿Cómo puede pretenderse incluir una batería de solamente 2550mAh para un terminal con pantalla de 5,1″ y resolución Quad HD? ¿Por qué no utilizar una solución de 3000mAh y así proporcionar un extra de autonomía para garantizar más tiempo e intensidad de uso? Sigo sin entender el afán de las marcas por recortar en prestaciones tan importantes como ésta. Los consumidores no deberían conformarse con tener energía para un día o día y medio de uso del terminal, sino poder abarcar más allá. En la actualidad, existen baterías de mayor capacidad que garantizarían más tiempo de uso, y eso es un bien muy preciado cuando se utilizan los celulares para jugar. 

Por otro lado, aunque reconozco que para mí no es un problema, el que no pueda intercambiarse una batería puede ser un inconveniente añadido para muchos usuarios de Smartphone, sobretodo para aquellos que emplean el terminal para trabajar.

Ahora cambiemos de tercio. ¿Qué tiene de especial el Samsung Galaxy S6 Edge? En mi opinión, desde el punto de vista del diseño, que la pantalla esté curvada por ambos lados mejora el agarre del terminal, al tiempo que se ofrece un diseño más estilizado y simétrico si se compara con el Galaxy Note Edge.

¿Qué otra razón apoya el diseño de la doble curvatura de pantalla? Se puede cambiar la pantalla Edge de izquierda a derecha, o viceversa, en función de si se es diestro o zurdo.

En mi opinión, Samsung creo que ha diseñado un producto bastante acertado aunque, debo reconocer, la capacidad de batería y la no posibilidad de utilizar una tarjeta micro SD me empujarían a mí a elegir antes el Galaxy Note 4. ¿Cuál es tu opinión?