Opinión y Análisis Samsung Galaxy S5 Mini

Samsung_galaxy_S5_mini

El Samsung Galaxy S5 Mini es el relevo de la anterior generación mini del buque insignia de Samsung, un terminal que destacará por su pantalla, cualidades de la cámara trasera y su certificación IP67.

1.1 Diseño

El Samsung Galaxy S5 Mini es un dispositivo con un diseño sugerente y unas dimensiones muy manejables. Además, la versión dorada con la que cuento para las pruebas destaca bastante por su perfil con cromado brillante. El terminal cuenta con una cara frontal de cristal, en la que se encuentra un botón central mecánico con sensor de huella dactilar integrado, custodiado por dos botones táctiles retroiluminados: en el margen superior identificaremos el auricular, la cámara frontal de 2,1MP y el LED frontal para notificaciones.

En la cara trasera, de plástico y con superficie punteada, se incluye el altavoz del terminal, el objetivo de cámara de 8MP y un sensor biométrico. Esto último para medir la frecuencia cardíaca del usuario a través de la aplicación S-Health. El Galaxy S5 Mini trae una cubierta trasera desmontable para acceder a la batería y a las ranuras para la tarjeta micro SD y tarjeta micro SIM.

El teléfono tiene un perfil cromado a juego con el color dorado de la zona posterior donde, entre otras cosas, se ha incluido un puerto de infrarrojos para emplear el terminal como mando a distancia universal: para ello se deberá emplear la aplicación Smart Remote.

El Galaxy S5 Mini muestra un diseño cuidado a pesar de la sencillez de algunos materiales empleados para su construcción, siendo uno de sus puntos fuertes el que sea un terminal muy manejable. Por otro lado, este Smartphone viene con una pantalla Super AMOLED HD de 4.5″, lo cual garantizará un consumo energético acorde con la batería incluida de 2100mAh.

Dentro del paquete de venta se encontrarán un juego de auriculares, de tipo in-ear, y el cargador correspondiente con cable desmontable.

1.2 Sensor biométrico y de huella dactilar

El Samsung Galaxy S5 Mini cuenta con un sensor de huella dactilar ubicado en el botón mecánico de la cara frontal, y también con un sensor biométrico montado bajo el objetivo de la cámara trasera.

El lector de huella dactilar responde bastante bien, e incluso parece que mejor que con el Galaxy S5 “normal”. Para la lectura de la huella dactilar será necesario desplazar todo el dedo de la huella registrada desde la pantalla del teléfono hasta el sensor, en un movimiento no excesivamente rápido: por el sensor tiene que pasar todo el dedo para una correcta lectura, así que lo mejor es disponerlo totalmente plano.

Por otro lado, a través de la aplicación S-Health, será posible medir las pulsaciones de nuestro corazón gracias al sensor biométrico integrado en el celular. Hay que entrar en el apartado “frecuencia cardíaca”, y posar suavemente el dedo índice sobre el sensor (que se iluminará en color rojo): no transcurrirán más que unos pocos segundos. 

A los deportistas les puede ser de utilidad medir la frecuencia cardíaca, y dejar que la aplicación S-Health guarde todos los registros: se guarda un histórico por día, hora y mes.

2. Conectividad, almacenamiento y autonomía

El Samsung Galaxy S5 Mini viene con una memoria interna total de 16GB, que se quedará en alrededor de 11GB para libre uso por parte del usuario para aplicaciones, juegos, música, vídeos y demás contenidos que se quieran llevar en el dispositivo. Aunque, si se quiere ampliar la capacidad, siempre se puede comprar una tarjeta micro SD de hasta 64GB.

En conectividad, el móvil trae NFC, Bluetooth y WiFi, e incluso un puerto de infrarrojos para emplear el S5 Mini como mando a distancia universal para la televisión y reproductor de Blu-ray.

El teléfono cuenta con una batería intercambiable de 2100mAh, una capacidad que será más que suficiente para que disfrutar del terminal durante una jornada entera: claro está, dependiendo de la actividad, el Galaxy S5 Mini podría alcanzar un poco más o un poco menos. Lo importante es ajustar bien el brillo de la pantalla en función de las condiciones de iluminación del entorno donde se emplea el móvil, y desactivar aquellas conexiones inalámbricas que no vayan a emplearse durante algún tiempo.

También es importante saber que, a través de los ajustes del sistema, es posible activar dos modos de ahorro de energía: la modalidad “Ultra Ahorro” deja el S5 Mini con las funciones mínimas, como si fuera un móvil básico para llamadas y mensajes de texto.

¿Quieres conocer algunas mediciones orientativas que yo mismo he tomado?

1. Con el brillo de pantalla al 80%, reproducir 50 minutos de una película consumirá alrededor de un 7% de energía.

2. Con el brillo de pantalla al 75%, jugar a un título en HD durante 20 minutos consumirá entorno a un 9% de energía.

3. Rendimiento, Sistema operativo e Interfa

El Samsung Galaxy S5 Mini trae un procesador de 4 núcleos a 1,4Ghz, probablemente de MediaTek teniendo en cuenta que en la caja y en la página oficial no se menciona el fabricante. Como siempre, para evaluar las cualidades de la GPU y CPU, he instalado y he jugado unos minutos al Real Racing 3. ¿Veredicto? El teléfono no es de los mejores que he probado en lo relativo a calidad y gráfica y fluidez de las secuencias al correr juegos exigentes: la definición de las imágenes no se puede comparar con los procesadores Qualcomm de última generación, pero ha resultado ser mejor que muchos móviles de gama media-baja. En algunos momentos he apreciado como las secuencias se ralentizaban. Por otro lado, el funcionamiento general del Galax S5 Mini está dentro de lo normal, con un sistema operativo que responde con suavidad. ¡Sin problemas!

El Smartphone trae la interfaz TouchWiz de Samsung, que corre sobre Android 4.4.2, la actual versión del sistema operativo disponible a fecha de este artículo. ¿Qué nos encontramos al encender el móvil? Una pantalla principal con escritorios, donde organizar widgets y accesos directos a aplicaciones; un menú de aplicaciones, en el que los elementos se pueden ubicar en el orden de preferencia que uno quiera (incluso se pueden crear carpetas para varias apps); y una ventana de notificaciones, desde la que se tiene acceso a toda una serie de accesos rápidos a funciones, incluida la posibilidad de ajustar el nivel de brillo de la pantalla.

De las aplicaciones pre-instaladas, cabe destacar el grupo de las oficiales de Google y Estudio, esta última para editar fotografías.

¿Algo más a destacar del sistema operativo y la “capa” de Samsung? Se puede activar la ficción Smart Stay, para mantener la pantalla siempre activa si miramos en dirección al teléfono; desactivar el LED frontal para notificaciones y dar mayor sensibilidad a la pantalla para emplear con guantes; se pueden activar gestos especiales, para por ejemplo capturar una pantalla desplazando la mano sobre la pantalla; o activar S-Voice para controlar el Galaxy S5 Mini mediante comandos de voz ( no es algo que yo tenga en mucha estima). 

También puede resultar interesante activar un botón flotante en el que configurar hasta 4 accesos rápidos a aplicaciones, o substituir la interfaz estándar por una “básica”. La interfaz simple incluye 3 escritorios: uno con 12 contactos favoritos a definir, y otros dos con las principales aplicaciones que se puedan necesitar en el uso del terminal.

4. Reproducción de Música y Vídeos 

En mi opinión, el Galaxy S5 Mini no es de lo mejores Smartphones de la gama media para escuchar música MP3: la calidad de audio no está a la altura de otros dispositivos. En las pruebas he empleado los auriculares de Samsung y unos Philips Fidelio L2 de alta resolución: los de Samsung me han dado más percepción de “bajos”. 

La aplicación de música del S5 Mini trae un ecualizador de 7 bandas y algunos ajustes de sonido (incluido BASS y efecto 3D), pero no me han sido de particular utilidad: cuando se ajusta el ecualizador o se aplica un efecto de sonido se disminuye el volumen de sonido automáticamente, lo cual no me ha sido de particular agrado.

Con la app de música se pueden editar y crear libremente listas de reproducción y acceder al contenido a través de “carpetas”, tal como se han copiado los archivos a la memoria del terminal.

Por otro lado, la reproducción de vídeos sí me ha dejado plenamente satisfecho. El Galaxy S5 Mini no incorpora una app compatible al 100% con contenido DivX, pero se puede descargar VLC o Reproductor MX para ver esas películas y series descargadas en ficheros .avi.

E teléfono trae una pantalla de 4,5″ y tecnología Super AMOLED, esto último garantizando un menor consumo energético y unos colores más vivos. Merecerá la pena ver películas y series con resolución HD o superior: imágenes definidas y secuencias que corren perfectamente fluidas.

¿Sabes cuanta energía consume el S5 Mini? Con el brillo de la pantalla al 80%, 50 minutos de reproducción consumirán entorno a un 7% de batería.

5. Páginas web, redes sociales y correo electrónico

Este Smartphone va a rendir como cualquier otro para conectarse en Facebook, LinkedIn, Flickr o Twitter, y su teclado virtual va a ser más que suficiente para mantener conversaciones a través de mensajería instantánea. La pregunta que uno debería hacerse es… ¿Qué tal se comporta el procesador de 4 núcleos al navegar por páginas web?

El Samsung Galaxy S5 Mini no trae la mejor pantalla para pasarse horas y horas explorando websites cargados de contenido, básicamente por que el tamaño de pantalla es de solamente 4.5″: la alternativa más lógica la deberíamos buscar en el Galaxy S4 o Galaxy S5. Pero ello no significa que la experiencia sea mala, sino todo lo contrario.

El celular carga las páginas web con bastante ritmo, y las imágenes y texto se muestran bien definidos. También obtendremos una buena fluidez a la hora de hacer scrolling o practicar zoom. El Galaxy S5 no es una mala herramienta para pasarse algún tiempo navegando por Internet, aunque no es la mejor si va a ser una actividad clave para el usuario.

No hay que olvidar que este celular es compatible con redes 4G, lo cual impulsará la rapidez con la que se cargarán las páginas web “de escritorio”.

6. Cámara de Fotografías y Grabación de vídeos

El Galaxy S5 Mini trae una cámara trasera de 8MP, con enfoque automático y flash LED. ¿Qué debemos esperar de ella? Lo cierto es que, más que decepcionarme, el rendimiento me ha convencido: incluso me ha dado más buenas sensaciones, si relativizamos, comparando la experiencia obtenida con el Galaxy  S5.

En mi muestra de más de 60 fotografías, he podido comprobar que la cámara ofrece una rápida y precisa captura de las escenas, incluso cuando nos aproximamos bastante a un objeto determinado. También apreciaremos una buena definición de imagen y nivel de detalle incluso en planos alejados. ¿Quieres ver por ti mismo hasta donde llega la calidad fotográfica? Pulsa aquí, entrarás en mi álbum alojado en Flickr.

Para fotografías en ratio 16:9, la resolución máxima será de 6MP (3264×1836 pixeles), lo cual ya es normal cuando se abandona el ratio 4:3, que es el que dará el máximo de 8MP.

La interfaz de cámara está repleta de ajustes, entre ellos 6 modos de captura pre-instalados: me quedo con HDR y disparo continuo, pero descarto totalmente el modo de cámara panorámico. “Disparo continuo” permite realizar hasta 30 capturas de forma secuencia, lo cual es excelente para seguir un objeto en movimiento; pero el modo panorámico, aunque trae un buen sistema de captura, no exhibe unos resultados muy prometedores, en el que la falta de definición de imagen se hace notar en el peso de los archivos .jpg.

La aplicación de cámara del Galaxy S5 Mini tiene dos características que me han llamado la atención. Poder hacer la fotografía tocando sobre la pantalla, previo autoenfoque del teléfono; y poder hacer una fotografía a través de comandos de voz, lo cual resulta ser muy eficaz y especialmente práctico para “selfies” tomadas con la cámara trasera.

Por otro lado, aunque el teléfono no tiene un botón físico dedicado para tomar fotografías, se pueden configurar los botones laterales de volumen de sonido para que actúen como tal.

¿Qué hay de las cualidades del Galaxy S5 Mini a la hora de grabar video? La resolución máxima será de 1920×1080 pixeles (FULL HD), y el video se almacenará en formato MP4. Mientras se graba video se pueden tomar fotografías, que se guardarán a la máxima resolución posible (3264×1836 pixeles); y en cualquier momento se puede pausar la grabación, para continuar luego con una toma diferente sin generar un nuevo archivo MP4.

Si quieres comprobar por ti mismo cual es la calidad de video lograda por este Smartphone, pulsa aquí (video alojado en marcCEcases Tecnología).

7. Conclusiones

Lo cierto es que el Samsung Galaxy S5 Mini me ha gustado, e incluso un poquito más que la anterior generación. Las dimensiones del terminal son perfectas para los que buscan un producto compacto, aunque los acabados son algo sencillos.

A destacar el rendimiento de la cámara de fotografías y la autonomía de batería, pero a mejorar la calidad del sonido al reproducir música. También me ha sabido a poco el procesador de 4 núcleos incorporado, que en juegos de alta calidad se nota que es justo en prestaciones.

En resumidas cuentas, el Samsung Galaxy S5 Mini es un teléfono recomendable, aunque pagar por él 399€ lo considero un precio por encima de sus capacidades técnicas. El Galaxy S5 Mini debería adquirirse a un precio alrededor de los 300€ o mediante unas interesantes condiciones con un operador de telefonía móvil.

Principales Características del Samsung Galaxy S5 Mini: pantalla HD Super AMOLED de 4.5″, procesador de 4 núcleos a 1,4Ghz, cámara trasera de 8MP AF y frontal de 2,1MP, 16GB de memoria interna total y 1,5GB de memoria RAM, 2100mAh de capacidad de batería, conectividad NFC/Bluetooth/WiFi. 

Puedes echar un vistazo al video de toma de contacto del Galaxy S5 Mini, publicado en marcCEcases Tecnología: