Un freaky de la tecnología en Akihabara

un_freaky_en_akihabara

Akihabara (Tokio, Japón) es uno de los lugares que ningún amante de los videojuegos y la electrónica se puede perder. ¿Por qué? Las razones se encuentran en cada m2 del “Electric Town” de la ciudad.

Durante mis vacaciones de verano en Japón no pude evitar caer en la tentación de visitar Akihabara, un lugar mágico para cualquier freaky – geek de la tecnología. En sus llamativas y ajetreadas calles y callejuelas, especialmente en fin de semana, uno puede encontrarse muy a gusto y entusiasmado recorriendo pequeñas tiendas de artículos de electrónica o sugerentes edificios de varias plantas como los de Sofmap, Yodobashi Akiba, Sega o Game Taito Station.

Debo decir que el encanto de Akihabara se vive más de noche , cuando los neones comienzan a brillar y a destacar en lo alto, aunque también es cierto que resulta agradable y emocionante pasearse de día y con la calle principal cortada al tráfico los Domingos: yo viví el barrio desde ambas perspectivas.

Para llegar a Akihabara uno se puede subir a la “Yamanote Line” del JR (Japan Railway) hasta la parada Akihabara. Una vez te bajas del tren te recomiendo dirigirte a la salida “Electric Town”. Si tuerces a la izquierda irás a parar a la calle “principal”, Chuo-Dori, y su entramado de callejones colindantes; si das unos pasos al frente, a la derecha, tienes el AKB48 Café, donde sirven una comida que no está nada mal y que suelen visitar los fans del grupo que tiene como sede el barrio (yo cené ahí una noche y me gustó); y si al salir te diriges a la derecha, detrás de las vías del tren, tienes Yodobashi Akiba, unos grandes almacenes repletos de artículos de electrónica.

Yo comencé mi visita por la calle principal, y no pude evitar caer primero en ver como eran los edificios de Game Taito Station, Sega y Sofmap. Los dos primeros están dedicados a los fans de los videojuegos, que se sentirán como en el cielo con salas repletas de maquinas con palancas, botones y pantallas de tubo (las recreativas de toda la vida). Yo no pude resistirme a jugar a Street Fighter, la saga con la que más me he identificado siempre (con permiso de Sonic).

nota: más fotografías en mi cuenta de Flickr, pulsa aquí

El siguiente punto del mapa que uno no puede perderse, se sea o no un jugó empedernido, es el local de Súper Potato: a mí me costó lo mío ubicarlo, a pesar de llevar conmigo algunas indicaciones. La cuestión es que el edificio donde está Súper Potato no es tan fácil de ver como Taito Station o Sega, pues no hay neones en lo alto para darnos una pista de su localización. Preguntando fui a parar al punto clave, casi en la esquina de la calle en la que está el @Home Café, a escasos metros de éste local.  Te incluyo aquí algunas fotos del exterior para que puedas identificar el edificio a pie de calle.

un_freaky_en_akihabara_5 un_freaky_en_akihabara_6

Súper Potato ocupa las plantas 3, 4, y 5, y aunque en su interior se acumula un buen pellizco de la “historia ” de los videojuegos… también será un sitio en el que cualquier freaky de la tecnologia va a dejarse seducir. Primero ve hasta la tercera planta en ascensor y luego sigue subiendo por las escaleras decoradas hasta la 5a planta, en la que solamente hay maquinas recreativas con juegos muy retro a los que jugar con monedas de 100 yenes (menos de 1 euro por partida): también vi algún suvenir de Mario y golosinas.

¿Qué te vas a encontrar en Súper Potato? Es el lugar que más me gustó de Akihabara por que en él tienes sugerentes pasillos con juegos armados de nostalgia. ¿Tienes un ordenador MSX? ¿una Sega GameGear? ¿Una GameBoy? ¿una Súper Nintendo? Recorre los estantes con la vista y compra un juego para tu vieja máquina, recupera la nostalgia del gaming de época con títulos de los 80 y los 90.

Yo ya no tenía espacio en la maleta, pero que sepas que en Súper Potato puedes comprar una Sega Megadrive, una Nintendo GameCube, GameBoy Advance, la mítica Nintendo Famicom, o las súper retro Game&Watch, estas últimas maquinitas de bolsillo de una o dos pantallas con títulos para recordar como Oil Panic o Donkey Kong. Los precios de las Game & Watch, cuando yo fui, oscilaban entre los 4.000 y los 35.000 yenes, mientras que las GameCube se podían comprar por debajo de los 3.000 yenes  (menos de 30 euros).

Súper Potato me ha dejado huella y sólo me arrepiento de no haberme llevado más dinero en efectivo y una maleta adicional para comprar tres consolas retro y algunos juegos. ¡Para mi próximo viaje!

nota: más fotografías en mi cuenta de Flickr, pulsa aquí

De Akihabara me decepcionó mucho el Tokyo Anime Center, nada del otro mundo y mucho menos de lo que esperaba: su minúscula tienda oficial no ofrece nada interesante que merezca la pena comprar.

De hecho, para comprar figuritas de personajes de series de TV anime japonesas y americanas tendrás que echar un vistazo a algunas tiendas de la calle principal de Akiba, callejuelas o merodear por el mercadillo que se monta frente al edificio donde está el Tokyo Anime Center: yo vi algunas figuras de Dragón Ball y Robotech a buen precio.

Pero si no te importa comprar una figura de 2a mano a precios récord entonces es obligado pasarte por el Volks Akihabara Showroom, saliendo de la estación JR de Akihabara, torciendo a mano izquierda y, recorriendo unos pocos metros, a tu derecha encontrarás esta magnifica tienda llena de vitrinas con figuras manga y anime de todo tipo: quizás encuentres una ganga, así que al entrar pide papel y un bolígrafo y ves apuntando nº de vitrina y nº de articulo para que luego un empleado te las enseñe. Yo estuve a punto de comprar una figura de Songoku, pero resultó ser de plástico y no de resina. Encontré la tienda tarde, el penúltimo día de mi estancia en la ciudad, sin tiempo y sin efectivo para comprobar la multitud de artículos que ofrece el local. Yo me quedé embobado. ¿Te lo perderías?

Por cierto, en el “Electric Town” también hay cabida para las tiendas de cómics, que abarrotan los estantes con libros mayormente en japonés.

Yo soy un freaky de los móviles, y mi intención era comprar un móvil japonés de marca japonesa. ¿Dónde se pueden conseguir a buen precio? Pues en la calle principal tienes la tienda PCNET, en la acera opuesta dónde está la Game Taito Station. En plena calle ya se pueden ver algunos teléfonos exhibidos en bolsas transparentes: los que yo vi eran feature phones japoneses de segunda mano, pero entrando en la tienda, y fijándose en las vitrinas y estantes… se pueden descubrir unos pocos terminales nuevos y relucientes a precios bastante asequibles.

Yo quería comprar un feature phone japonés por 12.000 yenes, pero finalmente compré un terminal de Fujitsu de 2012, con Android 4.0, por 11.800 yenes. Por cierto, los móviles japoneses no son compatibles en Europa, entre otras cosas por que utilizan la red digital CDMA (mi Fujitsu de Au, por ejemplo). Por tanto, a no ser que seas coleccionista, te vayas a vivir a Japón o quieras utilizar un Smartphone como tablet… no merece la pena la compra.

Akihabara es un barrio fantástico, yo habría pasado en él más tiempo del que pude dedicar, y habría comprado más artículos de los que finalmente me llevé.

Después de pasearse por las tiendas principales de Akihabara es más que recomendable echar un ojo a las pequeñas tiendas repartidas por los callejones, con artículos de electrónica muy variados, incluyendo radioreceptores, enchufes, accesorios de cámara, entre otros.

Los callejones tienen su encanto, de día y de noche, y forman parte de esa atmósfera tan particular que se respira en un barrio que atrae tanto a freakys de la tecnologia como a meros visitantes de la gran urbe de Tokio.

Entre semana no hay tanta gente como un Domingo, pero cuanta más gente hay por las calles más encanto tiene el lugar. Además, en Domingo, con las calles cortadas al tráfico, es fácil encontrar el ángulo para aquella fotografía que se quiere conservar como recuerdo. Yo no paré de tomar fotos con mi Nokia Lumia 1020, con el barrio cubierto por luz natural y con los neones quemando en las cornisas de los edificios. Uno queda impresionado por el lugar. ¡Quiero volver!

Yodobashi-Akiba es posiblemente el último lugar que visitar en Akihabara, unos grandes almacenes titánicos en espacio, repletos de electrónica para todos los gustos: cámaras de foto y video, ordenadores, tabletas, calculadoras, móviles, reproductores de música, telefonía, reproductores de video y TVs…. Es exagerado lo que hay de producto ahí,con los estantes bien puestos y quedando uno con la vista cansada tratando de ubicarse. En Yodobashi, por ejemplo, puedes comprar una cámara retro Fuji Instax Mini 8 casi por la mitad de lo que costaría en Europa (por unos 7.500 yenes).

En Akihabara hay muchos sitios dónde comer y cenar, además de decenas de maquinas dispensadoras de bebidas (entre 100 y 160 yenes para agua, te y café fríos o refrescos). Yo no te recomiendo el @Home Café, una “tontería” de sitio que me pareció caro y en el que ni se permite tomar una foto o algunas secuencias de video: las camareras, vestidas como Sakura, parecen tener una sola neurona y actúan de forma súper infantil. Yo fui pero quedé desencantado, esperaba más. El AKB48 Café, por el contario, sí es un sitio que ver y en el que comer a un precio muy razonable.

Tokio es una gran urbe, que de noche se cubre toda ella de neones palpitantes y pantallas publicitarias: Akihabara, Ueno o Shibuya son tres barrios clave que vivir cuando cae la noche. ¿Quieres saber algo más de Japón? En los próximos días tendrás un articulo sobre mi propia experiencia en este país tan cautivador.