5 claves para escoger bien tu Smartphone

LG-G3_02

La compra de un nuevo Smartphone (o teléfono móvil) no es tarea sencilla, no es una simple transacción económica, y menos aún cuando buscamos el dispositivo que mejor vaya a encajar con nuestras necesidades y/o caprichos. El proceso de descarte de opciones y elección de candidatos puede ser un recorrido que nos lleve días, por que la indecisión es uno de los factores que participará activamente en toda decisión que tomemos.

¿Cómo sabremos que el teléfono escogido es el que mejor nos conviene o el que mayor grado de satisfacción nos dará? Lo primero es evitar que sea una compra impulsiva, y lo segundo es no elegir sin un pleno convencimiento de que el producto elegido es el que “creemos” es mejor tras descartar las otras opciones. Parece sencillo, ¿verdad? Pues no lo es, especialmente cuando los productos son muy similares y el precio marca el camino a seguir.

A continuación me gustaría comentar y desarrollar 5 puntos clave que creo importantes a la hora de comprar un Smartphone, o que al menos pueden servir de guía para hacer más llevadero el proceso de decisión de compra:

1. La información y el informante. Es el punto más trascendental, de dónde obtenemos la información a cerca del producto o productos que estamos considerando para la compra. ¿Blogs? ¿Youtube? ¿Tiendas de electrónica? ¿comerciales del operador? ¿la experiencia de amigos o familiares?

Mi primer consejo es descartar a las tiendas de electrónica y comerciales del operador, los cuales por lo general no tienen experiencia suficiente con el producto y derivan las ventas hacia los productos que se han estancado: serán estos los peores consejeros de cara a los intereses del consumidor.

Contrastar la información proporcionada por blogs y canales de YouTube dedicados a reviews será la fuente de información más ajustada a la realidad, pues son ellos los auténticos especialistas de producto. ¿Y la experiencia de amigos y familiares? Su buen juicio, basado en la experiencia, también puede ser lícito siempre y cuando opinen del mismo producto que nos interesa y hagan un uso del terminal  muy similar al nuestro : hay que tener en cuenta que cada individuo puede tener un grado de satisfacción muy distinto en base al mismo producto, dependiendo de la actividad y funciones que se aprovechen de él.

2. Financiación y precios del operador versus el móvil “libre”. Si tu operador te llama para hacerte una gran y prometedora oferta…. no es conveniente decir que Sí sin pensarlo, sin hacer las preguntas adecuadas y sin asegurarse de que no se va a pagar más con una tarifa más cara.

Está claro que si estás contento con tu operador no vas a cambiarte de compañía, pero quizás no te convenga firmar una nueva permanencia de 18 o 24 meses: puede que te convenga más comprar un móvil “libre”, y por tanto tendrás más oferta de producto donde elegir. 

Las operadoras pueden proponerte ofertas aparentemente interesantes… pero que pueden suponer un incremento de la cuota mensual de tu tarifa de móvil, y por tanto ser una compra poco recomendada. ¿Es mejor comprar un móvil “libre”? Una de las ventajas de comprar un móvil libre es que muchos establecimientos aceptan devoluciones de producto en caso de arrepentirse de la compra o, si tras unos días de prueba, el dispositivo no convence del todo. Comprar un dispositivo en un establecimiento distinto al del operador ofrece mayor flexibilidad y garantías de servicio “post-venta”.

3. La imagen de marca no debería condicionar la compra. Uno de los errores que podemos cometer los usuarios es descartar una marca por una mala experiencia con un producto. Si escogemos mal un teléfono móvil, y este no cumple con nuestras expectativas de uso, muy probablemente vayamos a descartar la marca para la siguiente compra, y eso sería poco lógico: las marcas saben aprender de los errores que cometen, y también es cierto que veces tienen la “mala suerte” de contar con partidas de producto defectuosas de fábrica o con fallos de software corregibles con una simple actualización.

También debe tenerse en cuenta que un teléfono de gama básica, tipo LG Optimus L1, Sony Xperia E1 o Samsung Galaxy Mini 2, no ofrecerá el rendimiento/prestaciones que cabría esperar de un teléfono inteligente, y no por ello debemos descartar la marca si más adelante pretendemos adquirir un Smartphone de gama media o incluso gama alta. El rendimiento de un teléfono de gama base puede engañar nuestra percepción y emitirse juicios injustos hacia una compañía. Siempre he considerado que debe darse una oportunidad.

Recomendación básica: si se observa un mal funcionamiento del teléfono, o éste se comporta de una forma inapropiada (se apaga la pantalla, se calienta en exceso….), se debe llevar de vuelta a la tienda donde se compró para que sea revisado y reparado dentro del periodo de garantía.

4. Algunas claves relacionadas con las características de un terminalUn Smartphone tiene multitud de características técnicas, y las siguientes son algunos pistas que debes tener en cuenta para saber escoger bien tu producto:

– La calidad de la cámara trasera. No se debe confundir el número de MP con la calidad, pues por mucho que leamos 8MP o 13MP, si la calidad de los componentes de la óptica no es suficiente… la definición y nivel de detalle de las fotografías puede ser decepcionante. Algo típico en móviles chinos o terminales con un precio muy ajustado a la baja: será difícil obtener, actualmente, un móvil con cámara de 8MP o 13MP de buena calidad por debajo de los 180€.

– Capacidad de la batería: es una de las características a las que se debe prestar atención por qué determinará la autonomía del teléfono. Para Smartphones con pantalla a partir de 5″ es conveniente tener una batería de mínimo 3000mAh o más, aunque existen excepciones como la del Galaxy S5 con batería de 2800mAh

También hay que tener en cuenta que una pantalla AMOLED o Super AMOLED dará un menor consumo energético que una LCD-TFT, y que una pantalla con resolución FULL HD consume más que una qHD o HD. Para Smartphones con pantalla de 4,5″ o 4,7″, la capacidad de batería debería acercarse a los 2400mAh.

También deben tener en cuenta los siguiente trucos para reducir el consumo energético de tu teléfono: no activar el bluetooth o WiFi sino se utilizarán en mucho tiempo, ajustar manualmente el brillo de pantalla según la luz ambiente, activar un modo de ahorro de energía cuando el nivel de batería está por debajo del 20%, utilizar una red WiFi en vez de 3G si se va a navegar por Internet durante largo rato, o establecer un periodo de sincronización de datos cada 5 o 10 minutos para el correo electrónico.

Memoria RAM. Para que un Smartphone tenga un buen rendimiento en todas las funciones, al menos debe contar con 1GB de memoria RAM, aunque en el mercado hay muchos teléfonos con solamente 512MB. En la gama media alta y alta se debería tener un mínimo de 2GB. La memoria RAM afecta al funcionamiento de las aplicaciones, especialmente cuando hay varias de ellas abiertas y corriendo al mismo tiempo.

– Memoria interna. Aunque en el paquete de venta leas que tu móvil tiene 4GB u 8GB de memoria interna, la realidad es que el dispositivo tendrá menos cantidad disponible para juegos, música, vídeos, documentos…. Un teléfono con memoria total de 8GB solo tiene alrededor de 5GB libres para el usuario, y uno de 4GB apenas tendrá apenas 2GB: muchos usuarios se quejan de que el sistema les advierte de que se están quedando sin espacio, y eso es culpa de que la memoria “libre real” es inferior a la “memoria total”, o que los juegos descargados ocupan más de lo que se cree. Hay algunos teléfonos de gama baja que solo traen 2GB, insuficiente para descargarse un gran número de aplicaciones y juegos.

– Tarjeta de memoria. No todos los móviles permiten utilizar una tarjeta de memoria micro SD, y es algo que se tiene que considerar a la hora comprar un teléfono. Si se es el típico usuario que quiere llevar toda su música y descargar muchos juegos… será importante que, además de los 8 o 16GB de memoria interna, también se puede emplear una tarjeta de memoria de hasta 32, 64 o 128GB.

La tarjeta de memoria es donde se deberían guardar las fotos y vídeos tomados con el móvil,y almacenar la música. Y la memoria interna reservarla para los juegos y las aplicaciones descargadas desde Play Store.

– El procesador. Actualmente, los procesadores que incluyen marcas como Woxter, Wiko o BQ son de compañías chinas y con un rendimiento inferior a los conocidos Texas Instruments, Qualcomm o Nvidia. Los procesadores MediaTek todavía necesitan tiempo para llegar a las prestaciones que ofrecen las compañías líderes, y es algo que se nota al utilizar el terminal: eso no significa que para determinados usuarios no sea una experiencia suficientemente satisfactoria, pero no puede compararse con la proporcionada por procesadores de Qualcomm o TI.

5. Escoger el móvil en base a tus necesidades y preferencias. “Smartphone más caro no es sinónimo de mejor producto”. Los usuarios de móvil no somos clones, y no todos valoramos las mismas características de un producto. Así que es importante reflexionar antes de la compra del teléfono y establecer un orden de prioridades para concluir qué es lo más importante en el uso de nuestro Smartphone: ¿Lo utilizaremos para navegar mucho por Internet? ¿Queremos hacer fotos con frecuencia? ¿será nuestro reproductor de música principal? ¿Lo queremos para juegos? ¿Que sea resistente al agua?

Algunos pensarán que el móvil se quiere para que vaya bien en todos los aspectos, que tenga un rendimiento general satisfactorio, y eso es cierto a medias: la realidad que me he encontrado es que algunos modelos de terminal pueden ser mejores que otros en una área determinada, y a veces merecerá la pena invertir un poco más de dinero para no tener un grado de satisfacción “a medias”. ¿Vemos algunos ejemplos?

1. Si vamos a navegar mucho por Internet significa que necesitaremos una pantalla grande y que la batería sea de buena capacidad. Por ello la pantalla debería tener un mínimo 5″ y una resolución mínima HD, y la batería partir de los 2800mAh. Sería un error adquirir un terminal con pantalla de 4 o 4,5″, por mucho que sea un iPhone o Xperia Z1 Compact.

2. Si eres un devorador de juegos y aplicaciones, Windows Phone y los Nokia Lumia no están hechos para ti, por muy buenos productos que sean. El sistema operativo que vas a tener que escoger es Android, o en su defecto un iPhone. Y una vez se tiene claro el sistema operativo, hoy en día, para disfrutar de un buen rendimiento en juegos lo mínimo es escoger un Smartphone con procesador de doble núcleo a 1,7Ghz o de 4 núcleos a 1,2GHz.

3. Si quieres un móvil para escuchar toda tu música digital con la mayor calidad posible, puede ser interesante que prestes atención al apartado que hable de las prestaciones de audio. Algunos teléfonos de LG vienen con sonido 24 bits /192Khz (G2, Optimus G, G3), calidad HiFi para disfrutar al máximo de la música,  y los HTC One son magníficos gracias a la tecnología BoomSound. Otra pista para elegir bien un móvil por la calidad de audio puede ser que cuente con tecnología Dolby o DTS.

No todos queremos lo mismo de un Smartphone, algunos simplemente lo queremos para WhatsApp, redes sociales, llamar y correo electrónico…. siendo el resto de actividades poco relevantes. ¿Por qué invertir más dinero del necesario? Muchas veces he visto comprar un móvil solamente por que tenía la pantalla muy grande, sin que la persona valore si le será cómodo de manejarlo en el día a día según sus preferencias de uso: esa persona podría haber comprado un dispositivo del mismo precio, con pantalla más pequeña según sus necesidades reales, y que a la larga le habría dejado más contenta. 

La compra de un Smartphone tiene que ser un proceso selectivo y razonado, en el que el que individuo tiene que armarse de paciencia y no dejarse llevar por los impulsos.

A continuación te dejo un video de mis TOP 5 Smartphones de este primer semestre de 2014: