Del Optimus G al LG G3, el camino de una estirpe con garantías

GSeries

LG es una de las marcas que se ha visto impulsada en los últimos años a raíz de su implicación con el sistema operativo líder del mercado, Google Android. Su claro enfoque hacía los teléfonos inteligentes le ha valido para granjearse la simpatía y apoyo creciente por parte del consumidor de productos tecnológicos.

Ha pasado ya tiempo desde que LG se atreviera con Android en 2009, siendo el modelo GW620 una de las primeras apuesta por un sistema operativo que ha roto todos los esquemas de mercado y de aceptación por parte del gran público a nivel global. Con la creciente experiencia sobre el terreno y la implicación de la marca en el desarrollo de productos con sólido rendimiento, LG se alza en 2014 como una de las marcas de primer orden en telefonía móvil, más allá de la gran aceptación que se tiene en marca blanca y electrónica de consumo.

Atrás quedaron ya modelos con carácter propio como el Optimus 2X, el primer Smartphone con procesador de doble núcleo; o el Optimus 3D, el primer teléfono inteligente con cámara 3D estereoscópica.

La grandeza y contundencia del LG G3 tiene su origen en el Optimus G, que puede considerarse todo un clásico y emblema de una marca que, en su momento, apostó por aunar potencia, modernidad, calidad y diseño. El Optimus G, con cámara de 13MP, pantalla de 4,7″ HD IPS y notables acabados en cristal, resituó la marca LG en la mentalidad de público consumidor de productos de telefonía móvil, que querían escapar del plástico reinante en terminales de gama alta con altas prestaciones.

Si bien los Smartphones de gama de entrada y gama media dan proyección de una marca entre el público, son los buque insignia como las “G Series” los responsables de crear y mantener notoriedad, son el tipo de producto que levanta pasiones y admiración, tal como hace Ferrari entre los amantes del motor: no solo importa el producto que se pueda comprar… sino el producto al que se quiera aspirar. 

LG G2 podría considerarse el Ferrari de los móviles durante la campaña 2013, un Smartphone que arrancó los aplausos de los usuarios más exigentes y de los medios de comunicación especializados: ¿Qué fórmula había logrado LG?

Uno de los riesgos que adoptó la compañía coreana fue la reubicación de los botones del teléfono, que desde siempre se han distribuido en el perfil de un teléfono: con el G2 se trasladaban los botones de volumen y de apagar/encender la pantalla a la zona trasera, justo bajo la óptica de la cámara. ¿Solución inteligente o riesgo innecesario? Con el uso del G2 uno se da cuenta que es la posición más natural y cómoda a la hora de manejar un teléfono, e incluso impulsa la firme sujeción del terminal incluso cuando, por ejemplo en llamadas, es necesario ajustar el volumen del sonido.

Otro de los retos de LG con el G2 fue la implementación de un panel de 5,2″ en un cuerpo de dispositivo acotado en dimensiones: con el G2 se conseguía más pantalla que en otros teléfonos de la competencia y en menos espacio físico. Un dispositivo más pequeño que el Xperia Z1 y visualmente más impactante que un Galaxy S4.

Pero las bondades del G2 no se quedan solo ahí, pues otros atributos han hecho de este terminal una de las referencias del mercado incluso a estas alturas del año (Junio-2014): procesador Qualcomm de 4 núcleos a 2,26GHz, una autonomía imponente (batería de 3000mAh) y tecnología de sonido 24 bits/192Khz para los fans de la música digital.

En el cine se dice que “segundas partes nunca fueron buenas”, pero el 27 de Mayo de 2014 LG anunció la tercera generación de las “G Series” con el LG G3. ¿Ha nacido un mito? Sin lugar a dudas será la referencia para el consumidor, y no solo para un usuario corriente de redes sociales y cámara de fotos, sino para aquel que quiera experimentar el concepto Smartphone extrapolado a una nueva dimensión: pantalla 2K de 5,5″, cuerpo de dispositivo compactado, tecnología de sonido de alta fidelidad y cámara de fotografías apoyada por enfoque con sistema láser.

El LG G3 romperá esquemas, aunque también será criticado por no venir con certificado a prueba de agua y suciedad. Pero, sinceramente, ¿Cuantos han visto su teléfono móvil tener que lidiar con el agua? Un móvil de gama alta es un tipo de producto que tiene que cuidarse y no tratarse de forma inapropiada.

Si bien uno puede pensar que el G3 no difiere mucho del G2, a simple vista incluso podrán parecer dos gotas de agua, la equivocación será una tremenda realidad al poner el uno frente al otro. Los cambios no solo se ven sino que se sienten. La experiencia en juegos supondrá un paso adelante gracias al tamaño y resolución de pantalla y también gracias al nuevo altavoz de 1W de potencia, para que los auriculares puedan descansar por un tiempo mientras estamos en espacios abiertos donde se quiera mezclar el sonido de un juego con el ambiente que nos rodea.

Por otro lado, en un momento en el que el concepto Phablet sigue despertando interés entre el público, las dimensiones de pantalla del LG G3 serán muy bienvenidas en un cuerpo físico más reducido de lo normal: “a veces la grandeza se puede asumir en recintos más pequeños”. 

El lema “Life is Good” se encuentra en perfecta sintonía con el LG G3.