Prueba de campo: disco duro Kingston HyperX 3K SSD Upgrade Kit

Una excelente relación calidad/precio de este kit que nos permite actualizar el disc duro de un portátil o sobremesa.

Eran ya varias las personas que me habían dicho que la forma para mejorar el rendimiento de mi computadora sin tener que invertir mucho dinero era cambiarme el disco duro por uno SSD ya que, literalmente, volaba.

Así que, con tantas voces que me tentaban a dar el paso hacia las memorias de estado sólido, lo lógico era que acabara realizando una prueba para evaluar si, definitivamente, el resultado era tan bueno como el que me habían vendido.

El elegido fue mi ya veterano MacBook Pro 5,5 (Core 2 Duo a 2,26 GHz, 2 GB. de memoria DDR3 a 1067 MHz.), ya que en él me pasa un fenómeno bastante curioso pero comprensible: al instalar la última versión del sistema operativo Mac OS X (la 10.9), al cabo de unos días, semanas cómo mucho, el ritmo de la computadora se ralentiza notablemente, y esto me pasa en cada reinstalación, de las cuales había hecho unas cuantas en estos últimos días e incluso cambiando de disco duro (siempre con tecnología mecánica) de una a otra vez.

Y para la prueba del disco duro, el escogido fue un HyperX 3K SSD Upgrade Kit de 120 GB. de Kingston, toda una primera espada en el sector del almacenamiento para máquinas desktop.

La caja en la cual se presenta el kit de actualización de Kingston con el disco duro SSD y complementos
La caja en la cual se presenta el kit de actualización de Kingston con el disco duro SSD y complementos

El producto – presentación

La primera reacción en ver la abultada caja del HyperX 3K (abultada para lo que es solamente un disco duro) fue pensar con qué habían rellenado el espacio sobrante aparte del disco duro SSD, o que este venía realmente bien acolchado.

Pero al abrir la caja, lo que se puede ver es no solamente un disco duro, si no una completa solución para ampliar nuestra computadora, cualquiera que esta sea.

La caja que aloja la solución de Kingston, abierta y mostrando los componentes alojados en su interior
La caja que aloja la solución de Kingston, abierta y mostrando los componentes alojados en su interior

Para empezar, lo primero que vemos al levantar el colchón que aloja el disco duro, es una placa de metal, que es un soporte para montar el disco duro SSD en una bahía de 3,5”. Al ser el HyperX 3K en formato de portátil con tamaño de 2,5”, necesitamos este soporte para poder sujetarlo correcta y firmemente al bastidor de nuestro PC, con lo cual esta es una solución válida tanto para portátiles como para sobremesas.

La pieza adaptadora que nos permitirá instalar este disco duro de 2,5" en un espacio destinado a uno de 3,5", un ordenador de sobremesa
La pieza adaptadora que nos permitirá instalar este disco duro de 2,5″ en un espacio destinado a uno de 3,5″, un ordenador de sobremesa

También nos encontramos con algo parecido a un bolígrafo, que es en realidad un destornillador de varias puntas útil para abrir cualquier computadora. No obstante, cabe decir que no encontré ninguna punta válida para los múltiples tornillos de mi MacBook, aunque no tuve ningún problema con su uso en los dos PCs probados, uno portátil y otro sobremesa.

Ante el disco duro, el destornillador de múltiples puntas que incluye el paquete, con las puntas desplegadas
Ante el disco duro, el destornillador de múltiples puntas que incluye el paquete, con las puntas desplegadas

También encontramos otro útil que, valga la redundancia, nos podrá ser de mucha utilidad: una carcasa para convertir el disco duro interno en uno externo para conectar por vía USB 3.0 .

La caja para convertir el disco duro SSD interno en uno externo USB 3.0
La caja para convertir el disco duro SSD interno en uno externo USB 3.0

Dicha caja, acompañada por su correspondiente cable, puede ser utilizada con el mismo disco duro SSD de Kingston, o bien con el disco duro que retiremos de la máquina portátil.

Sinceramente, esta es una gran idea por parte de Kingston, y me ha sido muy útil a la hora de realizar el cambio de disco puesto que me ha liberado de tener que hacer un backup de los contenidos: al quitar el disco duro antiguo, lo he metido en la caja externa, y una vez instalado el sistema operativo en el SSD y arrancado este, lo que he hecho ha sido conectar la caja externa a la computadora para proceder a copiar los archivos a sus correspondientes ubicaciones.

Niños: esto no lo hagáis vosotros; si cambiáis de disco duro, haced copias de seguridad antes, no sea que el viejo disco duro se os caiga al suelo mientras lo sujetais y se rompa o se estropee, o vaya a saber que percance…

Finalmente, tornillos de dos medidas (para portátil y para sobremesa), y un cable de conexión SATA.

Tal y como el nombre del producto indica (por lo de Upgrade Kit), este HyperX 3K está pensado para actualizar una computadora substituyendo su disco duro mecánico por esta pequeña maravilla y hacer que vaya a una velocidad muy buena.

Instalación

Es difícil realizar un resumen detallado y válido para todas las computadoras, ya que cada modelo distinto y cada fabricante son un mundo, pero solo os diré que armándose de un poco de paciencia es posible realizar la substitución si nos informamos antes de como abrir la computadora, sacar el disco duro y conectar uno nuevo.

En YouTube corren muchos vídeos filmados por aficionados que han hecho cambios y reparaciones idénticos o similares en los que nos podemos basar. Si, de todas formas, todavía tenemos dudas, siempre podemos llamar a un profesional que nos lo haga.

La conexión del disco es una SATA (Serial ATA) estándar, por lo que se podrá conectar sin problemas a cualquier computadora que cumpla dicho estándar.

Abrir la nuestra y echar un vistazo a qué tipo de conexión tiene el disco será la mejor manera de saber si podemos adquirir y montar esta solución.

El disco duro ya instalado en un MacBook Pro 5,5
El disco duro ya instalado en un MacBook Pro 5,5
Detalle del disco duro instalado en el ordenador
Detalle del disco duro instalado en el ordenador

Rendimiento

Según las especificaciones, las unidades HyperX de Kingston llegan a los 555 MB/s de lectura y los 510 MB/s de escritura en el caso de montar el disco de forma interna, y la carcasa externa USB 3.0 ofrece velocidades de transferencia hasta 10 veces mayores si montamos en ella el disco duro. Estas son las cifras teóricas sobre el papel, pero… ¿como notamos la mejoría los usuarios?

La verdad es que en la instalación del sistema operativo Mac OS X 10.9 y su primer arranque, no es que se note un cambio sustancial en la velocidad de la computadora. Se empieza a notar en el desempeño una vez trabajamos de forma normal, puesto que el tiempo de respuesta al abrir cualquier programa es mínimo.

Pero, lo mejor de todo es que el sistema operativo no sufre degradación alguna.

Si al empezar el artículo os explicaba que el rendimiento de las últimas versiones del sistema operativo Mac OS X se degradaba rápidamente una vez pasaban unos días o, como mucho, un par de semanas tras su instalación, en esta ocasión hemos tenido a prueba el Mac durante más de un mes (aproximadamente unas cinco semanas), y el rendimiento que hemos obtenido de él ha sido el mismo desde el primer día hasta el último.

La mejoría respecto a la velocidad del disco duro original es escasa si comparamos dos actualizaciones realizadas desde cero, pero sin lugar a dudas la gran diferencia reside en el uso continuado y la realización de actualizaciones, ya que mientras hemos tenido el Mac en nuestras manos con el disco duro SSD de Kingston en pruebas, le hemos realizado dos actualizaciones del Mac OS X, una operación que con el disco duro mecánico ya nos había llevado a una pérdida considerable de rendimiento de la máquina, pero que con el disco duro SSD montado ni siquiera ha notado, continuando como si hubiéramos acabado de estrenar la computadora.

También en el apartado de calentamiento y ruído hemos podido notar alguna mejoría. Toda vez que el portátil ya es algo antiguo, tampoco esperábamos maravillas al respecto, pero lo cierto es que si no se le exige vídeo y audio a la máquina, la temperatura no sube excesivamente.

Con el antiguo disco duro mecánico, a la que nos pasábamos unas horas trabajando con el Mac, sabíamos que el ventilador entraría en funcionamiento. Ahora hay que forzar un poco más la máquina dándole caña, y aunque no es muy difícil, con solamente empezar a ver vídeos de YouTube, sí que es preciso hacer algo más que antes para que se caliente.

En este aspecto, pues, no esperemos milagros, pero tengamos claro que si salimos de viaje y trabajamos sin conexión, con no ver vídeos nos ahorraremos que el ventilador empiece a funcionar, dilatando con ello la duración de la batería, puesto que no solamente nos ahorramos el gasto que suponen los vídeos, si no también el consumo del ventilador, por poco que este sea.

También hemos realizado las mismas pruebas en un Acer Aspire 5741g con Windows 8. Los resultados son los mismos, mayor rapidez y no degradación del sistema.

Conclusiones

Quienes dicen que el rendimiento de una computadora puede agilizarse enormemente con solamente el cambio a un disco SSD tienen toda la razón. Lo hemos comprobado, y mediante una operación con un coste de menos de 100 euros (versión de 120 GB. del HyperX 3K SSD), podemos tener computadora como nueva por, al menos, dos años más.

Pasando ya al producto en si, este kit de actualización de Kingston es ideal para cualquier tipo de computadora, ya sea sobremesa o portátil, puesto que el adaptador nos permite conectarlo a cualquier formato, y si nos cansamos de tenerlo en un sobremesa, ya no lo necesitamos allí, o se nos ha estropeado alguna otra pieza y queremos continuar utilizando este disco, podemos traspasarlo a un portátil.

La carcasa externa USB 3.0 no solamente nos va a ser útil con el mismo disco, si no que vamos a poder utilizarla (y a buen seguro que esto es lo que harán muchísimas personas) con el disco viejo que saquemos de la computadora, pudiéndonos ahorrar tiempo en llevar a cabo un backup y posterior volcado de los datos al nuevo disco, ya que no será preciso pasar por esta fase de backup. Simplemente extraer el disco, instalar la unidad SSD, conectar el viejo disco a la carcasa externa mientras se instala el sistema operativo en la computadora, y cuando ya tengamos todo el software configurado, conectar el disco externo, y volcar los datos. Nada más cómodo y fácil.

Además, este disco también soporta golpes y caídas sin sufrir pérdida de datos, al contrario que sus homólogos mecánicos. El único inconveniente es que el resto de la computadora no acostumbra a aguantar los mismos golpes, por lo que se recomienda ir igualmente con cuidado.

Diferente es, claro está, cuando nos lo llevamos encima, puesto que entonces un pequeño percance puede pasar como si nada.

La relación calidad/precio/rendimiento de este producto es excelente, lo que lo hace muy recomendable para renovar nuestro equipo.