Nokia X

Nokia X, una nueva experiencia “Nokia”

NokiaX

 

El Nokia X, que he estrenado hace apenas unas horas, es un dispositivo por el que sentía una especial curiosidad, un Smartphone con corazón Android que esconde una adaptación distinta por parte de la nueva marca de “Redmon”.

Lo que uno se esperaría al encender el Nokia X es “Windows Phone”, y la interfaz no difiere mucho del sistema operativo nativo de Microsoft, pero bajo la capa “metro” que lleva el terminal se esconde el sistema operativo más famoso y adoptado por los mercados de todo el mundo (Android). La verdad es que me siento como un niño con zapatos nuevos, intentando desgranar los “trucos”, “atajos”, “versatilidad y “funcionalidad” y manejo general de la plataforma “Nokia X” de este sencillo teléfono Nokia de precio récord.

Hay cosas que me resultan muy familiares, como es el caso de los ajustes del sistema, pero en realidad uno necesita familiarizarse con la nueva forma de operar de este teléfono “híbrido”: no necesitado más de media hora para tomarle el puso al Nokia X, y no necesitaré más de 1 día para adaptarme al 90% de su forma de funcionar.

Una de las preguntas que seguramente se formulará el futuro propietario del Nokia X será: “¿viene con la Play Store de Google?” La respuesta es un categórico NO. Entre las aplicaciones instaladas encontramos “Tienda”, a través de la cual podremos descargarnos alguna tienda paralela a la oficial, como 1Mobile Market, mediante la cual podremos descargar e instalar aplicaciones nativas de Android tan populares como Instagram o WhatsApp. Claro está, como paso previo, será necesario entrar en los ajustes del sistema, apartado seguridad, y activar la opción “orígenes desconocidos” que permite la instalación de ficheros .APK.

Para los más “expertos y atrevidos”, a través de Google se pueden encontrar infinidad de apps gratuitas en formato APK que, tras copiarse a la memoria del Nokia X, se podrán instalar directamente y sin necesidad de contar con una tienda de apps.

Solventada la cuestión de las aplicaciones me ha llamado la atención, al menos por el momento, de la imposible ejecución de los “servicios de Google”, es decir, los servicios que hacen posible se pueda emplear Play Store, la app de Gmail y Google +… entre otras apps propias de Google: no es algo que me preocupe especialmente, y es algo sin lo que puedo vivir.

Otra de las cosas a las que se va a tener que enfrentar el nuevo usuario del Nokia X es la importación de los contactos. Al sincronizarse una cuenta de Gmail con la aplicación de correo, por ejemplo, los contactos no son adoptados de forma automática, así que se hace necesario tomar una acción adicional: abrir Gmail con el explorador web, irse al apartado de “contactos” y exportar los contactos que nos interesan en formato .vCard.  Obviamente podemos exportar los contactos de forma conjunta. Los contacto vCard deberemos copiarlos a la memoria del Nokia X y luego, desde la aplicación “contactos” se deberá escoger la opción de “importar” desde una fuente de almacenamiento local (memoria interna o tarjeta de memoria micro SD). Todo es muy sencillo y apenas nos llevará unos pocos minutos.

Por el momento tengo mi Nokia X funcionando perfectamente, con su teclado virtual de Nokia, su interfaz corriendo de forma bastante fluida, su peculiar sección que incluye las últimas acciones realizadas (fotos, mensajes recibidos, apps instaladas…), el funcional sistema de notificaciones en pantalla de bloqueo… entre otras muchas novedades interesantes.

El Nokia X es un producto distinto, muy colorista en la interfaz, sin prestaciones de ensueño pero acordes al precio del terminal, y con un diseño elegante y muy bien logrado. Un teléfono Android con interfaz simplificada al estilo Windows Phone de Microsoft Mi grado de satisfacción, por el momento, está por encima de mis expectativas: el producto me gusta.