El Chromebook de Toshiba

Chromebooks: el ‘caballo de Troya’ de ARM para el mundo de la sobremesa

Una vez los usuarios se acostumbran a una nueva plataforma software como es Chrome OS respecto a Windows o Mac OS, se les puede cambiar de forma transparente lo que hay debajo, el chip, que no lo van a notar…

Todo es cuestión de costumbres, y muchos seres humanos -me incluyo entre ellos- somos lo que se llama “animales de costumbres”; entendemos el trabajo con una computadora en las manos, ya sea sobremesa o portátil, un teclado físico y una pantalla grande.

¿Por qué? Simple: lo hemos hecho toda la vida o gran parte de ella, y nos cuesta todavía adaptarnos a trabajar solamente con gádgets más pequeños, 100% táctiles y con un sistema operativo diferente.

En eso, Google lo ha sabido hacer muy bien porque nos ha acostumbrado poco a poco a utilizar sus aplicaciones online, un esfuerzo al que han contribuido sin hacerlo conscientemente las demás empresas, incluso las que luchan contra el gigante creado por Sergey Brin y Larry Page.

El siguiente paso era lógico, y consistía en hacernos ver que ya no necesitamos sistemas operativos tan ‘pesados’ como Windows, Mac OS X o GNU/Linux, si no que con un navegador ya tenemos todo el poder que necesitamos para sacarle provecho a una computadora. Y entonces llegó Chrome OS.

Si al principio muchos fueron los que se rieron de la propuesta de la multinacional del buscador, el tiempo ha demostrado darles la razón convirtiendo a Chrome OS es una apuesta válida, aceptada por los usuarios y la propia industria, algo que hoy podemos ver plasmado en la proliferación de modelos, por lo menos uno por cada uno de los grandes fabricantes, y su creciente (aunque pequeño) número de ventas.

El último paso es empezar a convencer a usuarios de Windows, Linux y Mac OS X de que el sistema-navegador de Google es más práctico.

Al poder funcionar sobre chips ARM siendo el mismo sistema, presentando la misma interfaz y forma de uso, y accediendo a las mismas aplicaciones (que, al ser basadas en la Web, poco importa sobre qué plataforma hardware se ejecuten mientras el navegador sea compatible), uno puede cambiar tranquilamente la base, la computadora sobre la cual se ejecuta el sistema, una vez ya ha empezado a acostumbrar a la gente a su uso.

Y aquí es donde entra en juego la penetración de los chips ARM en el mercado de los formatos ‘tradicionales’ de computadora, ya sean sobremesa (LG dispone de un modelo de máquina con Chrome OS en formato All-in-one de sobremesa) o portátiles.

Hasta ahora, ARM solo había tenido presencia en los formatos de dispositivo móviles, pero aporta muchas ventajas al formato portátil con teclado, como son el bajo consumo energético o la escasa disipación de calor.

Pero cuidado, porque Intel se está poniendo las pilas, y como los fabricantes de chips ARM no sigan trabajando en innovar y ofrecer mayores prestaciones, podría bien ser que su incursión en el mundo de los portátiles y sobremesas de la mano de Chrome OS quedara cortada.

 

Copyleft 2013 Alexi’s TechBlog
Esta obra se encuentra sujeta a la siguiente licencia:
La difusión, reproducción y traducción de este texto se permite libremente en cualquier medio o soporte con las únicas obligaciones de mantener la presente licencia e incluir un enlace o referencia a la página en la que se encuentra el original dentro del servidor de Alexi’s TechBlog . En medios audiovisuales se requiere la cita al medio Alexi’s TechBlog