Adaptador microUSB-USB OTG de Sandberg

Buen rendimiento, excelente presentación y calidad de materiales conforman un accesorio que, una vez probado, nos preguntaremos como hemos podido vivir tanto tiempo sin él.

El cable USB OTG de Sandberg

Siempre es práctico llevar con nosotros un smartphone con una buena capacidad de almacenamiento y un cable que nos permita conectarlo a un puerto USB para grabar datos procedentes de una computadora. Pero ¿qué pasa si nos encontramos con alguien que nos deja copiar el contenido de un pendrive y no tenemos cerca ninguna computadora?

Esta tesitura es más frecuente de lo que pudiéramos pensar a priori, o bien también podemos encontrarnos con el problema de no poder extender una computadora o ser una situación incómoda para hacerlo, por ejemplo por encontrarnos en medio de la calle. Entonces ¿qué hacer?

La práctica totalidad de los smartphones incluyen en el paquete de venta un cable que les permite conectarse por USB a una computadora, pero lo que muchos usuarios poseedores de estos dispositivos desconocen es que también es posible conectarles un cable que, en el otro lado, les permita conectar dispositivos de almacenamiento masivo como llaves USB para leer su contenido y realizar operaciones sobre él, como copiar los ficheros a la memoria interna.

Logo USB On-The-Go

Logo USB On-The-Go

Esta facilidad, que también debe contar con soporte por software, se conoce como USB OTG, iniciales the On-The-Go, y necesita de un cable que es microUSB por un lado y USB normal de tipo hembra (que permita conectar un dispositivo) por el otro, que siempre debe comprarse por separado.

De entre los fabricantes de cables y accesorios para smartphones, hemos seleccionado el cable de Sandberg, fabricante danés que goza de fama de calidad en sus productos. El coste de este cable es de 9,99 euros.

Presentación

El cable se presenta en una pequeña, práctica y elegante caja de apenas 8×5,5×2 cm, muy práctica para poder llevar en casi cualquier bolsillo una vez lo hayamos comprado. En ella no hay ningún tipo de manual de instrucciones ni de configuración, ya que no se necesita; si hay algún problema, este vendrá por la parte del software y deberemos acudir a la configuración del terminal, la cual difiere ni que sea ligeramente en cada caso.

No obstante, si persiste cualquier problema para ponerlo en funcionamiento, siempre podemos ponernos en contacto con el servicio de asistencia técnica de Sandberg.

El cable es muy corto (15,5 cm. de punta a punta bien estirado) pero dada su función, tampoco es necesario que sea muy largo y, en cualquier caso, si lo necesitamos siempre podemos empalmarle un alargador.

Uso

Mi primera prueba fue copiando un archivo de gran tamaño (2,54 GB.) desde un pendrive USB hasta una tarjeta de memoria microUSB insertada dentro del correspondiente slot del terminal, una operación que duró 2 minutos y 23 segundos.

Explorando una llave USB, que podemos apreciar conectada al smartphone mediante el cable USB OTG de Sandberg

Explorando una llave USB, que podemos apreciar conectada al smartphone mediante el cable USB OTG de Sandberg

La segunda prueba fue al revés: copiar desde la tarjeta microSD insertada en el terminal, una serie de subdirectorios con gran cantidad de ficheros de pequeño tamaño. En total fueron varias carpetas con 1.452 ficheros que totalizaban poco menos de 91 MB, y que tardaron 51 segundos en ser copiados a la memoria USB.

Desmontando una llave USB

Desmontando una llave USB

Estas dos situaciones son las que se nos pueden presentar con mayor asiduidad, y vemos que el contenido de un DVD entero lo tendremos copiado en nuestro teléfono en menos de cinco minutos, suficiente para cualquier necesidad que nos pueda surgir sobre la marcha.

Al conectarlo a un disco duro externo, debemos pensar que normalmente cualquier terminal Android solamente reconoce unidades formateadas con FAT o exFAT, por lo que para poder trabajar con dispositivos formateados con NTFS, por ejemplo, deberemos utilizar un software descargado de Google Play.

Existen diversas apps que nos permiten reconocer un disco NTFS (solamente es necesario hacer una búsqueda en Play para encontrar unas cuantas), pero todas exigen tener el terminal rooteado.

Una buena idea si somos de los que escribimos mucho es conectarle un teclado y ratón inalámbricos. Particularmente, probé con un conjunto Logitech K400 que lleva incorporado el ratón como trackpad en la parte derecha del teclado, algo muy práctico y cómodo si se viaja, ya que hay que tener cuidado solamente de una pieza, y no de dos (teclado por un lado y ratón por otro) por separado.

El reconocimiento del hardware externo fue inmediato y transparente (y continúo hablando del Xperia Z1), incluso en el panel de control me confirmó que el teclado externo era un Logitech y si movía mi dedo por encima del trackpad podía ver dibujarse el ratón en pantalla. Naturalmente, es más práctico aprovechar la capacidad táctil de la pantalla.

Configuración del teclado físico Logitech en el panel de control de Android

Configuración del teclado físico Logitech en el panel de control de Android

El problema, que no podemos aducir al cable de Sandberg, es que la configuración no reconoce las tildes, aunque sí podemos escribir perfectamente símbolos como el de la ñ. La velocidad de respuesta para el uso del teclado ha sido perfecta.

Debemos tener en cuenta que, en caso de insertar llaves USB o receptores de teclados y ratones para computadoras de sobremesa, estos son dispositivos que consumen energía, y esta sale de la batería del terminal, acortando su duración.

Otras ideas para utilizar este cable podrían ser conectar un lector de tarjetas de múltiples formatos para leer antiguas tarjetas SD, Memory Stick en sus diversas variantes o CompactFlash, o bien un hub USB para conectar diversos dispositivos.

En este último caso es recomendable un hub con cargador independiente, para evitar que en algún momento el móvil desconecte automáticamente los dispositivos al faltarle energía.

Aspecto externo

Si inicialmente, y al sacarlo de la caja, nos puede dar la impresión que el cable USB OTG de Sandberg tiene un aspecto muy plástico y, por lo tanto, débil, dicha impresión queda borrada una vez podemos tocarlo y notar sus acabados.

Aspecto general del cable de Sandberg

Aspecto general del cable de Sandberg

Sencillez, formas redondas, un plástico que se ve duro y resistente nos hacen comprender la fama del diseño danés y la minuciosidad hasta en los más pequeños detalles.

Este es un cable que podemos llevar tranquilamente doblado en el bolsillo sin temor a que con el uso se nos rompa, e incluso nos podemos permitir el lujo de tratarlo “un poco mal”, pues parece poder resistir bien algunos embates.

Las pruebas que le he hecho han sido solamente de unos días; obviamente, para hablar con propiedad del factor resistencia, debería haberme pasado mucho más tiempo con él andando de un sitio para otro y dándole cierta “vida”, pero creo que no me equivoco mucho.

Conclusión

Pese a que podemos encontrar en tiendas y en Internet opciones más económicas, el cable de Sandberg nos garantiza calidad, rendimiento y resistencia, buenas cualidades que sin duda agradeceremos al ser una pieza que llevaremos siempre o muy a menudo encima.

Y es que personalmente, yo prefiero comprar algo de calidad aunque sea un poco más caro, que ir comprando baratijas que debo cambiar a menudo y que tampoco me proporcionan la seguridad de si un día en el futuro no me fallarán cuando esté a media transferencia de datos. ¿Y vosotros?

La garantía, por cierto ya que no lo he dicho antes, es de cinco años.

 

Copyleft 2013 Alexi’s TechBlog
Esta obra se encuentra sujeta a la siguiente licencia:
La difusión, reproducción y traducción de este texto se permite libremente en cualquier medio o soporte con las únicas obligaciones de mantener la presente licencia e incluir un enlace o referencia a la página en la que se encuentra el original dentro del servidor de Alexi’s TechBlog . En medios audiovisuales se requiere la cita al medio Alexi’s TechBlog