Opinión Sony DSC-QX10, lente inalámbrica para Smartphone

QX10

¿Tu Smartphone no tiene una cámara lo suficientemente buena? En ese caso te podrías plantear comprar una lente inalámbrica, como esta Sony Cyber-shot DSC-QX10, que cuenta con un sensor de 18,2MP y una óptica de 10 aumentos ópticos.

La lente tiene un peso de entre 90 y 105 gramos, en función de si empleamos o no el accesorio para acoplar un teléfono, y su tamaño es súper compacto, para alojarla sin problemas en el bolsillo de una chaqueta o pantalón.

DISEÑO

La DSC-QX10 tiene un cuerpo de plástico, con la excepción del área de color plateado dónde se ubica la lente, que es metálica.  Un par de micrófonos, un botón de captura, un mecanismo para aplicar zoom, un indicador LED para la batería, un puerto micro USB y un punto de anclaje estándar para trípode es de las cosas que se pueden encontrar a lo largo y ancho del cuerpo de este producto tan curioso.

La QX10 cuenta con una base plana, para que podamos dejarla sobre una superficie plana y poder tomar una fotografía a distancia. En la zona trasera, bajo una tapa fácilmente practicable, se esconde una pequeña batería de baja capacidad (630mAh) y la ranura donde insertar una tarjeta de memoria micro SD o una tarjeta Memory Stick de Sony.

Sony_QX10_5 Sony_QX10_4 Sony_QX10_3 Sony_QX10_2

Sony_QX10_7 Sony_QX10_8 Sony_QX10_11

La lente QX10 se puede emplear de forma autónoma, es decir, sin estar vinculada a un Smartphone, aunque en ese caso solamente podremos hacer fotografías y deberemos afinar en el enfoque y orientación: por supuesto podremos practicar zoom mediante el uso de la lengüeta ubicada en el lateral izquierdo del gadget.

¿Quieres llevar la DSC-QX10 con comodidad? En el paquete de venta se incluye una correa de mano, que se podrá fijar a uno de los lados del dispositivo. Además, en caso de querer integrar mejor la experiencia fotográfica, la QX10 viene  con un accesorio con brazo extensible para poder fijar bien tu teléfono (probado con un LG G2, con pantalla de 5,2″): los extremos del brazo, donde se apoya el teléfono, tiene un acabado de goma para no rayar el punto de contacto y garantizar la mejor sujeción posible.

MODO DE EMPLEO

Como apuntaba más arriba, la Sony DSC-QX10 se puede emplear de forma autónoma para poder capturar fotografías a máxima resolución, aunque en ese caso sería necesario que el usuario tuviera buen ojo a la hora de enfocar e inclinar el dispositivo. ¿fotos indiscretas? Es una buena opción.

Pero la lógica nos llevará a emplear la lente inalámbrica junto a nuestro Smartphone, sea cual sea la marca mientras cuente con sistema operativo Android o sea un iPhone.  ¿Juntos o separados? Teléfono y Lente se van a comunicar a través de Wi-Fi, y no a través de Bluetooth como más de uno podría pensar: la cámara montará un punto de acceso inalámbrico, con contraseña, al cual deberemos conectar nuestro teléfono móvil.

La lente de Sony viene con un accesorio para fijar el teléfono, para que ambos productos tengan la apariencia de tratarse de uno solo, pero según la circunstancia… puede que nos interese más tenerlos físicamente separados: ¿Cuando? Si queremos tomar una fotografía con trípode, o si queremos buscar una orientación un tanto peculiarpor ejemplo. La comodidad ante todo, y la versatilidad de la QX10 así lo demuestra. Si la idea es ir tomando fotografías mientras hacemos turismo, lo más práctico será fijar el teléfono a la lente de Sony: manejar la interfaz de cámara con una mano mientras se enfoca con la otra… no es la mejor idea del mundo. ¿no te parece?

Lente y teléfono se vinculan por Wi-Fi, pero podemos emplear NFC para acelerar y simplificar el proceso de emparejamiento: aunque, la primera vez, yo recomiendo emparejar ambos dispositivos de forma manual, es decir, yendo a los ajustes del sistema de Android, apartado Wi-Fi y conectarse a la “red inalámbrica generada por la QX10” (la contraseña de acceso se encuentra en la guía de usuario).

Para manejar la QX10, hay que descargarse una aplicación gratuita desde Play Store o App Store, “PlayMemories Mobile”, que cuenta con su propia interfaz de cámara.

Con PlayMemories no tenemos ajustes muy avanzados, aunque podemos tocar el balance de blancos y aumentar/reducir el nivel de exposición. La app cuenta con tres modos de captura, “inteligente Auto”, “automático superior” y Programa automático”, siendo este último el que más he utilizado yo.

QX10_ui4 QX10_ui3 QX10_ui2 QX10_ui1

RENDIMIENTO

En alguna ocasión he apreciado que teléfono y lente tardan unos segundos de más en conectar, o hace que sea necesario repetir el proceso de emparejamiento. También he observado que en pantalla, mientras usamos ambos  dispositivos, en algún momento puede aparecer un mensaje de error “de conexión”, pero que no ha ido más allá de ser algo puntual que no impide que disfrutemos de la lente.

Con mi terminal en pruebas, un LG G2, he podido comprobar que la sincronización entre lente y teléfono nos es perfecta, es decir, al mover la lente a lo largo y ancho de la escena veremos como, en la pantalla del móvil, hay cierto “lag” a la hora de mostrar la imagen: tanto en fotografía como en grabación de video, el movimiento puede no ser del todo fluido y la imagen pede encallarse puntualmente. ¿es un problema? NO. Solo que al software parece le cueste seguir el movimiento de la lente con total precisión, al menos en el LG G2 utilizado para la prueba del producto.

¿Cuáles son los resultados a la hora de utilizar la lente? Ahí está el quid de la cuestión. En el siguiente enlace tienes una selección de fotografías de muestra, http://www.flickr.com/photos/101747969@N03/sets/72157639611744055/, a 13MP de resolución (ratio 16:9): la lente de Sony llega hasta un máximo de 18MP en ratio 4:3.

Al toma fotografías con la DSC-QX10 he apreciado que, al practicar zoom al máximo, se genera algo “ruido” en la imagen, no siendo tan clara como con zoom moderado o sin él. Por otro lado, si nos acercamos demasiado a un objeto con zoom óptico, la imagen quedará desenfocada: por ejemplo si queremos acercarnos tanto como para captar un primer plano de las “células” de una hoja. Por la contra, un objeto quedará bien definido si acercamos el objetivo con zoom “0”, por cercanía física.

A través de la aplicación PlayMemories Mobile, el propietario de la QX10 podrá practicar zoom y precisar el enfoque tocando sobre la pantalla del teléfono (Android o iPhone). El zoom desde la aplicación es más lento y menos fluido, por lo que, si es posible, siempre puede optarse por emplear el control físico de la lente de Sony.

Hay que prestar atención a los ajustes de la aplicación, y especialmente al apartado “tamaño img fija”: debemos seleccionar la opción “original” para que se almacene la imagen a la máxima resolución escogida por nosotros, pues de lo contrario obtendremos fotografías a una resolución de 2MP (insuficientes).

Una cosa que debe tener en cuenta el lector es que la QX10 no es una lente rápida a la hora de guardar las fotografías, cuando la utilizamos con el Smartphone, sobretodo si almacenamos esas fotografías a una resolución de 13 o 18MP: si quieres tomar capturas secuenciales ya puedes olvidarte. Entre captura y captura deberemos invertir unos pocos segundos para guardar la foto.

Las fotografías y los vídeos se almacenan en la tarjeta de memoria que hayamos insertado en la QX10, pero se pueden copiar a la galería de imágenes del teléfono desde la primera opción de los ajustes de la app PlayMemories Mobile: podemos copiar todas las fotografías de una vez o elegir las que nos interesen.

¿Grabación de video? En una resolución HD, de proporciones un tanto distintas a lo habitual. Los archivos generados tienen formato MP4 y ocupan un espacio de 106MB/minuto.  Muestra: https://www.youtube.com/watch?v=HVCu2Knx3xg

CONCLUSIONES

La lente inalámbrica Sony DSC-QX10 es un accesorio más para tu Smartphone Android o iPhone, una lente de 18,2MP con cualidades fotográficas y versátil a la hora de utilizarse como dispositivo independiente o como “módulo fotográfico” para un teléfono móvil. La QX10 ofrece unos buenos resultados, pero a nivel de sincronización con el teléfono todavía muestra algo de lag (que no afectará a la calidad y definición de las fotografías).