Mis predicciones en tecnología para 2014

Desde un Android de 64 bits y sus correspondientes CPUs ARM para utilizarlas en terminales móviles, hasta la tecnología “wereable”, pasando por un mal trago para BlackBerry, Jolla y Ubuntu Touch, o el crecimiento de Windows Phone.

Predicciones tecnológicas para el 2014

Empieza un nuevo año, un periodo de ilusión en el que a buen seguro todos intentaremos cumplir aquellos propósitos que nos hemos hecho para los próximos doce meses. ¿Adelgazar? ¿dejar de fumar? ¿trabajar más? ¿encontrar otro empleo? No dejan de ser catálogos de buenas intenciones de las que, siendo realistas, no se cumplirán más que una pequeña parte, pero que buscan ser una parte de ese ejercicio que la humanidad viene practicando desde tiempos inmemoriales consistente en intentar adivinar (o, en algunos casos, forzar) el futuro.

Con la misma veleidad adivinatoria, estos días son muchos los que intentan pronosticar qué sucederá en los próximos doce meses en los campos más diversos, cómo el tecnológico. Éste es especialmente difícil por su rápido ritmo de cambio; si en el mundo de la automoción los fabricantes presentan un modelo nuevo de cada serie, por poner un ejemplo, en el ámbito de la tecnología un fabricante de smartphones puede presentar dos y hasta tres modelos ‘flagship’ en el mismo periodo, cada uno con algún cambio sustancial respecto a su predecesor.

Si bien el de la futurología es un terreno de juego sobre el cual los pies de uno se mueven cómo si estuviera caminando sobre arenas movedizas, cómo buen ser humano, no me resisto a jugar a él y, por ello, quiero dejar constancia de mis predicciones para el año 2014 en el campo de la tecnología:

  • Smartphones Android de 64 bits. Si Apple lo ha hecho, aunque sea un truco de publicidad y marketing cómo afirma Qualcomm, pronto los demás también se verán arrastrados a adoptar la arquitectura de 64 bits para alguno de sus terminales. De hecho, ARM ya dispone desde hace tiempo de diseños con este ancho de bus (el A7 de Apple no deja de ser un microchip con arquitectura ARM), y es probable que si no lo hacen Qualcomm o NVIDIA, sean Samsung o LG las que introduzcan un chip de estas características, montado ya el algún terminal. Otra cosa va a ser el sistema operativo; Google debería lanzar una versión oficial de Android de 64 bits, si no, es posible que veamos terminales de 64 bits ejecutando un sistema de 32, o versiones “no oficiales” del sistema. Cabe recordar que Intel ya ha mostrado un chip x86 de 64 bits con un Android también de 64 bits funcionando sobre él, así que si ningún fabricante de ARM se anima, el primer terminal con Android de 64 bits que veamos en el mercado podría venir equipado con chip Intel.
  • Estancamiento de Facebook. La red social creada por Mark Zuckerberg empezará a tocar techo este año en lo que se refiere a número de usuarios, pese a que ello no significa que sufra un descalabro económico con, por ejemplo, una abrupta caída de su cotización bursátil, si no más bien al contrario; su masa de cerca de 1.200 millones de usuarios ya está siendo monetizada, y es de esperar que en los próximos meses todavía se le logre sacar mayor partido económico de ellos mediante publicidad, pero todo apunta a que la curva de crecimiento se está haciendo cada día menos pronunciada, y ello tiene su lógica si pensamos que la población internauta es finita y Facebook ya ha llegado a buena parte de ella.
  • Continuaremos viendo más smartwatches. Pese a que sus ventas sean todavía escasas y el mercado no esté muy receptivo excepto entre los early adopters y los más geeks, vamos a seguir viendo nuevos modelos de reloj inteligente siendo lanzados al mercado, tanto por grandes marcas (SmartWatch 3 de Sony, Galaxy Gear 2 de Samsung) como por parte de pequeños fabricantes e iniciativas de crowdfunding, aunque es posible que también veamos los primeros jugadores que abandonan este terreno de juego (¿I’m Watch?). ¿Entrará Apple finalmente en este sector? ¿Y Microsoft? Estas si que son preguntas a las que no me atrevo a responder…
  • Y más tecnología “wearable”. Enlazando con el punto anterior, el de los smartwatches, el siguiente salto -y que podríamos empezar a ver a finales de año- es el de la “ropa inteligente”. Hace ya años, ví en una de las ediciones del Mobile World Congress una chaqueta con controles integrados para un reproductor MP3. Junto a varios ejemplares de gafas inteligentes similares a las Google Glass, presentadas por otros fabricantes, podríamos ver este tipo de ropa/dispositivos.
  • El mercado de las smart TVs seguirá creciendo. Paulatinamente, sin hacer mucho ruído, pero irán aumentando semana tras semana la base de televisores inteligentes instalados, algo a lo que contribuirán las ventas de set-top boxes independientes que se conectan a cualquier televisor. El mercado de las apps para este tipo de dispositivo se volverá sumamente interesante para los desarrolladores.
  • Suerte dispar para las plataformas software “alternativas”. Mientras que Chrome OS empezará a ganar cuotas de mercado significativas (no mayoritarias, pero si suficientes para garantizar su supervivencia en el mercado), gracias a las ventas de Chromebooks cómo máquinas ‘low cost’, tanto Sailfish OS (Jolla) cómo Ubuntu Touch verán su presencia en el mercado tan limitada que podremos considerarlos sistemas operativos residuales. Mientras, Firefox OS se hará un hueco mínimamente considerable en mercados cómo el de Brasil, pero sin despuntar o, siquiera, contar en otros cómo los europeos.
  • Malas perspectivas para BlackBerry. Pese a una apuesta decidida por un sistema operativo moderno y con grandes posibilidades, y por unos terminales de excelente factura, preveo que los consumidores no responderán cómo la compañía canadiense esperaba. ¿Su futuro? Es posible que este sea el último año de BlackBerry cómo compañía independiente e, incluso, cómo fabricante de terminales o productora del sistema operativo. podría aguardarle un destino similar al de Palm.
  • Windows Phone crecerá. Tanto Nokia cómo Microsoft vivirán un buen año. Es más que probable que la finlandesa se quede finalmente cómo única usuaria de la palataforma software de los de Redmond, pero los consumidores empezarán a apreciarla y las ventas de los de Espoo subirán cómo la espuma del champán con el que se ha celebrado la llegada del nuevo año. En consecuencia, las acciones de Microsoft también subirán, y es posible que lo hagan más cuando se dé a conocer su nuevo CEO, en verano, casi agotando el plazo que había dado el mismo Steve Ballmer.
  • Big Data, aún más destacada. Es una disciplina que ya se ha convertido en ‘trending topic’ en el 2013, pero que en este año que empezamos todavía ganará mayor protagonismo al desarrollarse más y ser abrazada por jugadores más pequeños.
  • Las pantallas curvas dejarán de ser un tema importante, pese a que todavía podríamos asistir al lanzamiento de algún smartphone o tablet que incorpore este tipo de pantallas, o que sean flexibles, ya que tanto público cómo fabricantes entenderán que es un tipo de tecnología que no aporta mucho y que solamente constituye una escala hacia las pantallas totalmente doblables, con las cuales podríamos llevar un tablet en nuestros bolsillos. No obstante, esto no pasará este año.

A partir de ayer, contamos con doce meses para comprobar cuantas de estas predicciones se cumplen.

 

Copyleft 2013 Alexi’s TechBlog
Esta obra se encuentra sujeta a la siguiente licencia:
La difusión, reproducción y traducción de este texto se permite libremente en cualquier medio o soporte con las únicas obligaciones de mantener la presente licencia e incluir un enlace o referencia a la página en la que se encuentra el original dentro del servidor de Alexi’s TechBlog . En medios audiovisuales se requiere la cita al medio Alexi’s TechBlog