Jolla se vuelve real

El proyecto de creación de un terminal con sistema operativo heredero del MeeGo de Nokia e Intel se materializa esta semana con los primeros envíos de terminales que habían sido reservados con anterioridad por los consumidores. ¿Tendrá cabida en el mercado?

Diversos terminales Jolla con carcasas de diferentes colores y funcionalidades

Ideas más innovadoras han caído en el camino, y no ha sido por falta de entusiasmo por parte de sus impulsores. Con esto no quiero decir que otras les sigan en el camino de aquello que pudo ser y finalmente no fue, pero el caso es que uno se pregunta si en un espacio como el de la telefonía móvil queda todavía sitio para albergar una plataforma software más.

El ejército de terminales Android y el iPhone se reparten el pastel, en el cual Nokia y su gama Lumia con Windows Phone están reclamando su correspondiente pedazo, por el momento todavía pequeño -según las estadísticas mundiales- pero en crecimiento constante. El mismo mercado parece estar expulsando a BlackBerry y su plataforma software, aunque la canadiense pide tiempo y ruega a los consumidores que le otorguen el beneficio de la duda al elegir sucesor a sus viejos smartphones cuando vayan a renovarlos, y consideren una Z10 o algún otro terminal de su catálogo.

Por el camino se quedó Palm y su webOS, subsumidos en la marea HP que, finalmente, no ha hecho nada bueno con su herencia, y uno se pregunta si Jolla no va a seguir un camino similar a largo plazo.

Esta startup finlandesa se creó tras la expulsión de Nokia de los ingenieros y todo el personal que trabajaba en la plataforma MeeGo, derivada de GNU/Linux y co-creada junto a Intel (que, a la postre, también renegaría de ella). La travesía del desierto fue breve para estos, y creyendo a piés juntillas en el potencial del sistema operativo que tenían entre manos, decidieron lanzarse a la aventura.

Ningún fabricante de hardware parece haberles escuchado, y tal vez sea por ello que optaron por sacar su propio terminal, al que bautizaron en un arriesgado ejercicio imaginativo con el mismo nombre que la empresa: Jolla.

El nuevo terminal, que monta Sailfish OS -heredero de MeeGo- tiene una característica peculiar: carcasas traseras intercanviables que dotan, según cual esté montada, de funcionalidades extra al teléfono.

El éxito en la campaña de reserva y prevenda ha sido total, y esta misma semana empiezan a enviarse los terminales que fueron reservados y pagados por los early adopters, nostálgicos de la Nokia que pudo ser y finalmente no fue, y consumidores que valoran las bondades que les puede ofrecer esta plataforma alternativa.

No será una aventura mainstream, ahora que este término está tan de moda, y aunque en Finlandia puedan llegar a venderse en tiendas, es probable que en el resto de Europa y del mundo sólo se consiga a través de Internet.

Pero también cabe preguntarse si esto no es solamente el principio de una gran aventura, y si Jolla no acabará haciéndose su hueco en el mercado, equipando a varios terminales de diferentes segmentos e, incluso, seduciendo a otros fabricantes.

Ante sí, un panorama difícil, con un grueso de los usuarios que solamente ve y considera Android e iPhone, que le ha dado la espalda a clásicos como BlackBerry y que no ha querido ni siquiera considerar si el cambio de Nokia le ofrece algo que le pueda interesar y si Windows Phone se ajusta mejor a sus necesidades que las dos plataformas reinantes.

La baza de Sailfish OS y Jolla es que, además de sus propias aplicaciones nativas, también permite ejecutar software de Android, por lo que el usuario tendrá acceso a una amplia gama de apps populares que van desde WhatsApp hasta Instagram, pasando por Facebook o Twitter.

Así las cosas, es seguro que oiremos hablar de Jolla. La cuestión es si para redactar su necrológica o bien -y esperemos por el bien del ecosistema móvil- para alabar su éxito, aunque sea modesto. La variedad siempre fue positiva en cualquier ecosistema.

 

Copyleft 2013 Alexi’s TechBlog
Esta obra se encuentra sujeta a la siguiente licencia:
La difusión, reproducción y traducción de este texto se permite libremente en cualquier medio o soporte con las únicas obligaciones de mantener la presente licencia e incluir un enlace o referencia a la página en la que se encuentra el original dentro del servidor de Alexi’s TechBlog . En medios audiovisuales se requiere la cita al medio Alexi’s TechBlog