CyanogenMod facilita su instalación a todos los públicos

El instalador de CyanogenModPor el momento en un número limitado de terminales y necesitando de la conexión a una computadora con Windows, aunque realiza de forma automática el procedimiento de desbloqueo del bootloader.

A nadie se le escapa que, ahora mismo, la instalación de una ROM personalizada en un smartphone es harto complicada para un usuario final con escasos conocimientos técnicos y poco tiempo para ponerlos en práctica, por lo que innumerables poseedores de un terminal ‘inteligente’ se pierden las bondades de una ROM que utiliza el “stock Android” y elimina el bloatware (software que consume recursos) que las compañías fabricantes incluyen en sus terminales y que muchas veces sus propietarios nunca utilizan.

Cyanogenmod es pues una ROM de mínimos, que aporta el sistema “en crudo” más unas cuantas facilidades avanzadas que a los usuarios les pueden ir bien como, por ejemplo, el acceso root o superusuario, que permite ejecutar las apps que lo necesiten.

Pero ¿qué pasos debe seguir un usuario para conseguir instalar Cyanogenmod (o, en su defecto, cualquier otra ROM personalizada) en su terminal? En primer lugar debe tener el bootloader abierto, lo cual requiere una serie de herramientas y pasos que varían según el fabricante del terminal.

Seguidamente debe preparar la instalación, lo que implica habitualmente grabar los archivos necesarios en una memoria microSD e insertarla en la ranura del terminal, o bien -y si este no dispone de tal ranura- en una área del almacenamiento interno que desempeña la función que de otra forma haría la microSD.

Finalmente, el proceso de instalación es prácticamente trivial, aunque puede reportarle al usuario el mismo vértigo que un salto al vacío ya que la gran mayoría no está acostumbrado a este tipo de operaciones.

Así, la substitución de la ROM de fábrica por una personalizada queda reservada a entendidos en la materia y geeks recalcitrantes.

Pero uno de los grupos más activos y con la ROM más conocida del mercado, Cyanogenmod, quiere romper tabúes al respecto, y para ello ha creado un instalador que se puede encontrar en la tienda online de Google (Google Play) el cual automatiza todo este procedimiento.

Para empezar, la configuración idónea es disponer de una ROM stock, es decir, el sistema operativo Android sin añadidos del fabricante, aunque es posible utilizar el instalador sin este prerequisito.

No es necesario abrir previamente el bootloader, el programa ya lo hace por nosotros, con lo que los usuarios finales se ahorran un trámite engorroso que, si no son capaces de superar, les impide instalar la ROM.

Tampoco es oro todo lo que reluce: la operativa no se podrá realizar al completo de forma exclusiva desde el teléfono, por lo menos no de momento -aunque probablemente, los chicos de Cyanogenmod estén trabajando en estos momentos para que así pueda ser-, necesitando una computadora personal con Windows Vista, 7 u 8 y un software que se puede descargar desde la misma web de Cyanogenmod.

En cuanto a los terminales soportados por el nuevo instalador, nos encontramos con un grupo reducido pero en el cual están incluidos los más populares del mercado: diferentes variantes de los Samsung Galaxy S II, III y IV, Galaxy Note I y II, varios modelos de la gama Nexus incluyendo los tablets, y HTC One. La lista se irá ampliando paulatinamente.

En cuanto a las valoraciones de los usuarios que el instalador de Cyanogenmod ha obtenido en la Play Store, la nota global en el momento de escribir estas línes es de 4 sobre 5, y las principales quejas tienen a ver con la imposibilidad de instalar en dispositivos teóricamente soportados, o problemas en medio del proceso de instalación.

Hay que ir siempre con cuidado al instalar ROMs personalizadas, pues un error o cualquier problema en medio del proceso puede dejarnos con un terminal inservible hasta que pasemos por el servicio técnico, un trabajo que, además, nos van a cobrar, pues instalar una ROM personalizada vulnera todas las garantías.

 

Copyleft 2013 Alexi’s TechBlog
Esta obra se encuentra sujeta a la siguiente licencia:
La difusión, reproducción y traducción de este texto se permite libremente en cualquier medio o soporte con las únicas obligaciones de mantener la presente licencia e incluir un enlace o referencia a la página en la que se encuentra el original dentro del servidor de Alexi’s TechBlog . En medios audiovisuales se requiere la cita al medio Alexi’s TechBlog