Alternativa LG: ¿Optimus G o G2?

LG_g2_optimus_g

En el universo LG hay varias y buenas elecciones posibles de Smartphone, pero en la gama alta, en estos momentos, muchos potenciales compradores pueden estar ante el dilema de elegir entre el Optimus G o el  flamante G2.

¿Cuál es más atractivo? ¿Cuál nos va a rendir más? ¿Cuál será el que más nos convenga? Muchas preguntas pueden acechar en los pensamientos de quienes sueñan en comprar alguno de los dispositivos de gama alta de la compañía coreana. Los he tenido el uno frente al otro, los he probado en todas y cada una de las funciones posibles, y he contrastado su rendimiento en aquellas actividades en las que el usuario va a querer profundizar.

¿En qué funciones no importa fijarnos a la hora de elegir… por que ambos se comportan a la par o casi a la par?

1. Reproducción de música y video: lo cierto es que desde el punto de vista de la reproducción misma de películas DivX (.avi) y música mp3, tanto el G2 como el Optimus G salen airosos. Otra cosa será el tamaño de pantalla, pero ambos son igualmente competentes. Cada uno de ellos también es capaz de reproducir video en primer plano, mientras se ejecuta cualquier otra aplicación, se navega por una página web o se consulta un nuevo correo en Facebook.

Lo que sí me gustaría apuntar es que, en mi opinión, si instalamos el reproductor de música “Rocket Player”, ganaremos en calidad de audio y en el manejo de un efectivo ecualizador de 5 bandas.

2. Navegación por páginas web: los dos teléfonos cuentan con tecnología 4G/LTE, que garantiza máxima rapidez en la carga de contenido en la banda ancha móvil. AL utilizar el mismo explorador web, el desplazamiento a lo largo y ancho de los websites tiene lugar de forma perfectamente fluida: software-hardware están en sintonía incluso al practicar zoom con un simple gesto. El texto se muestra perfilado y claro, tanto en la pantalla TrueHD IPS del Optimus G como en la FULL HD IPS del G2.

3. Correo electrónico, redes sociales y mensajería instantánea: nada que objetar, el comportamiento es igualmente eficaz. Por otro lado, sí es cierto que yo he optado por instalar un teclado virtual QWERTY distinto al que traen ambos terminales: Kii Keyboard me da mayor confianza al redactar con predicción y corrección automática de palabras. 

4. Rendimiento del sistema operativo: el Optimus G y el G2 llevan un procesador de 4 núcleos de Qualcomm y 2GB de RAM, lo cual garantiza una comportamiento a la altura de las circunstancias. Es decir, la respuesta de los teléfonos será la que cabe esperar de la “gama alta”. El G2 es más potente y cuenta con una nueva generación de memoria RAM, pero eso, para el usuario corriente, no va a generar una ventaja competitiva. 

5. Conectividad: los dos con la más completa conectividad inalámbrica, HDMI por MHL (a través del puerto micro USB), bluetooth, Wi-Fi (con DLNA y WiFi direct), NFC y MIracast.  PERO, como apunte interesante, destacar el extra del puerto de infrarrojos incorporado en el G2, para utilizar el teléfono como mando universal con televisores, reproductores de DVD/Blu-ray, equipos de aire acondicionado (me ha faltado mi Mitsubishi), equipos Hi-Fi y receptores A/V, e incluso proyectores.

¿En qué aspectos puede interesar fijarnos para elegir entre ambos teléfonos móviles? Esta es la pregunta del millón, donde radican realmente las diferencias o los puntos en los que uno saldrá victorioso sobre el otro. Realmente no hay tantas características que, meditándolo, vayan a otorgar ventaja a un modelo con respecto al otro.

1. Acabados: es una decisión muy personal, pero el Optimus G es más bonito en acabados, al incorporar un área trasera de cristal con un elegante dibujo “punteado”. En el G2 se ha optado por el plástico que, pensándolo bien, no es tan mala opción desde el punto de vista de durabilidad y dureza. Los dos Smartphones tiene una cara frontal de cristal de gran calidad.

2. Autonomía de batería: he aquí uno de los puntos diferenciales que va a destacar. El G2 incorpora una batería de 3000mAh y, aunque su pantalla sea 0,5″ mayor que la de su compañero, la autonomía energética es claramente superior: mucho más en aquellas  actividades que no requieran de tener encendida la pantalla, como las llamadas de voz, tener el teléfono en espera, o reproducir música. El LG Optimus G solo integra una batería de 2100mAh.

3. Dimensiones de pantalla y del dispositivo: aunque el G2 tiene una pantalla de 5,2″, y el Optimus G de 4,7″, las dimensiones de ambos teléfonos no difiere apenas. El G2 es ligeramente más largo, siendo tan acotada la diferencia que al tenerlos en la mano no importarán esos milímetros de más del G2. Es un hecho, no una apreciación tras repasar las especificaciones en la web oficial de LG.

Aunque, eso sí, las 0,5″ de diferencia en el tamaño de la pantalla supone una mejora en la percepción visual del contenido tanto en páginas web como en la reproducción de vídeos. “Cuanto mayor es el marco de visualización, más satisfactoria es la apreciación de contenido”.

4. Cámara de fotografías: 13MP, ambos terminales rinden la misma máxima resolución de imagen en ratio 4:3, aunque el G2 llega hasta los 10MP cuando queremos obtener fotografías en 16:9 (más rectangulares). Pero lo que cuenta no es tanto el máximo en resolución como la calidad que se obtiene: el G2, en mi opinión, proporcionará unas fotografías más detalladas y nítidas, y un enfoque multipunto más estable y preciso.

Aunque sí es cierto que ambos pecan en la calidad de imagen resultante en montajes panorámicos: gran resolución y un tamaño de archivo reducido, que se traduce en unas imágenes lejos de merecer utilizar una modalidad de captura panorámica.

Quizás no sea necesario comentarlo, pero el precio también puede ser un factor que “obligue” a decantarse por el Optimus G, que ya lleva tiempo en el mercado.

Como soporte para este artículo incluyo mi propia video-comparativa entre el G2 y el Optimus G, que quizás termine de ayudar al lector.

Nota para el lector: esta comparativa se ha llevado a cabo tras probar ambos terminales, apoyándose las conclusiones y valoraciones en la propia experiencia del autor de este artículo.