Opinión Sony SRS-BTX500

Sony_SRS-BTx500_portada

Sería difícil imaginarse un mundo sin música a nuestro alrededor pero, por suerte, es algo que parece no vaya a suceder jamás. Lo que sí sucede es tener la oportunidad de probar buenos productos de audio como es el caso del Sony SRS-BTX500, un altavoz bluetooth portable con tecnología NFC y  elegantes acabados.

1. Diseño

Aunque el SRS-BTX500 es un producto portátil, el peso de 2KG se hace notar. Sony ha tenido la delicadeza y el acierto de incluir en el paquete de venta una funda flexible y bien acolchada, que dejará el dispositivo a buen recaudo y evitará que pueda estropearse debido a pequeños golpes.

Este altavoz bluetooth no es un producto económico, y por tanto, los materiales y acabados han estado a la altura del precio que se va a pagar por él. El frontal está conformado por una amplia rejilla metálica, mientras que todo el área trasera es de plástico (que exhibe dureza y buena terminación). Los lados no han sido solo embellecidos con un color plateado, sino que su terminación es metálica (la superficie es fría al tacto). Los botones de control de la unidad tienen un acabado cromado.

Sony_SRS_btx500_4 Sony_SRS_btx500_6 Sony_SRS_btx500_7 Sony_SRS_btx500_8

En el lado superior hallaremos el punto de conectividad NFC, control de volumen y botón para llamadas; mientras que en el lado derecho se concentran el botón de apagado/encendido de la unidad, botón para emparejar dispositivos, botón “audio in” (para cambiar la fuente de reproducción) y “sound” (para aplicar dos efectos de sonido extra).

Sony_SRS_btx500_10 Sony_SRS_btx500_11

En la zona trasera, cerca de la base, identificaremos una conexión para el alimentador, el jack 3.5mm para una fuente de audio, mecanismo para dejar la conectividad bluetooth en Stand-by, botón de reset, y un puerto USB para cargar cualquier dispositivo móvil. Debajo de estas conexiones traseras tendremos un pie metálico para el buen apoyo de la unidad.

En un extremo del lado superior, Sony ha incluido un LED que indica el nivel de carga de la batería integrada; mientras que en el frontal, junto a la base, la compañía ha incluido un LED alargado (en color azul o blanco, dependiendo del uso). El Sony SRS-BTX500 es un producto muy elegante y bien terminado, que gracias a su batería integrada te permitirá disfrutarlo allá donde quieras… solo con el límite de las 6 horas de autonomía sin conexión a una red eléctrica.

2. Impresiones, sonido y calidad del audio

Hay dos formas posibles para conectar el SRS-BTX500 a una fuente de sonido: a través de cable y por jack 3.5mm, y estableciendo un emparejamiento por bluetooth. El altavoz, además, incluye el extra del NFC, para que sea aún más fácil emparejar los dos dispositivos. ¿Cuál es la mejor alternativa? Sin lugar a dudas el bluetooth, por que da libertad de uso de la unidad de reproducción, especialmente si se trata de un Smartphone, tablet u ordenador portátil.

El SRS-BTX500 es un producto competente en sonido, y la calidad del audio no se va a cuestionar en este caso. Por otro lado, cabe señalar que es una unidad portable, y las dimensiones y diseño del producto, como no podía ser de otro modo, limitan la potencia de los sonidos más graves:  para potencia en un salón, mi recomendación sería escoger el Sony SA-NS510.

En mi opinión, este altavoz de Sony es para disfrutarlo de cerca, más o menos hasta metro y medio de distancia, para que podamos apreciar un óptimo equilibrio entre graves, medios y agudos… sin necesidad de subir el volumen de sonido al máximo:  a una distancia de 4 metros, serán más notorios los agudos.

En el lado derecho, el botón “SOUND” realiza el cambio a tres modos de sonido: “normal”, MEGA BASS y MEGA BASS + SURROUND. ¿Cuál escoger? Dependerá del estilo de la música que andamos escuchando, aunque yo me he limitado al modo “Normal” y “MEGA BASS”: “MEGA BASS + SURROUND” lo he escogido para música clásica. Lo cierto es que el modo MEGA BASS se nota al activarlo, dando cuerpo al sonido en temas de música House/Dance y Rock.

¿Existen distorsiones en el sonido? Como en todo equipo de audio, no se puede llevar el volumen al límite sin observar alguna que otra distorsión, sobretodo si la calidad de la fuente está comprometida: en mi caso, la “distorsión” se definiría más como un exceso de agudos estridentes.

Mientras evaluaba la unidad, sí he podido apreciar algo evidente. Mientras el SRS-BTX500 permanece conectado a una fuente de alimentación, el volumen máximo de sonido será mayor que si el altavoz funcionara autónomamente sirviéndose de la batería integrada.

Este altavoz viene con un valor añadido adicional, la inclusión de la funcionalidad manos libres. ¿Conclusiones? En mi prueba he podido disfrutar de un sonido claro en llamadas, en la escucha de mi interlocutor; pero, como suele suceder, mi voz sonaba alejada al llegar a oídos de ese mismo interlocutor. Deberemos tener cerca el SRS-BTX500 para reducir esa percepción de lejanía lo máximo posible.

3. Conclusiones

El Sony SRS-BTX500 es un muy buen equipo, con precio de 299€/IVA incluido, y por tanto al alcance de aquellos usuario exigentes que puedan permitirse productos de gama alta.

La elegancia del dispositivo lo hacen idoneo para acompañar en la decoración de cualquier estancia, aunque considero que debemos escuchar la música a una distancia de no más de metro y medio para gozar de una percepción equilibrada y óptima de las frecuencias.

Especificaciones básicas: 40W de potencia total, tamaño del altavoz de 70 mm (rango completo), 103 mm × 60 mm (altavoz pasivo), bluetooth 3.0, NFC, 4h para carga de la batería y 6h de autonomía estimada, 2KG de peso, dimensiones de 385 mm x 152 mm x 65 mm, rango de frecuencias de 20 Hz – 20.000 Hz

Producto Recomendado