Opinión Logitech Driving Force GT, tu volante para simulación

¿Preparado para vivir una experiencia de conducción cercana a la realidad? La clave está en tener un volante en casa, un buen juego de simulación, mucho tiempo libre, y unas ganas tremendas. Y esos “requisitos” son los que yo mismo reunía para agarrar comn ganas el Logitech Driving Force GT para PC.

Soy un fan incondicional de los juegos de carreras, tanto de títulos de simulación como el F1 2012 y Need For Speed Shift 2; como de juegos más arcade como el NFS Hot Pursuit, TDU 2 Unlimited o el último NFS Most Wanted 2012. ¿Quien quiere un simple gampad pudiendo disfrutar de la irremplazable experiencia que proporciona un “volante de verdad”?

Diseño y Acabados Logitech Driving Force GT

Como todo producto, los acabados son parte fundamental asociada a la calidad del producto en sí, como de la experiencia que proporciona al usuario. Considero que el Driving Force GT aprueba con nota, y lo veo como un producto muy sólido, bien diseñado y cómodo de manejar.

El volante es el elemento central, la clave, y con él deberemos poder girar con precisión y manejar toda una serie de acciones atribuibles a cada uno de los 21 botones accesibles perfectamente con los dedos de las dos manos. No faltarán las levas en la zona de atrás del volante, botones PlayStation, botón central, botones de dirección (los propios del gamepad más tradicional)… etc etc. Para que podamos navegar por la interfaz de un juego o activar las vistas 360º en juego arcade.

El volante está todo él recubierto de goma, para que no echemos en falta un buen agarre, especialmente en los laterales, donde se ha utilizado una terminación distinta con cientos de pequeñas perforaciones superficiales: para que el sudor no nos juegue una mala pasada, o para garantizar un buen agarre cuando se intensifica el “Force Feedback”.

   

nota: pulsar sobre la imagen para ampliar

En el conjunto, Logitech incluye una palanca para los amantes de los cambios secuenciales, y que no quieran emplear las “levas”. La palanca es 100% de plástico, con un pomo pintado en color plata. El cuerpo donde se monta el volante es muy sólido, de plástico duro e inflexible, con una pintura “rugosa”, y dentro del cual se esconde el poderoso sistema “Force Feedback”: durante un uso prolongado del Driving Force GT podremos apreciar como se calienta justo el área donde rezan las siglas y logo de Logitech (pero no es en exceso, al contrario).

¿Qué más encontramos cuando nos sentamos en un coche de verdad? Los pedales, en el caso del Driving Force GT, uno para el freno y otro para acelerar. Se trata de una estructura 100% de plástico con pedales de dimensiones distintas (11×5,7cm y 9×5,4cm aprox) y recorrido también distinto (el de freno ofrece la mitad de recorrido). En la base de la estructura, en los 4 esquinas, LOgitech ha fijado unas pequeños pies de goma para aumentar la fricción con el suelo y evitar el deslizamiento de la estructura (apenas sobresalen 1mm del resto de la superficie). Por lo que he podido experimentar, el módulo con los pedales no se desliza, todo lo contrario: también gracias al peso de nuestros pies y la fuerza que ejercemos sobre la superficie, también evitamos que el módulo se mueva.

  

nota: pulsar sobre la imagen para ampliar

El Logitech Driving Force GT es un producto hecho para fijarse a una mesa, ya sea la que tenemos en nuestro comedor o en nuestra habitación, o donde quiera que vayamos a jugar. Para ello tenemos dos puntos de fijación a lado y lado de la estructura del volante, que actuarán como gancho (ver imágenes). Lo mínimo es tener un fondo de 1,5cm (algunas mesas tienen una pequeña tabla cerca del borde, ver imagen abajo), y un grosor máximo de la mesa de 3,1cm (es el máximo de apertura de los dos ganchos de sujeción). La fijación de la estructura de volante a la mesa es muy buena, aunque al final de una larga partida puede que convenga echar un vistazo a las “tuercas”, pues con la vibración y el Force Feedback puede que se hayan aflojado ligeramente:  ayuda el hecho que ejerzamos presión hacia delante cuando manejamos el volante, y no hacia atrás (puede que lo hagamos inconscientemente). 

  

nota: pulsar sobre la imagen para ampliar

La estructura del volante se deberá conectar a la corriente eléctrica a través de un pequeño transformador, mientras que el módulo con lo pedales se conecta al “volante” mediante un puerto Serie.

Primeros pasos e instalación de Software/Drivers

Siempre he utilizado un mando Xbox 360 para mis juegos de PC, de forma que al cambiar al volante de Logitech he necesitado mi periodo de adaptación. Un volante no es un simple plug & play, tenemos que tener en cuenta varias cosas antes de que poder disfrutar de una verdadera experiencia en carreras:

1. Instalar el software de Logitech que controla los ajustes del volante.

2. Nuestra posición en la silla, y una distancia correcta del módulo con los pedales para poder frenar/acelerar con comodidad.

3. Iniciar el juego con el que queremos utilizar el volante y ver que tal nos va: es posible que los ajustes predeterminados del volante no nos vayan a convencer.

4. Abrir el programa “Logitech Profiler”, bien tras salir del juego o utilizando control+alt+suprimir para ir realizando ajustes con mayor rapidez pero sin salir del juego.

 

Sobre estas líneas adjunto unas capturas de pantalla del software del Logitech, que será básico a la hora de realizar los ajustes pertinentes. La “intensidad Global” del Force Feedback es la fuerza contraria que se ejerce cuando giramos el volante, de forma que si la dejamos al 0%…. girar no requiere de ningún esfuerzo por nuestra parte. A mí particularmente me gusta tener una buena dosis de “dureza”, lo cual lo asemeja a la conducción de un coche de verdad. El Force Feedback ayuda a ser más precisos en la conducción, y lo deberemos ajustar de acuerdo a nuestras propias sensaciones.

La intensidad del muelle es un valor curioso, que puede debamos retocar en algunos juegos no 100% optimizados para un volante como el de Logitech, y que tiene que ver, por lo que he podido observar, con la estabilidad del coche cuando circulamos en línea recta y tocamos el volante muy muy ligeramente: en el NFS Most Wanted 2012 he necesitado ajustar el valor a la alza.

Los grados de giro es el segundo ajuste más importante en un juego, por las características propias de la simulación y debido a nuestro gusto. No es lo mismo conducir un Formula 1 en el F1 2012, que un Porsche Carrera en el NFS Most Wanted: 90º de giro en el primero, y 360º de giro en el segundo… para mi configuración óptima. Debemos tener en cuenta que, según el grado de giro determinado, el volante tiene un bloqueo para esos grados de giro: es decir, es un valor que se traslada a la realidad física. 

El software de Logitech para el Driving Force GT es más completo aún que lo comentado anteriormente, permitiéndonos también realizar ajustes para los diferentes juegos que vayamos a utilizar, y hasta incluso adaptar la sensibilidad del volante o incluso los pedales: en esto último no he entrado, la configuración predeterminada me ha sido suficiente.

La experiencia y los juegos

Ni corto ni perezoso, me he dedicado a probar el volante en unos cuantos juegos, auténtica diversión con el NFS Shift 2, NFS Most Wanted 2012, WRC 3, F1 2012, y TDU 2.

La configuración del volante debe cambiar cuando pasamos de un F1 2012 a un NFS Most Wanted 2012, en el grado de giro del volante y nivel de intensidad del muelle. F1 2012 es un juego en el que el Logitech Driving Force GT se moverá como pez en el agua, y es crucial tener claro que los grados de giro deben ser 90º: solo hay que ver una carrera de Formula 1 para adivinarlo. El comportamiento del volante de Logitech me ha parecido fantástico, y mi nivel de conducción ha mejorado a lo largo de las vueltas y del conocimiento de la pista. Los gráficos son excelentes, con una asombrosa aproximación a la realidad tanto corriendo con el coche como al ver las repeticiones.

Con WRC 3  he tenido que afinar un poquito más la configuración del volante. Quitando intensidad global del Force Feedback (ajustada al 30%), y dejando a 0% la intensidad del muelle. Otro de los detalles que me han ayudado mucho en la precisión de conducción es cambiar a vista de solo morro del coche, lo cual ha hecho que calculara mejor las distancias y la intensidad de giro del volante. 

El Need For Speed Shift 2 ha requerido también de unos ajustes particulares. Intensidad global de Force Feedback al 35-40%, y una intensidad de muelle del 137%. Reduciendo el FF se evita la inestabilidad del coche (que se mueva ligeramente de un lado a otro), mientras que aumentando la intensidad del muelle se garantiza la estabilidad del coche cuando queremos recuperar la trazada y practicamos un contra-volante.

En NFS Most Wanted 2012 me ha sido necesario dejar los 360º de giro del volante, para evitar giros no calculados o extremadamente sensibles, y subir la intensidad del muelle al 125-130%. Igualmente debemos mantener el volante firme, y dar unas cuantas vueltas por la ciudad para tomar las medidas a las respuestas de los coches cuando colisionan, tomar las distancias, saber el grado de derrape cuando utilizamos el freno de mano…. La reacción del volante, en lo relativo a efectos de vibración y Force Feedback me ha gustado mucho.

Need For Speed Most Wanted 2012 es un juego maravilloso donde se mezclan las carreras, las persecuciones interminables de la policia, y donde deberemos pasearnos por una enorme ciudad si queremos ir subiéndonos en toda una colección de coches de ensueño.

¿Un mando Xbox 360 o un Logitech Driving Force GT? No hay color, ni en sensaciones ni en realismo ni en precisión-control del vehículo. Eso sí, ajustar bien los valores del volante con el software de Logitech es fundamental para garantizar una experiencia óptima, y no una falsa sensación de que el volante no ofrece calidad suficiente.

Conclusiones

Cuando vemos un volante en un escaparate, o en demo en una tienda, ya nos pica el gusanillo de querernos enfundarnos un mono de competición, sentarse en un backet y tirar millas: al menos eso es lo que a mí se me pasa por la cabeza. Logitech ha tenido la gentileza de prestarme por unos días uno de sus dos monstruos en el terreno de la simulación con coches, el Logitech Driving Force GT para PC/PS3.

En mi opinión, el Driving Force GT tiene todo lo que se puede desear para competir con juegos como el F1 2012 o el NFS Shift 2, un volante de calidad capaz de transmitirnos unas sensaciones de otra galaxia y despertar nuestro lado más competitivo. ¿Quieres hacer de Fernando Alonso y ganar carreras a bordo de un monoplaza de Ferrari? o ¿Quieres tunear al máximo un Mazda MX5 para correr como una exhalación y tomar las curvas derrapando al límite? Quizás lo único que quieras es darte una vuelta por la ciudad de NFS Most Wanted 2012 a los mandos de un bonito deportivo de Mercedes.

Sea cual sea la experiencia de conducción que buscas, el Logitech Driving Force GT para PC es mi producto recomendado para los amantes de los coches y la velocidad. ¿Dónde se celebra tu próxima carrera?

El volante de Logitech está disponible en FNAC.es por 149,95€ (pulsa aquí)